• Diario Digital | jueves, 20 de enero de 2022
  • Actualizado 13:31

Servicios - Historias de la calle

FOTOS: Bulteros de La Tiendona sobreviven la cuarentena ayudándose entre sí

El Salvador Times conversó con representantes de los carretilleros para conocer cómo hacen para sobrevivir la emergencia por coronavirus.

 

 

Tiendona 7
Fotos El Salvador Times: Mauricio Pineda.
FOTOS: Bulteros de La Tiendona sobreviven la cuarentena ayudándose entre sí

Los carretilleros del mercado La Tiendona han encontrado en la amistad la clave para sobrevivir en esta cuarentena por coronavirus.

El Salvador Times visitó el mercado de mayoreo La Tiendona para conversar con los también llamados “bulteros”, quienes cargan con todas las responsabilidades de sus familias.

En su mayoría no resultaron beneficiados con los $300 que el gobierno entregó a quienes dejaron de obtener ingresos por estar en sus casas cumpliendo la cuarentena obligatoria.

La jornada para más de 200 hombres (que trabajan en turnos rotativos por la emergencia para que todos ganen aunque sea poco) se inicia a las 2:00 de la madrugada —cuando muchos de sus clientes llegan a la central de abastos— y termina a las 5:00 de la tarde.

De acuerdo con el presidente de la Asociación de Carreteros Independientes de La Tiendona (ACIT), Javier González, debido a la emergencia nacional por el Covid-19 muchos carretilleros tuvieron que dejar de percibir ingresos para no exponerse al virus.

Enviaron a descansar a los más ancianos

Solo en esta gremial hay 118 carretilleros, de los cuales menos de 80 están llegando a La Tiendona; el resto no lo ha estado haciendo porque son hombres de la tercera edad, uno de los grupos de mayor riesgo.

“La mayoría tiene entre 40 y 58 años, pero hay como tres que tienen 60, que son los que no han estado llegando”, explicó González.

“Ellos se retiraron por las medidas que tomó el gobierno”, dijo González respecto a las disposiciones para prevenir un contagio.

Comentó que debido a que están asociados han destinado fondos para ayudar a sus compañeros de la tercera edad que por su condición no pueden llegar a “ganarse unas fichitas”.

“La mayoría andamos guantes y mascarillas, cada quien se lava con alcohol gel, se fumigan cada vez que entran a La Tiendona”, detalló sobre cómo se protegen.

Llevan la carga de sus hijos y nietos

Cuenta que hay casos entre algunos de sus compañeros bulteros que son cabeza de familia, muchos de ellos que están a cargo hasta de sus nietos.

“Hay unos que tienen hasta seis nietos y a veces ellos les ayudan a los hijos, por eso se optó por conseguirles la carta para que pudieran venir”, mencionó González.

De ahí que consideren que la única forma para que todo el grupo salga adelante en esta pandemia es estar unidos.

¿Les ha cambiado la vida la cuarentena?, se le peguntó. González reflexiona y responde: “Al principio sí, las medidas que se tomaron fueron bastante fuertes, pero gracias a Dios fuimos mejorando y la mayoría de carreteros empezaron con medidas sanitarias y nos dejaron trabajar”.

“Se tomaron todas las cartas preventivas (permisos de trabajo exigidos por las autoridades) para todos para que pudieran circular de su casa al trabajo y del trabajo a su casa; se les explicó que su carta no era para ir a la playa o para ir a pasear, se les explicó que era para salir de su casa a La Tiendona”, explicó a este medio.

Sin los $300 y van "coyo quebrado, coyol comido"

Aseguró que pocos salieron beneficiados con los $300, la mayoría únicamente depende de todo los que sus espaldas les permitan cargar.

“La mayoría no tienen otro ingreso, por eso vienen a La Tiendona”, dijo.

Y si no llegan al mercado a trabajar, ¿cómo hacen para llevar ingresos a sus familias?, se le preguntó.

“No ganan, aquí es a diario. Como se dicen a lo buen salvadoreño ‘coyol quebrado, coyol comido’ aquí así se trabaja; algunos días les puede ir bien tienen y chance para no venir uno o dos días, pero al día siguiente tienen que venir para ver qué ganan”, dijo.

Actualmente hay una nueva generación de carretilleros jóvenes, de 18 años en adelante, que a falta de oportunidades laborales han encontrado en este sector de la población apoyo para salir adelante en la vida.

Tiendona 1

Algunos carretilleros le dan oportunidad de trabajo a otros bulteros para que obtengan ingresos. 

Tiendona 2

Estos salvadoreños aseguran que su fuerza es importante para la economía del país.  

Tiendona 3

Bajo el sofocante sol, muchos recorren largas distancias para entregar la mercadería de sus clientes.

Tiendona 5

Una nueva generación de carretilleros que busca llevar el sustento para sus familias.

Tiendona 6

Los de mayor edad también tienen muchas necesidades que suplir, por eso no se quedan en casa y salen a trabajar.

Tiendona 8

Las cargas son menos pesadas cuando unidos buscan salir adelante, aseguran los carretilleros.

Fotos Mauricio Pineda.

Comentarios