• Diario Digital | viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 23:09

La nota roja - Historia

David, el “aventurero del mar” que se ahogó en la playa Conchalío, iba a graduarse mañana de bachiller

El cuerpo sin vida de David fue encontrado ayer en la playa San Blas, La Libertad, luego de ser arrastrado por una corriente en la playa Conchalío. Su madre habló en exclusiva con El Salvador Times.

David Enrique García, joven ahogado en Conchalío
David Enrique García, joven ahogado en Conchalío.
David, el “aventurero del mar” que se ahogó en la playa Conchalío, iba a graduarse mañana de bachiller

David Enrique García fue traicionado por una de sus mayores pasiones, el mar. Su madre lo describe como un “aventurero del mar”, ese mismo que le acarreó la muerte el jueves anterior mientras se bañaba con dos amigos y una corriente lo arrastró hacia adentro y lo desapareció. Sus amigos se salvaron de suerte, pero David no logró salir hasta que el mar lo expulsó a la orilla de la playa San Blas, en La Libertad.

El agua, su compañera de vida -el joven de 19 años nació y vivió en el Puerto de La Libertad- lo sacó la mañana del viernes y fue un extranjero que se disponía a surfear quien vio el cuerpo y en un acto de compasión lo arrastró para que las olas lo dejaran en paz.

Muy afanado, David se metió al mar el jueves pasado sin saber que ese sería un encuentro del que no saldría con vida. En declaraciones exclusivas para El Salvador Times, su mamá, María Estelina, recuerda que le gustaba el mar, que siempre procuraba, de forma religiosa, ir a la playa cada fin de semana con sus amigos a relajarse y pasarla bien.

“Él es muy bueno, él ayudaba a los demás. Era alegre, sano y no se metía con nadie. Nosotros tenemos una buena relación, tanto que yo confiaba en él y él me contaba sus cosas. Yo recuerdo que le gustaba dibujar y le gustaba el mar, era un aventurero del mar” lo describe María mientras preparaba el sepelio de su hijo.

El día del incidente, dos de sus amigos, Jonatan y Daniel, le llamaron insistentemente por teléfono para que fuera hasta la playa Conchalío y les ayudara a hacer una tarea escolar. David aceptó la invitación como muchas otras veces, “yo lo hacía en la casa. Yo confié en ellos (sus amigos)”, dice María con un tono angustiado.

María recuerda que cuando realizaban paseos con sus amigos, su hijo hacía las veces de un socorrista improvisado, ya que confiaba en sus instintos y conocimientos del mar, donde vivió en sus 19 años.

Se graduaría mañana

David había esperado casi un año para graduarse de bachillerato a distancia. Su título académico lo recibiría mañana domingo.

El joven estaba seguro que su misión en la vida era estudiar; "David quería estudiar dos carreras, ser un profesional. Me dijo que luego del bachillerato quería una carrera rápida como un técnico y ser un profesional en electrónica", contó su madre a El Salvador Times. 

Según la mujer, uno de sus principales pasatiempos era dibujar y ayudar a sus amigos con sus tareas. Su capacidad para ayudar a los demás siempre fue una característica que su familia reconoce, no en vano sus amigos siempre le solicitaban ayuda para hacer las tareas, algo a lo que "él no le ponía mala cara".

David era el hijo mayor de la familia y vivía con su mamá y su hermana. Según un pariente, durante la semana ayudaba a vender chilate en la plaza todas las tardes, mientras que el fin de semana se dedicaba a estudiar. 

Un baño que terminó en tragedia

Luego de hacer las tareas en ese caluroso jueves, los tres amigos decidieron tomarse el tiempo para bañarse en el mar. Son jóvenes que han crecido en la costa y que confían en el vaivén de las olas. Creyeron que este sería otro baño sin problemas.

Se introdujeron al mar pero de un momento a otro, una corriente marina golpeó a los muchachos y los arrastró hacia adentro, lo que provocó inmediatamente que lucharan por salir del agua. Jonatan y Daniel lograron salir en estado de "shock". David nunca salió.

Socorristas de Cruz Verde Salvadoreña tienen la hipótesis que el joven, en su intento de salvar su vida pudo ser golpeado por otra ola, lo que le provocó la pérdida del conocimiento. El cuerpo de socorro añadió que muchos lugareños se confían de su conocimiento del mar y por ello no toman las medidas de seguridad necesarias.  

Sus amigos no lograron localizarlo y de inmediato buscaron ayuda. Eran las 3:10 de la tarde cuando las autoridades llegaron para buscar algún rastro de donde podría estar, pero a eso de las 6 de la tarde, suspendieron la búsqueda por la caída de la noche.

Fue hasta las 8:00 de la mañana de ayer que el cuerpo sin vida de David apareció en la playa de San Blas, a unos 5 kilómetros de donde fue arrastrado.

El capitán de la Fuerza Naval, Juan Mejía, informó que el cuerpo había sido encontrado por un turista que iba a surfear y quien en un acto casi de compasión, haló el cuerpo hacia la arena y posteriormente dio aviso a las autoridades. 

Luego de ser encontrado, la familia preparó el sepelio de David y hoy le darán el último adiós en el cementerio del Puerto de La Libertad, el mismo lugar que lo vio nacer, crecer y cuyas aguas le arrebataron la vida repentinamente.

Comentarios