• Diario Digital | jueves, 30 de junio de 2022
  • Actualizado 15:52

Judiciales - En Mejicanos

Familia termina golpeada luego de solicitarle a una mujer bajar el volumen de su música

La imputada y su hermano colocaron un motero de un metro, de los prohibidos en el país, en la puerta de la vivienda en donde se encontraba la familia afectada.

Golpes
Familia termina golpeada luego de solicitarle a una mujer bajar el volumen de su música

La intolerancia entre residentes de la colonia Navarrete, situada en Mejicanos, llevó a que tres miembros de una misma familia a que se enfrentaran en uno de los Tribunales de Sentencia contra Sonia P., su vecina.

La mujer constantemente se dedicaba a poner música a alto volumen cuando se encontraba en el interior de su vivienda, ubicada frente a la casa de la suegra de Arturo B., quien hizo notar las molestias causadas al solicitarle que moderara dicha situación.

“Esta es mi casa y puedo hacer lo que yo quiera”, les respondía Sonia cada vez que escuchaba la petición de sus vecinos, según consta en el expediente judicial por este hecho. 

El 1° de enero de 2017, aprovechando la época navideña, Arturo había ido a visitar a la madre de Raquel de B., su esposa, junto a su hijo menor de edad para continuar con los festejos de fin de año.

A eso de la 1:15 de la tarde, la familia se dispuso a retornar a su vivienda. Sonia y su hermano, René, observaron que los tres familiares se acercaban a la salida por lo que colocaron un mortero de un metro de alto cerca de la puerta, de los mismos que son prohibidos en el país.

Al ver esto, Arturo corrió y dio una patada al producto pirotécnico, así que lo logró lanzarlo a un predio en donde explotó estruendosamente. Ante el escandaloso ruido, varios vecinos salieron a verificar qué era lo que ocurría en la calle.

“Te voy a matar, esto no se va a quedar así, en cualquier momento podes quedar en un rincón de la calle. A saber qué te crees”, fueron las palabras de René, mismas que fueron acompañadas con las de su hermana Sonia: “Llamale (a alguien), que a este sí lo vamos a matar y en la calle va a quedar”.

Al ser ignorados, ambos desafiantes se lanzaron contra la familia e iniciaron con sus agresiones. Tanto Arturo como su esposa fueron golpeados en sus rostros; mientras que el menor de edad, embestido.

Tras el ataque, mismo que fue calmado por otros vecinos, la familia interpuso una denuncia ante la Policía Nacional Civil (PNC) en contra de Sonia, bajo el delito de amenazas, por lo que miembros de un jurado, organizado por el Tribunal 1° de Sentencia, brindó un fallo absolutorio por mayoría a favor de la mujer.

Comentarios