• Diario Digital | domingo, 29 de enero de 2023
  • Actualizado 00:00

Judiciales - Homicidio Simple

Guardaespaldas se paró a saludar a unos travestis y terminó matando a “La China Jugosa”

La víctima era originaria de un asentamiento de origen indígena de Izalco, Sonsonate. Tenía más de 24 años de residir en Santa Tecla y se dedicaba a buscar clientes en las cercanías del parque San Martín.

travestis
Imagen referencia.
Guardaespaldas se paró a saludar a unos travestis y terminó matando a “La China Jugosa”

Una cena con su novio, Ovidio M., de 43 años de edad, terminó en una tragedia el pasado 11 de octubre de este año. Así lo relató Carolina G., una joven de 21 años que observó cómo su pareja mataba a Miguel Ángel Shunico Munto, un hombre originario de un pueblo indígena ubicado en Izalco, Sonsonate.

Ese miércoles, Ovidio y Carolina hicieron planes de reunirse para ir a departir cerca de la Unidad de Salud Díaz del Pinal, en Santa Tecla, La Libertad. A eso de las 10:00 de la noche, el hombre ya había ingerido al menos 20 cervezas y tras el cansancio decidió llevar su novia de regreso a su vivienda, ubicada en Quezaltepeque.

Según el expediente judicial, cuando la pareja transitaba, a bordo de un pequeño microbús tipo panel, sobre la 3° avenida Sur y 4° calle Oriente, en las cercanías del parque San Martín, Ovidio, quien trabajaba como guardaespaldas y como motorista de la empresa Transporte Portillo, detuvo la marcha al ver a dos travestis amigos suyos.

Se trataba de “Caterine” y “Paola”, a quienes conoce y ha tenido relaciones con “ellas” desde hace cinco años.“¿Cómo ha estado la noche”, “¿ya hicieron pisto?”, fueron algunas de las preguntas que el sujeto les hizo a ambos travestis y estos les respondieron.

En plena plática apareció Shunico Munto, conocido como “La China Jugosa”, quien con evidente molestia empezó a discutir con Ovidio, pese a que este continuaba en el interior del microbús y con su novia Carolina a un lado.

La joven -según sus relatos- no supo la razón de la discusión, pues el alto volumen de la música que llevaban en el microbús no le permitía más que observar gestos de molestia por parte de “La China Jugosa”. De pronto, vio como ella se acercó al vehículo y tras esto Ovidio sacó un arma de fuego y le disparó.

En el expediente judicial consta que la bala ingresó en el cuello de  Shunico Munto, pero de esto se supone que no se dio cuenta el ahora imputado, quien es procesado por el delito de homicidio simple. La versión del sujeto es que él disparó al aire y por lo ebrio que se conducía no observó que haya herido a la víctima, debido a que esta salió corriendo junto a los otros dos travestis para huir del ataque armado.

Minutos después, “La China Jugosa” -quien vestía una blusa negra, minifalda blanca, zapatos de plataforma dorada y una peluca color negra- cayó herida al pavimento y mientras era trasladada hacia el Hospital San Rafael murió.

La ingesta de bebidas alcohólicas por parte de Ovidio fue confirmada con el chequeo clínico que la Policía Nacional Civil (PNC) le realizó, luego de que agentes de la Unidad de Emergencias del 911 lo capturaran cuando pretendía huir sobre la 4° calle Poniente, frente a una gasolinera ubicada en la colonia Las Delicias.

En ese momento, la policía le encontró al imputado una pistola debidamente registrada y un cargador con ocho cartuchos. Esa misma arma con la que le había quitado la vida al travesti, quien hace más de 24 años dejó las tierras de Izalco y se mudó a las tierras tecleñas.

Por ahora, el caso se encuentra en el Juzgado 2 ° de Instrucción de Santa Tecla a la espera de que la Fiscalía investigue los hechos y presente pruebas para pedir en la audiencia preliminar que se abra un juicio en contra de Ovidio M.

OTRAS NOTICIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

Comentarios