• Diario Digital | lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 10:09

Política - Entrevista

Alcalde de La Unión: “Nuestra gente está lista, la ciudad está lista para el puerto; han sido 10 años de engaño”

Ezequiel Milla criticó que el gobierno anterior nunca se preocupó por poner a funcionar la terminal marítima que promete desarrollo local y el oriente del país; el funcionario dice que durante este tiempo la comuna no ha parado de capacitar a la población que en algún será requerida como mano de obra.

Ezequiel Milla2
Alcalde de La Unión: “Nuestra gente está lista, la ciudad está lista para el puerto; han sido 10 años de engaño”

La reciente activación de operaciones en el Puerto de La Unión ha generado nuevas esperanzas para el desarrollo de ese municipio, ya que por 10 años la terminal marítima no tuvo actividad en comercio, ni en lo relacionado al turismo.

El alcalde de La Unión, Ezequiel Milla, conversó con El Salvador Times respecto al tema y explica qué han tenido que hacer como alcaldía para compensar ese desarrollo local que, según dijo, las autoridades anteriores nunca se preocuparon por hacer llegar desde la puesta en marcha de la megaobra.

¿Qué ocurrió con el proyecto del puerto de La Unión?

El puerto de La Unión ha sido el peor engaño que hemos tenido por 10 años, donde la gente se preparó; y digo se preparó porque también contamos con carreras técnicas y tenemos más de 3,500 jóvenes graduados en logística de aduana, idioma inglés, ingeniería en sistemas. Todo lo que conlleva a una administración eficiente y eficaz de un puerto; la gente de La Unión ya está lista.

La Unión tiene la mejor ubicación geográfica porque está dentro de una bahía, ahí no pueden haber tsunamis, no pueden haber oleajes, no pueden haber problemas de marejadas. Es un lugar donde cualquier barco puede entrar y salir; el único problema que existía era el asolvamiento, pero se iba a solucionar desde el primer día en que se sacara ese lodo y los barcos empezaran a entrar y salir. Se iba a estar dando de manera gradual porque la misma propela del barco iba a permitir estar siempre limpiando ese lodo, haciéndolo a un lado.

¿Qué ha pasado? No sé si llamarle falta de voluntad, de capacidad, de interés; no sé cómo nombrar esa incapacidad, esa ineficiencia porque 10 años para echar andar un puerto que ya existió en el pasado —ahí era el puerto Cutuco— que por muchas décadas funcionó. Ahí entraba combustible, vehículos, todo lo que un puerto puede generar a través del ingreso marítimo. Ahora el puerto de La Unión Centroamericano está todavía hasta mejor ubicado con una mejor infraestructura y nunca el gobierno anterior lo echó a andar.

Nuestra gente está lista, la ciudad está lista para recibir el puerto; han sido 10 años de engaño.

¿Cómo se prepararon técnicamente los pobladores de La Unión?

La carretera técnica del Megatec donde hay más de 3,500 jóvenes fue donada por Japón, que también donó la construcción de varios Megatec, el Ministerio de Educación fue el encargado de dar esas carreras técnicas. La edificación y el tipo de infraestructura del Megatec son muy bonitas, muy modernas, buenas  y grande.

¿Cuál fue entonces el aporte de la alcaldía en estos proyectos de capacitación?

¿En qué colaboramos? Hemos capacitado en carreteras técnicas, pero cortas, a los jóvenes, a los adultos y a la gente mayor. Hemos graduado cerca de 800 a 900 personas en reparación de aire acondicionado, electricidad, en cómo poner desde un foco y electrificación que se pueda dar dentro una casa o una empresa.

Capacitamos a nuestra gente en instalaciones de aire acondicionado, cocina internacional; hemos creado microempresarios que sean auto sostenibles. Los capacitamos en carreras técnicas como, por ejemplo, lo de Microsoft que abrimos una academia donde graduamos a 290 jóvenes certificados por Microsoft, no por la municipalidad.

Conseguimos esa donación que solo la academia costó más de $60,000 y todo fue donado.

¿Y en este caso es para potenciar el desarrollo de las zonas aledañas al puerto?

No solo del puerto como tal, sino que de todos los negocios que se vayan a instalar alrededor del puerto. En sí, el puerto de La Unión genera movimiento marítimo y empleo, pero el empleo que genera el puerto no pasa de 500 y algo de empleados, no pasaría de eso ya funcionando.

