• Diario Digital | martes, 20 de febrero de 2024
  • Actualizado 15:27

Política - Sentencia

Sala ordena al TSE revisar la inscripción de candidatos a diputados no partidarios

De todos los aspirantes, solo uno cumplió con los requisitos para inscribirse, según el Tribunal Supremo Electoral.

Elecciones en El Salvador
Sala ordena al TSE revisar la inscripción de candidatos a diputados no partidarios

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) tendrá que revisar la inscripción de los candidatos a diputados no partidarios toda vez que la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) dio por aceptada una demanda de amparo.

Según un comunicado de la Sala, a los afectados se les estaría vulnerando sus derechos a optar a un cargo público y a la seguridad jurídica.

Los magistrados del TSE emitieron una resolución mediante la cual se anularon varias firmas de ciudadanos que apoyaban a estos candidatos no partidarios, lo que conllevó que se les denegara su inscripción.

En su momento, los magistrados explicaron que la no inscripción se dio porque varios aspirantes presentaron firmas repetidas o de personas fallecidas.

De acuerdo al comunicado de la Sala, los afectados serían los aspirantes Guillermo José Langenegger Martínez y Rocío Carolina Montes Guzmán, quienes pese a realizar todo el procedimiento mandatado por el TSE para su inscripción y presentar 13,400 firmas, les fueron anuladas 7,377 que también aparecían en los registros de otros dos candidatos.

Como parte de la admisión del amparo se ordenó al Tribunal que "se abstenga de ejecutar su resolución emitida el día 5 de enero de 2018; además, manda al TSE a analizar la solicitud de inscripción de los actores sin considerar la repetición de firmas y huellas que respalden a más de un candidato no partidario, mientras se tramita el presente proceso de amparo y hasta que, en definitiva, se resuelva el objeto del mismo".

La admisión del documento fue firmado por los magistrados José Óscar Armando Pineda, Florentín Meléndez, Belarmino Jaime, Sidney Blanco y Rodolfo González.

Comentarios