• Diario Digital | sábado, 28 de enero de 2023
  • Actualizado 00:00

Judiciales - Perdón judicial

Denuncian a un hombre por meter la mano en el pantalón de una joven para tocarle los glúteos

Pese a que el hombre tiene antecedentes penales por el delito de amenazas, recibió el perdón judicial luego que el juez modificara el delito de acoso sexual por uno menor.

Abuso sexual joven
Denuncian a un hombre por meter la mano en el pantalón de una joven para tocarle los glúteos

Como todas las mañanas, el 27 de septiembre de 2017 Natalia (nombre cambiado para proteger a la víctima) salió de su vivienda para abordar una unidad del transporte colectivo que la llevaría hacia la universidad donde estudia.

A eso de las 6:15 de la mañana, la mujer de 24 años abordó un microbús de la ruta 38-D, que hace su recorrido desde Apopa hacia San Salvador. Como todos los días, la unidad iba saturada y los pasajeros iban apretujados unos con otros.

Durante el trayecto, la estudiante observó que un sujeto de tez morena intentaba abrirle la mochila donde llevaba sus cuadernos y otros artículos personales, por lo que la pasó al otro brazo. El hombre, identificado después como Vicman Martínez, cruzó miradas con Natalia y de forma burlesca se puso a reír de la acción que intentaba cometer.

A la altura del kilómetro 3 de la carretera de la Troncal del Norte, el semáforo cambió a rojo y Natalia quiso aprovechar para bajarse, pues de ahí caminaría para abordar otra unidad.

Sin embargo, cuando intentó bajar, sintió que alguien le haló el pantalón “strech” que llevaba y metió su mano en él para tocarla. El agresor no era otro que Vicman Martínez.

Gritos y escándalo para llamar la atención

La indignación de la joven llegó a tal grado que bajó del microbús y se fue a la parte del frente, como relató en la audiencia ante un juez.

Con los brazos extendidos, parada delante de la unidad para que el conductor no pudiera avanzar y con gritos despavoridos, Natalia llamó la atención de un grupo de soldados que se encontraba en la zona. “Están asaltando, están asaltando”, les dijo, con lo que logró que e acercaran a verificar la situación.

Los soldados bajaron a todos los pasajeros hombres y Natalia no dudó en señalar a Martínez como el sujeto que la había tocado de manera impropia. El sujeto fue detenido.

“Sentí coraje y entré en shock”, confesó la afectada ante el juez del Tribunal 5° de Sentencia al momento en que se desarrolló la audiencia de vista pública.

En la sala de audiencias del Centro Judicial “Isidro Menéndez”, el imputado aseguró no haber cometido el delito por el que la Fiscalía General de la República (FGR) lo acuso: acoso sexual.

La excusa que dio fue que el microbús iba muy lleno y que solo se topó en la joven tras una parada brusca que hizo el conductor.

“Esta fue una conducta abusiva de naturaleza sexual”, refutó la fiscal a cargo de la defensa de la joven.

La resolución del caso

El Juzgado 4° de Instrucción ordenó que Natalia recibiera tratamiento psicológico por parte de la FGR, debido a que mostraba notoria inseguridad y temor de transitar por las calles tras el penoso hecho. Además, la situación la afectó en otras áreas de la vida, como la académica.

“He tenido alteración en el sueño y en mi alimentación. Me ha causado estrés”, relató la mujer al juez.

Pese a que Vicman Martínez tiene otros antecedentes penales por el delito de amenazas, mismo por el que es procesado en el Juzgado 3° de Instrucción, recibió un perdón judicial luego de modificar el delito por una falta, un cambio que fue solicitado por el abogado defensor desde la audiencia preliminar.

El juez analizó la forma en que la víctima declaró y los argumentos, por lo que consideró que el caso era constitutivo a una falta, regulada en el número cuatro del artículo 392 del Código Penal, que la describe como “Actos contrarios a las buenas costumbres y al decoro público” y que trata sobre tocamientos en aglomeraciones públicas.

La sanción que aplica en ese artículo es de 10 a 30 días multa, pero como Martínez ya tenía ocho meses de estar bajo prisión en el centro penal La Esperanza, le adjudicó un perdón judicial.

Pese a esa absolución, el hombre quedó detenido de igual manera por el caso de amenazas.

Comentarios