Y entonces, ¿qué generaría la masificación de puestos laborales?

Lo generan todas las áreas extraportuarias, o sea, las empresas que se vengan y se instalen alrededor del puerto: industria, vehículos, partes de vehículos, textiles, atuneras. Todo ese tipo de industria que es lo que se va a generar alrededor del puerto, eso nos podría generar un promedio de 20,000 empleos directos, ahí es donde tenemos a nuestra gente ya capacitada, una parte del Megatec y otra parte por la alcaldía de La Unión.

El 75 % de la gente la ha capacitado el Megatec y el otro 25 % la tenemos nosotros como alcaldía municipal a través de “Fórmate” que así se llama nuestro taller que tenemos años de tenerlo y de estar graduando constantemente jóvenes que ahora son microempresarios.

Y en ese sentido ¿han tenido acercamientos con empresarios o industriales, siendo que hay mano de obra calificada? ¿Le han preguntado qué sucedió con el puerto?

La pregunta es la de siempre, la de todos los días ¿Cuándo va haber capacidad del gobierno central de poder echar andar el puerto de La Unión?  ¿Qué hemos visto hoy por hoy? Bueno, del gobierno anterior en los siete años que tengo como alcalde vi ineficacia, falta de voluntad, de inoperancia y de interés por el puerto de La Unión.

¿Ha visto interés del nuevo gobierno?

El gobierno actual ha mostrado interés, han llegado con personal del JICA (Agencia Japonesa de Cooperación Internacional) vinieron de Japón para hacer una reunión con el presidente de CEPA (Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma) para ver cómo se echada andar eso y de qué manera se agilizaba.

Hicieron una visita de campo para ver las condiciones en las que el puerto se encuentra porque no ha tenido mantenimiento como se le debería de dar, el salitre —corrosión— destruye la infraestructura, entonces hay que dar un buen mantenimiento y no se lo han estado dando como es. Todo esto ha hecho que de Japón vengan a revisar cómo está el puerto para poderlo echar andar lo más pronto posible.

Hay interés del nuevo gobierno.

¿Ha tenido acercamiento con funcionarios del nuevo Ejecutivo?

Sí, ya me reuní con el presidente de CEPA, Federico Anliker; inclusive me reuní con el presidente de PROESA, Antonio Gómez, porque lo queremos es que sea no solo la concesión del puerto, sino que también se proyecte la ciudad de La Unión, a través de la inversión, y ese es el trabajo de PROESA. El trabajo de CEPA es que ese puerto se concesione, el trabajo de PROESA es que las empresas vengan, o sea, hablar de La Unión y de su puerto para que la inversión llegue ahí y todo lo que pudiese tener y convertirlo en una zona franca, caso contrario lo convierten en zonas económicas especiales de las que se habló —el equivalente de zonas francas— definitivamente sería un atractivo para las empresas utilizar el puerto de La Unión como una ruta comercio.

¿Sabe cuántas modificaciones le han hecho al proyecto inicial?

Modificaciones en sí no han sido muchas, el diseño estructural lo dio Japón, el dinero lo dio Japón; lo que si se ha modificado un poco es el tipo de grúas y todo lo que se necesitaba (otra maquinaria) para ver qué tipo de materia prima vendría, si serían contenedores, granos básicos o si sería una ruta turística porque parte del proyecto puerto de La Unión es echar andar el ferry.

¿Tiene una idea por qué no se ha logrado concesionar el puerto?

Incapacidad, ineficiencia y falta de voluntad. Ya la inversión está, eso no es un invento, el proyecto ya está hecho, eso no es que vamos a experimentar; ahí ya existió un puerto que era el puerto Cutuco (conocido también como De la Unión Centroamericana) situado en el Golfo de Fonseca.

¿Cómo medimos nosotros el comportamiento de los gobiernos anteriores? Hablo de hace 40 y 50 años como se quiera ver en la historia, si alguien va del río de Lempa para Santa Ana es como si fuera El Salvador, pero del río Lempa a La Unión como si fuera otro país, donde no hay un interés.

¿Por qué digo eso? Del río Lempa al occidente hay 34 zonas francas, estas generan empleos en masas, pero del río Lempa para La Unión hay dos. ¡Cómo es posible que la mitad del país al occidente haya más interés y de la otra mitad para el oriente no se les ocurra llevar y hacer algún tipo de inversión?

