• Diario Digital | lunes, 17 de enero de 2022
  • Actualizado 16:16

Servicios - Hecho ocurrió en 2014

Cecilia Rivas Flores y su hijo, el milagro por el que monseñor Romero será canonizado

Autoridades de la Iglesia pidieron no politizar la figura del beato.

RomeroOracion_DavidRamosACIPrensa_230515
Foto: David Ramos - ACI Prensa
Cecilia Rivas Flores y su hijo, el milagro por el que monseñor Romero será canonizado

Cecilia Rivas Flores estaba embarazada de su tercer hijo y la noticia llegó a alegrar su hogar, Sin embargo, un padecimiento de salud pondría aprueba su fe. Jamás se imaginó que el nacimiento de hijo y su salud sería la llave que le daría a monseñor Óscar Arnulfo Romero su canonización.

Corría el año 2014 y cecilia llevaba muy bien su embarazo, pero un día todo empeoró. Por lo que fue hospitalizada de inmediato su abdomen comenzó a inflamarse y sufrió de diversas dolencias que ponían en riesgo su vida.

Los doctores del hospital 1° de Mayo del Instituto del Seguro Social (ISSS) decidieron realizar análisis y comprobar su posible padecimiento. Fue diagnosticada con el síndrome de Ged, una enfermedad peligrosa que provoca edemas pulmonares, insuficiencia renal entre otros. Este padecimiento se presenta en uno o dos de cada mil mujeres embarazada.

Para regular su cuadro médico, los médicos decidieron inducirla a un coma que lo único que provocó fue agravar su situación de salud.

Su familia muy angustiada decidió reunirse para leer la Biblia y encontrar una salida. El esposo de Cecilia, Alejandro, dice que al momento de tomar la Biblia cayó una estampa de Romero que contenía una oración.

Durante días enteros, los miembros de su comunidad pidieron por la sanidad y oraron por la salud de ellos.

A los días, Cecilia logró salir del coma y fue dada de alta y con buen estado de salud. Su cuerpo estaba sano y su hijo pudo nacer sin ningún problema.

Los miembros de la iglesia católica salvadoreña identificaron que este milagro fue debido a la intersección del  beato monseñor Romero.  

Por esa razón, la Iglesia decidió avisar al sumo pontífice para analizar el milagro y así aprobarlo. Esta mañana el Vaticano anunció que hay una lista de beatos que esperan ser canonizados por el papa Francisco, el primero en ocupar esa lista es el papa Juan Pablo VI y el segundo es el salvadoreño, el beato Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

"Está es una gran noticia que ahora nos causa una inmensa alegría. Estamos sumamente contentos por tan feliz acontecimiento. El papa Francisco ha aprobado el milagro concedido por el beato Óscar Arnulfo Romero", dijo con alegría el arzobispo José Luis Escobar Alas.

Iglesia católica pide a políticos no ocupar la figura de Romero con malicia

El arzobispo José Luis  Escobar Alas hizo un llamado a los políticos a reservarse la utilización malintencionada de la figura de monseñor Romero durante el proceso de santificación del mártir salvadoreño.

"No quiero traer a la mesa un punto  negativo sino que nos complace el que todo el mundo se sienta contento. Quisiera pensar que el querer llamarlo (a Romero) es positivo. Siempre y cuando no sea malintencionada. Hubiera poder malicia o ventaja (de los políticos). Yo no soy quien para criticar eso menos ahora que nos llega un momento de inmensa alegría", recalcó Escobar Alas, durante una conferencia de prensa realizada hoy en horas de la tarde.

Romero es una de las figuras más representativas de El Salvador ya que se le atribuye la defensa de los menos favorecidos en la década de la guerra civil salvadoreña. Sus homilías fueron consideradas como contestatarias y disidentes ante un discurso gubernamental.

El sumo pontífice de la Iglesia Católica, el papa Francisco firmó un decreto del milagro por intersección del beato Óscar  Arnulfo Romero, asesinado mientras realizada una misa en la capilla del Hospital de la Divina Providencia, en 1980.

El asesinato de Romero ha calado en  parte de la población que ha sido seguidora de la filosofía del católico salvadoreño. El mártir salvadoreño fue beatificado el 23 de mayo de 2016 en medio de miles de personas que llevaron los a rededores de la plaza Salvador del Mundo, en San Salvador.

En marzo de 1994 se abrió el proceso de beatificación del prelado y tras concluirse su fase diocesana, que redacta el informe sobre la vida, en 1997 pasó a la Congregación de la Doctrina de la Fe para que diese su autorización.

Comentarios