• Diario Digital | martes, 12 de noviembre de 2019
  • Actualizado 07:43

Judiciales - SAN SALVADOR

Párroco del barrio Lourdes acusado de agresión sexual aprovechaba que víctima llegaba a catequesis para tocarla

José Venancio Boror Uz, el religioso de origen guatemalteco, es procesado en los juzgados Décimo Tercero y Quinto de Paz de San Salvador por el delito de agresión sexual en menor e incapaz continuada. 
José Venancio Boror Uz sacerdote de la iglesia del barrio Lourdes, es procesado por agresión sexual en menores. Foto cortesía Centro Judicial.
José Venancio Boror Uz sacerdote de la iglesia del barrio Lourdes, es procesado por agresión sexual en menores. Foto cortesía Centro Judicial.
Párroco del barrio Lourdes acusado de agresión sexual aprovechaba que víctima llegaba a catequesis para tocarla

Los juzgados Décimo Tercero y Quinto de Paz de San Salvador decidieron que el sacerdote procesado por el delito de agresión sexual en tres menores siga preso mientras continúa el proceso judicial en su contra.

El religioso identificado como José Venancio Boror Uz, de 63 años, es acusado del delito de agresión sexual en menor e incapaz continuada en perjuicio de tres víctimas, por lo que le fue decretada instrucción con detención provisional.

“Estando detenido fue notificado por dos nuevas acusaciones por agresiones contra otras dos víctimas, por lo que fue acusado en los Juzgado Décimo Tercero y Quinto, que ratificaron la instrucción con detención (prisión) para el religioso de origen guatemalteco”, detalla la información oficial.

De acuerdo con la Fiscalía, el religioso se ganó la confianza de las víctimas para proceder cometer los delitos dentro de la iglesia. 

El primero de los casos por el que fue denunciado el sacerdote ocurrió entre abril y mayo de 2017, cuando se aprovechó que una niña llegaba a catequesis. 

"El imputado aprovechaba que la víctima llegaba a clases de catequesis, en horas de la tarde, donde aprovechaba para agredirla.", consignó la Fiscalía.

En el segundo de los casos, que sucedió siempre dentro de las instalaciones de la iglesia, una mujer llegó a pedirle permiso para poder colocar su venta en las afueras de la iglesia, junto con su hija. 

"Cuando la víctima llegaba debido a que su madre había solicitado al sacerdote permiso para poner una venta de churros y otras golosinas en las afueras del templo, ya que se acercaban las fiestas patronales, el imputado se ganó la confianza de la niña lo que aprovechaba para llevarla a un lugar de la iglesia y abusaba de ella", detalló el Ministerio Público. 

En abril de este año, el sacerdote Uz fue detenido en la iglesia del barrio Lourdes, ubicada al oriente de San Salvador, donde se desempeñaba como párroco, confirmaron fuentes judiciales.

Comentarios