¿Tiene cifras de buques y cruceros que han atracado en el país vía puerto de La Unión? Era una de las apuestas de la anterior gestión de Turismo.

El Ministerio de Turismo nos vendió humo empaquetado, y lo peor que lo vendió caro y le creímos. Le creyó la ciudad entera de La Unión, le creí yo como alcalde y nos engañaron.

¿A qué se refiere?

El Ministerio de Turismo, en siete años que tengo como alcalde, nos engañó: nos habló de cruceros y llegaron quizá dos barcos que no eran ni cruceros, eran barquitos que andaban 50 o 60 personas.

¿El año pasado?

No, en siete años. Nos habló de llevar inversión del Ministerio de Turismo. Le voy a poner un ejemplo, en el Puerto de La Libertad invirtieron más de $25,000,000; en La Unión invirtieron $60,000. El faro me costó $12,000 eso fue todo lo que hizo el Ministerio de Turismo; fue un fiasco, un fraude para el oriente del país.

Otros países de la región como Guatemala, por ejemplo, tienen más llegada turistas; el año pasado recibieron al crucero más grande del mundo. ¿Qué opina?

Hay dos tipos de turismo, quizá esta pudiera ser una recomendación para la actual ministra de Turismo, le tienen que apostar a dos tipos de turismo: los de vuelo chárter que es bastante de Canadá y Estados Unidos y que son vuelos llenos de pasajeros que vienen exclusivamente para ir hacer turismo. Lastimosamente solo se ha potenciado el occidente del país por incapacidad de la administración del ministro de Turismo anterior, que fue Duarte.

Y el otro es a través de ferrys, embarcaciones medianas o grandes que no se ha dado; ninguna de las dos se ha sabido trabajar.

Quiero decir algo, la industria más rentable para un país y más que todo para El Salvador, después de las remesas familiares, es el turismo. Nosotros podríamos duplicar las cifras de turistas acá y de gente que venga si hubiésemos tenido una administración que realmente hubiera velado por el turismo, por atraer turismo a El Salvador.

Turismo no es que un ministro pase viajando en ferias, eso no es hacer turismo, ni poner un stand de dos metros; hacer turismo es realmente hablar y acercarse con los dueños de las navieras, con los tour operadores; es hacer una relación entre empresa privada y gobierno central, traerlos que vengan a conocer; con una o dos veces que vengan las empresas  se va a multiplicar, porque El Salvador es tan pequeño que podés hacer placer playas, volcanes y todo tipo de cosas en un radio de 50 kilómetros eso es en La Unión.

Si van mar adentro a 20 kilómetros tenés las islas Zacatillo, Meanguera del Golfo, Conchagüita; en 30 minutos viajando hacia la zona el volcán tenés la parte más alta del volcán de Conchagua con una vista lindísima de Nicaragua, Honduras y nuestro país.

En un rango de 50 kilómetros o de 45 minutos tenés todo eso en oriente, pero no lo han explotado, no lo han promovido; y ese es trabajo del Ministerio de Turismo, no de la municipalidad.

Nosotros como municipalidad creamos los espacios para que el turista se sienta bien; por ejemplo, en 2012 cuando entré de alcalde teníamos 60 homicidios al año y hemos ido bajando gradualmente a tal grado que en 2018 cerramos con 7 homicidios en el año; entonces, cuando vas por la ciudad te sentís seguro porque podés salir a caminar a cualquier hora de la noche y no tenés problemas de raterismo y nada de eso.

¿Esos programas para capacitar al ciudadano compensan de alguna manera el desarrollo que no se ha tenido con la puesta en marcha del puerto?

Al ver las inoperancias del gobierno central, de los últimos diez años, nos tocó tomar cartas en el asunto, es decir, hacer que nuestra gente no se vaya a Estados Unidos, sino que se quede en la ciudad. ¿Cómo lo hemos ido logrado? El municipio de La Unión ha bajado entre 40 % y 50 % el deseo de irse, como municipalidad lo hemos logrado porque hicimos inversiones en lugares donde habían ventas de droga y alcohol y hemos construidos en parques, como el de La Familia y el Muelle.

Hemos apostado la inversión en el deporte y chanchas, pero no solo hemos invertido en canchas, sino que también hemos puestos monitores o profesores de todas las escuelas que, a través del sóftbol como deporte, se han conseguido contratos de hasta $250,000 en Estados Unidos solo por firmar, hemos tenido varios en La Unión.

