• Diario Digital | lunes, 21 de septiembre de 2020
  • Actualizado 12:55

Judiciales - Ocho años de cárcel

Motociclista repartidor de pan que agredió sexualmente a dos jóvenes fue condenado en Ahuachapán

El acosador resultó ser el repartidor de pan que pasaba frente a la casa de otra víctima.

 

Imagen ilustrativa archivo El Salvador Times.
Imagen ilustrativa archivo El Salvador Times.
Motociclista repartidor de pan que agredió sexualmente a dos jóvenes fue condenado en Ahuachapán

El Tribunal de Sentencia de Ahuachapán condenó a ocho años de cárcel a Manuel Barrientos, de 24 años, acusado del delito de otras agresiones sexuales en perjuicio de dos mujeres, una de 27 años y otra de 34.

Los hechos por los cuales el sujeto fue condenado ocurrieron en octubre y julio de 2018; en el primero de los casos se infirmó que Barrientos se conducía en una motocicleta y comenzó a perseguir a una joven de 27 años en el cantón Jota El Zapote.

La víctima relató que el ver que el sospechoso no dejaba de perseguirla caminó más rápido y se metió en una casa y esperó a que se fuera. Sin embargo, tres minutos después cuando ella volvió a la calle el sujeto logró alcanzarla.

“Paró la motocicleta frente a ella, la tomó del brazo y la jaloneó procediendo a tocarle sus partes íntimas y manifestándole que iba abusar de ella cuando apareció una mototaxi y fue auxiliada por el conductor haciendo que Manuel se fuera del lugar”, detallaron fuentes oficiales.

Se masturbó frente a la víctima

El segundo hecho sucedió cuando la víctima regresaba de dejar a sus hijos en la escuela y al llegar a la calle principal del cantón El Chayal, jurisdicción de Atiquizaya, el mismo hombre a bordo de la moto la estaba esperando en un sector desolado.

“Al verla se estacionó con el objeto que la víctima pasara a la par de él y cuando ella estaba cerca se quitó la ropa y procedió a masturbarse y ella siguió de largo”, detallaron fuentes judiciales.

Las autoridades averiguaron que el sujeto acosador era el repartidor de pan, el cual pasaba todos los días ofreciendo su producto frente a la casa de la víctima.

Pero el acoso por pare del sujeto tomaría niveles inimaginables para la víctima, pues según informaron las autoridades “como vio que no le hizo caso le dio alcance agarrándola del cabello y diciéndole que abusaría de ella y dándole una patada en la pierna tirándola al suelo y la víctima no paraba de gritar pidiendo ayuda”. Con el alboroto el delincuente desistió y se fue del lugar.

Las pruebas presentadas al juez del caso fueron suficientes para que lo sentenciaran a ocho años de prisión, cuatro años por cada víctima.

Comentarios