• Diario Digital | domingo, 11 de abril de 2021
  • Actualizado 07:13

Servicios - Arte y cultura del país

FOTOS: Estatua viviente de San Miguel Arcángel, un atractivo del Centro Histórico en San Salvador

Ataviada con un manto blanco, corona en su cabeza, rayos de luz, un corazón y una espada sujetada por su mano izquierda atrae la mirada de propios y extraños.
Estatua viviente
Foto de Ernesto Pérez
FOTOS: Estatua viviente de San Miguel Arcángel, un atractivo del Centro Histórico en San Salvador

El reloj marca las 9:44 y el trajinar de los transeúntes en la Calle Delgado y afueras del Teatro Nacional, en el Centro Histórico de San Salvador es constante durante la mañana.

Mujeres con comprados en sus manos, hombres cargando mochilas en su espalda, miembros del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) y una cantidad de vendedores ambulantes de diarios, hamacas, café, celulares y chip de celulares caminan y se quedan varios minutos en la jungla de cemento del sector.

Sus miradas no dejan de ignorar una estatua viviente de San Miguel Arcángel que se ha colocado en una esquina del Teatro Nacional.

Ataviada con un manto blanco, corona en su cabeza, rayos de luz, un corazón y una espada sujetada por su mano izquierda permite ver en ese momento lo atractivo de su presencia en el Centro Histórico.

A sus pies hay un jarrón amarillento y al colocarle un dólar la estatua humana se mueve y quien haya hecho la donación se puede tomar una foto con ella.

Junto a sus pies y al jarrón hay  un letrero que dice: "El arcángel Miguel es, ante todo, el enemigo de Satanás. También es el ángel de la muerte, ya que se dice que le ofrece a las almas, la oportunidad de redimirse antes de morir. Su tercera labor es pesar las almas en una balanza perfecta en el día del juicio final. Es también guardián de la iglesia universal".

Algunos de los transeúntes se le acercan y le depositan una moneda de dólar y segundos después se toman una foto con la estatua, quizá para compartirla en Facebook u otra red social.

El ritmo de los caminantes en el lugar no se detiene y la estatua viviente sigue atrayendo las miradas de propios y extraños.

Arcángel5

Arcángel3

Arcángel2

Arcángel4

Fotos: Ernesto Pérez.

Comentarios