Nosotros les damos los implementos y todo en las escuelas no solo de sóftbol, sino de karate, ping pong, basquetbol, fútbol en todas las partes tanto de la zona urbana como rural.

Usted me hablaba de acercamientos con funcionarios de las nuevas autoridades ¿Considera que el inicio de operaciones del puerto hoy sí va en serio?

Hay un cambio direccional administrativo en este gobierno, una prueba que me han dado es que todo el sector pesquero no se le tomaba en cuenta para sus paquetes agrícolas, se entendía como que ellos solo vivían del mar; es cierto pero qué pasa cuando hay veda o cuando no pueden salir mar adentro a pescar camarón y todo lo que tienen sacar para sobrevivir él y su grupo familiar.

¿Qué pasa cuando no pueden? ¿Qué hacen? Tienen que dedicarse a algo más, y en este caso a sembrar. Ahora me tomaron en cuenta más de 1,200 pescadores, hice la solicitud con el ministro (Agricultura y Ganadería) Pablo Anliker y me van a dar los paquetes para entregárselos a esta gente que nunca recibió nada.

Esta es la primera muestra de que sí hay un cambio.

Dos, les hablé para que me autoricen la concesión de gasolineras en los muelles para que no paguen Fovial los pescadores, porque es injusto que los dueños de aerolíneas no pagan Fovial y que el pescador sí paga Fovial si ambos no utilizan las carreteras. ¿Por qué al que tiene más dinero a ese sí le perdonan y al más pobre lo abandonan? Eso nunca lo hizo el gobierno del FMLN, esperamos que el ministro de Agricultura se lo traslade al de Economía, esperamos que eso también resulte.

No solo es el Puerto, el desarrollo tiene que ser integral, tiene que ser ayudar a la gente que más necesita y que muchas veces el pescador no tienen la preparación académica para valerse de un empleo, hay veces que ni bachillerato tiene, entonces se vuelve autosostenible a través de la agricultura, de la pesca y si el gobierno lo va a estar castigando cobrándole Fovial, un impuesto que no debería de estar pagando o no lo hace partícipe de los programas del gobierno, nunca vamos a sacar el país adelante.

Y finalmente, saliéndonos un poco del tema del puerto, ¿en qué terminó el interés por la venta de la isla Perico?

La mitad de la isla son bosques cerrados, eso es del gobierno, es del país y no puede ser vendida; la otra mitad es de una familia que la ha tenido por 80 o 90 años como dueños, que son los señores Imbers (Don Marcelino Imbers) él ya falleció y se la dejó a sus hijos y nietos.

Esta isla tiene 20 años de estarse vendiendo, de estarse promoviendo para que la compren. Llegó un señor que tenía interés en vender la isla, el corredor de bienes raíces de ellos, porque iban a construir ahí un tipo de resort, el cuál es válido, porque los bosques salados atraen cierto turismo que no hay en otros países y que nosotros sí lo tenemos. Usted va a Cartagena -Colombia- que tienen bosques salados y eso pasa todo el tiempo lleno.

Se habló de generar empleos, un resort, de darle empleo a la misma gente que viven ahí que son más de 150 pobladores, pero hubo un impase y al final no se dio la venta. La isla nunca se vendió.

Sí hubo una preocupación de parte de la Asamblea Legislativa que si los inversionistas eran asiáticos. Yo le propuse a la Asamblea que si tanta era la preocupación por qué no la compraba, por qué si nos vamos a mostrar como un interés geopolítico por su ubicación y resguardar nuestra soberanía nacional entonces la Asamblea sí podía comprarla, es una isla que la andaban vendiendo en un $1,500,000 cuando la Asamblea Legislativa regala $300,000 a ONG´S o $500,000; entonces en vez de regalar ese dinero mejor se ocupa para comprar una isla —porque todavía no se ha vendido— fácilmente el mismo Estado puede desarrollar algo en la isla.

Es más, todavía siguen vendiéndola... pertenece al municipio de La Unión y si cambia de dueño tiene que ir a inscribirla a catastro y no lo han hecho. Hace dos o tres semanas me indagué si en el CNR habían expedido una extractada (certificación)  sobre eso y no la han vendido, así que seguimos soñando con un resort en la isla Perico.

Comentarios