• Diario Digital | lunes, 04 de marzo de 2024
  • Actualizado 00:48

Social - Tras muerte del hipopótamo

Gustavito murió de estrés, asegura ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl

El fin de semana el mismo director del Zoo reconoció que las supuestas heridas ocasionaron esta condición en el artiodáctilo. 

Gustavito
Gustavito durante la revisión por médicos veterinarios.
Gustavito murió de estrés, asegura ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl

La ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl aseguró esta mañana que fue el estrés el que provocó la muerte del hipopótamo Gustavito.

“Yo estuve ahí y los funcionarios y el director han hecho esfuerzos extraordinarios. Él no murió por las heridas que tuvo, sino por estrés. Yo lo vi, estuve ahí. Los cuidos que tuvo, Gustavito, fueron extraordinarios", dijo la funcionaria esta mañana", dijo la funcionaria esta mañana.

El artiodáctilo, según el director del Zoológico, Vladlen Henríquez, fue víctima de una obstrucción intestinal y las lesiones, que presuntamente fueron provocadas posteriormente le generaron el estrés y esto complicó su salud.

La funcionaria aplaudió la propuesta de que el Zoo de no cerrar sus puertas y transformarlo en un centro de resguardo, a pesar de las múltiples peticiones y la solicitud del alcalde capitalino, Nayib Bukele.

“A mí me parece fabuloso, de hecho ellos nos ayuda porque parte de las especies que encontramos y rescatamos son atendidas ahí por el cuerpo de especialistas. Aunque yo opte por que los animales sean libres en sus ecosistemas y libertad, pero siempre es necesario que hayan santuarios o lugares de rescate”, señaló Pohl.

Para la funcionaria es loable decisión de la Secretaría de Cultura de que no se sigan comprando animales que no son compatibles con el ecosistema de El Salvador. La funcionaria reflexionó sobre la cultura de los salvadoreños de maltrato a la fauna animal.

Las declaraciones las brindó durante la presentación del mapa de “Vigilancia y monitoreo volcánico, sísmico y geohídrico” para identificar las amenazas y saber enfrentarlas.

Comentarios