• Diario Digital | viernes, 05 de junio de 2020
  • Actualizado 10:43

Política - COVID-19

Asamblea aprueba ley para abrir economía y presidente Bukele anunció el veto

Según los diputados, no se trata de una ley de emergencia sino una de orden sanitario.
Asamblea aprueba ley para abrir economía y presidente Bukele anunció el veto

Los diputados de la Asamblea Legislativa aprobaron una ley para atender la pandemia del coronavirus y para retomar las actividades productivas en cuatro fases, la última de ellas dentro de 120 días. La normativa ya tiene el anuncio de veto por parte del presidente Nayib Bukele.

La ley tiene como base el proyecto presentando por el partido ARENA en el que se abría la economía y se reanudaba el transporte público, a pesar de que el presidente Bukele dijo que todavía  no era momento de hacerlo.

El presidente de la Asamblea, Mario Ponce, indicó que no se trata de una ley de emergencia, sino de orden sanitario.

Mientras que el diputado por ARENA, René Portillo Cuadra expresó que “es para regular la emergencia producto de la pandemia Covid-19. Regula normas sanitarias; establece protocolos médicos para la apertura de centros de trabajo; normas de control y fiscalización de los fondos públicos”.

Fase 1: Actividades masivas suspendidas

En la fase uno se retomaba de nuevo todas las actividades productivas, salvo las que generaban aglomeraciones: espectáculos públicos, transporte recreativo, ferias y fiestas patronales, iglesias, museos, cines y teatros, gimnasios, piscinas, centros de convenciones.

Otras de las excepciones de operación era los salones de belleza, peluquerías y barberías (solo en la modalidad por citas), además bares, discotecas, casinos y loterías seguirían cerrados.

Las clases en todos los niveles debían seguir paralizadas en su modalidad presencial.

En el caso de los restaurantes podían operar solo en la modalidad de para llevar y a domicilio.

Las empresas que si pueden operar debían de asegurarse de que hubiera dos metros de distancia entre sus trabajadores.

Los diputados consideraron que el ministerio de Economía y de Trabajo debían presentar un plan para el regreso progresivo y seguro de las actividades, sin embargo, un artículo después indicaron que dicho plan no es requisito para operar.

“Todas las actividades laborales y económicas podrán volver a realizarse en los términos graduales y permitidos antes de la emergencia por la pandemia del Covid-19, aún sin la presentación del plan previsto en el artículo anterior”, reza el artículo 28.

Los trabajadores mayores de 60 años y de grupos de riesgo “no podrán verse afectados por no presentarse a sus lugares de trabajo".

La fase estaba comprendida para su reanudación entre 8 y 30 días.

Fase 2: Las iglesias abiertas

En esta etapa se permitía la apertura de iglesias y otros lugares de culto religioso pero guardado el distanciamiento social y prácticas sanitarias.

Los diputados plantearon abrir los templos a un porcentaje determinado de su capacidad, pero en la normativa no se consideró.

Se mantienen suspendidas las clases, espectáculos públicos, transporte recreativo, ferias, fiestas patronales, cines y teatros, piscinas, salones de belleza, peluquerías, barbarías (solo por citas), gimnasios, parques acuáticos, bares y discotecas.

Esta fase tiene vigencia del día 31 al día 51.

Fase 3: El regreso del fútbol y las universidades

En esta etapa se autorizaba a funcionar los rubros abiertos anteriormente y se reducía el distanciamiento entre empleados a metro y medio.

Los centros de convención y salas de recepciones debían funcionar a un 50%.

El único de los espectáculos autorizados es el fútbol, cuyos estadios podían recibir personas siempre y cuando se mantuvieran dos metros de distancia entre espectadores.

Las actividades académicas se reanudaban únicamente para la educación superior, escuelas y colegios debían seguir cerrados.

Los salones de belleza, peluquerías y barberías ya podían operar sin restricciones. Los bares también abrían sus puertas.

Esta fase comprendía desde el día 52 al 72.

Fase 4: Reanudación

Solo seguían vigentes la aplicación de programas de gestión y prevención de riesgos ocupacionales y la consideración para los trabajadores mayores de 60 años.

Así como que la distancia entre empleados se mantenía en metro y medio.

Todo lo demás contenido en las restricciones anteriores volvía a funcionar.

La duración de la fase iba del día 73 hasta el 120.

Medidas generales

Los parlamentarios agregaron a la ley que todas las reformas pertinentes a la actual ley y la forma de operar deben realizarse por decreto legislativo, es decir; el Gobierno no puede modificar nada por reglamentos sin el aval de la Asamblea.

Los patronos debían de agregar a los protocolos de riesgo de sus empresas las normas de distanciamiento físico, en caso de que la infraestructura no lo permitiera se debía instalar barreras de protección, cabinas o cubículos, uso de lentes, mascarillas o caretas.

También las empresas tenían que organizar el trabajo “de modo que reduzca el número de personas trabajadoras expuestas, estableciendo reglas para evitar o reducir la frecuencia y el tiempo de contacto de persona a persona”

El transporte público volvía a funcionar con el uso obligatorio de la mascarilla a motoristas y pasajeros, alcohol gel, desinfección de unidades y sin ciudadanos parados.

Los vehículos particulares no podían llevar a más de tres personas, siempre con el tapabocas.

Los legisladores agregaron que el ministro de Salud debe presentar un plan de prevención, contención y respuesta a la pandemia a más tardar cinco días después de aprobado y de no hacerlo iba a ser destituido.

Comentarios