• Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 17:36

Judiciales - Cojutepeque, Cuscatlán

Policía obliga a una joven de 17 años a quitarse la ropa para verificar si tenía tatuajes, y termina violándola

La menor se encontraba afuera de la vivienda lavando ropa; al observar que estaba sola, la obligó a que entrara a la casa con la justificación que iba hacer un registro, detalló la Fiscalía.
Policia
Imagen de referencia. Archivo EST.
Policía obliga a una joven de 17 años a quitarse la ropa para verificar si tenía tatuajes, y termina violándola

Eran 10:45 de la mañana del 27 de octubre de 2018, cuando el policía Juan Carlos Portillo Velásquez, aprovechándose de sus funciones durante un patrullaje, realizó una requisa a una menor de 17 años para verificar si tenía tatuajes alusivos a pandillas.

Para ello, le indicó que se quitara la ropa y después de que estaba desnuda, la lanzó a una cama y la violó.

La Fiscalía General de la República (FGR) explicó que el hecho ocurrió en el interior de la casa de la víctima ubicada en una zona marginal del municipio de Cojutepeque, Cuscatlán.

La menor se encontraba afuera de la vivienda lavando ropa, y al observar que estaba sola, Portillo Velásquez la obligó a que entrara a la casa con la justificación que iba hacer un registro, detalló la Fiscalía.

Uno de los agentes que patrullaba con el acusado empezó a buscarlo, y al entrar en la vivienda encontró a la víctima llorando, mientras que observó a Portillo Velásquez abrochándose el pantalón del uniforme.

Siendo testigo el compañero del abuso sexual que había cometido, informó a los superiores sobre lo ocurrido y el acusado fue detenido en el término de flagrancia.

Condenado a 12 años de prisión

El ahora expolicía enfrentó el martes la vista pública en el Juzgado de Sentencia de Cojutepeque, acusado por el delito de violación agravada en menor incapaz y el juez lo condenó a 12 años de prisión.

Las pruebas que fueron sustentadas por el juzgador para emitir su resolución fueron presentadas por la fiscal de la Unidad de Atención Especializada para la Mujer, Niñez y Adolescencia de la oficina de la FGR de Cojutepeque.

Una de esas pruebas que influyó en la condena del sujeto, fue la de ADN obtenido a través de un hisopado vaginal realizado a la menor y la cual resultó positiva.

En las próximas horas, el agente condenado será llevado a un centro penal del país.

Comentarios