• Diario Digital | viernes, 18 de octubre de 2019
  • Actualizado 12:39

La nota roja - LO MATARON DE 13 BALAZOS

“Pandillero que veía era pandillero muerto”, dicen de exsoldado que exterminó a 15 delincuentes

"De su propio gusto los iba a matar... Pandillero que veía, era pandillero muerto", expresó la fuente policial consultada.
Foto del lugar donde ocurrió el triple homicidio.
Foto del lugar donde ocurrió el triple homicidio.
“Pandillero que veía era pandillero muerto”, dicen de exsoldado que exterminó a 15 delincuentes

La Policía Nacional Civil (PNC) reportó en la mediodía del jueves un triple homicidio en una tienda ubicada en el caserío El Tigre, cantón Ateos, municipio de Sacacoyo, La Libertad.

Uno de los tres fallecidos fue Eduardo Castillo Calles, de 54 años,a quien le decían "Limonada" que cuando estuvo joven fue soldado de la Fuerza Armada.

El exsoldado durante el conflicto armado estaba perfilado como un sicario que exterminaba a pandilleros en la zona del caserío el Tigre.

Una fuente policial dijo que por lo menos menos 15 pandilleros de la MS-13 habían sido exterminados por Castillo Calles.

Era tal su fama de exterminador que había adquirido, que incluso cuando los pandilleros andaban delinquiendo en algún lugar de la zona, la gente lo mandaba a llamar y les exterminaba a los delincuentes.

"De su propio gusto los iba a matar... Pandillero que veía, era pandillero muerto", expresó la fuente policial consultada.

Y es que debido a esas matanzas de pandilleros que realizó, lo llevaron ser detenido y ser enviado a un penal acusado de homicidio, no obstante en julio de este año salió en libertad pero era un reo en fase de confianza, sin embargo portaba un brazalete electrónico en su tobillo donde era monitoreado por el sistema penitenciario.

Las agujas del reloj marcaban las 12:30 del mediodía del jueves. Castillo Calles, estaba en comedor con corredor abierto, el cual también funciona como tienda. En cuestión de segundos, un vehículo llegó al lugar y de él se bajaron dos hombres vistiendo ropas oscuras y con gorros en sus rostros.

Dos más se quedaron dentro del vehículo dando seguridad. "Cuando Castillo vio a los hombres armados, intentó correrse dentro de la tienda pero fue alcanzado y le asestaron 13 balazos en diferentes partes del cuerpo", explicó la fuente policial.

La fuente consultada explicó que los sujetos utilizaron pistola y fusiles AK-47 y M-16 para asesinar al exsoldado, según la inspección que fue realizada horas después.

En el lugar y hora equivocada

Por otra parte, en el lugar también fueron asesinados Salvador de Jesús Zepeda Palacios, de 49 años, quien era dueño de una venta de cerámica en el sector del Poliedro y un empleado de él que sólo fue identificado como David de aproximadamente 35 años.

Ambos estuvieron en el lugar y la hora equivocada, ya que los disparos que realizaron los hechores los alcanzaron a ellos. Sus cuerpos quedaron en el corredor del comedor.

Según la Policía, ambos llegaron al comedor para almorzar, ya que incluso habían estacionado su vehículo en el que se transportaban.

Se presume que el asesinato podría estar relacionado con un ajuste de cuentas o venganza de pandilleros.

Comentarios