• Diario Digital | viernes, 26 de febrero de 2021
  • Actualizado 10:30

Judiciales - Santa Ana

Familia escapa de su casa porque pandilleros querían asesinarlos al no pagar la extorsión

Los terroristas exigían $1,000 bajo amenazas de asesinarlos si no les pagaban.
Operativo Santa Ana
Imagen de archivo.
Familia escapa de su casa porque pandilleros querían asesinarlos al no pagar la extorsión

Dos pandilleros han sido enviados a la cárcel por ser culpables de sacar de su vivienda a una familia en la ciudad de Santa Ana y amenazarla de muerte porque no les pagaron el dinero de la extorsión.

Los delitos que se les imputaron fueron amenazas con agravación especial y limitación ilegal a la libertad de circulación.

La información recabada en la investigación establece que el 27 de diciembre de 2017 unos siete mareros llegaron a la casa de “Bosnia”, nombre en clave, a exigirle el pago de $1,000 en concepto de extorsión.

Los terroristas le indicaron que si no les entregaba ese dinero, para el 31 de diciembre ellos mismos iban a llegar al hogar a sacarlos y que se dieran por muertos.

Un día antes de lo acordado, el 30 de diciembre, los sujetos volvieron a ir a la casa de “Bosnia” y con armas de fuego le exigieron los $1,000; la víctima les dijo que aún no tenía el dinero, que le dieran más tiempo.

Los pandilleros aceptaron y le dieron una semana más de plazo, pero el 1 de enero de 2018 volvieron a llegar y “Bosnia” les dijo que todavía no tenía el dinero, ellos le concedieron tres días más, pero amenazaron diciendo que si no lo tenía los iban a asesinar a todos.

A las 72 horas los pandilleros llegaron una vez más, pero encontraron todas las luces apagadas ya que la víctima lo había hecho para que pensaran que no había nadie.

Los delincuentes se quedaron vigilando y algunos minutos después comenzaron a acercarse más, momento en el cual “Bosnia” sacó a su familia por la puerta de atrás y salieron corriendo lo más rápido que pudieron. Cuando los sujetos notaron la huida los persiguieron, pero no lograron alcanzarlos.

“Bosnia” llamó a un familiar por teléfono para que los llegara a recoger donde estaban y a la mañana siguiente denunció el delito a la Policía Nacional Civil (PNC) y pidió apoyo a los agentes para regresar a la vivienda a sacar sus pertenencias.

La denuncia permitió la identificación de cinco de los siete participantes del crimen, fueron arrestados y acusados de amenazas y limitación ilegal a la libertad de circulación.

Misael G. y Carlos Alfredo A., de 25 y 41 años respectivamente, fueron sentenciados a 10 años por los dos delitos por el Tribunal 2° de Sentencia de Santa Ana

Por orden de la misma sede judicial los otros tres fueron absueltos de los dos cargos y se ordenó su libertad, pero solo se cumplirá en uno de ellos ya que los otros dos están enfrentando acusaciones en otro juzgado.

Comentarios