• Diario Digital | sábado, 21 de septiembre de 2019
  • Actualizado 21:42

Servicios - SAN SALVADOR

Paciente del Rosales: Hemos tenido que vender las vaquitas para comprar las medicinas que no tienen

Las circunstancias ha llevado a familiares de pacientes a vender sus animalitos para cubrir gastos de medicinas, transporte, alimentación y más. 

María Murcia gastó $30 en el frasco de Dilantin utilizado para tratar las convulsiones de su hijo. Fotos: El Salvador Times
María Murcia gastó $30 en el frasco de Dilantin utilizado para tratar las convulsiones de su hijo. Fotos: El Salvador Times
Paciente del Rosales: Hemos tenido que vender las vaquitas para comprar las medicinas que no tienen

La vida de dos mujeres que residen en zonas diferentes del país se entrelaza cuando llegan con sus parientes en busca de atención médica al hospital Rosales.

Y aunque sus familiares sí son atendidos, se topan con situaciones muy complicadas cuando les dicen que en el centro de atención no tienen la medicina que se necesita para tratar a su pariente.

En el caso de Morena Barahona, habitante de San Vicente, ha tenido que improvisar una cama con cartones en uno de los pasillos para estar atenta a lo que necesite su esposo.

La mujer cuenta que desde el pasado fin de semana se encuentra en ese lugar, pues llevó de emergencia su compañero de vida por un problema intestinal.

Relata que las recaídas de su esposo han sido constantes en el último año, ya que padece de insuficiencia renal; la única solución que le queda para verlo recuperado es hospitalizarlo.

En esta pareja, ella es comerciante de productos de revista y él es agricultor; poco a poco se han ido deshaciendo del ganado que tanto sacrificio les costó hacerse.

“Para suplir el sustento diario toca vender las vaquitas”, dice esta vicentina.

Agrega, “no sé cuántas (vacas) hemos, vendido pero son varias, quizá como unas diez porque ya tenemos un año de estar en esta situación”.

De lo obtenido con la venta cubren gastos familiares, medicamentos, transporte y alimentación mientras se recupera su esposo quien esta última ocasión estuvo varios días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Medicamento Rosales 2El último gasto que realizó fue la compra de un frasco de Fleet Enema, un laxante que permite que el estómago evacue, y que cuyo precio en farmacias particulares ronda los $20.

De no suministrárselo tendría problemas al momento que le realicen la diálisis.

“Ha estado malo del colon. Se le complicó y estuvo donde están los más graves (UCI) convulsionó, me lo entubaron. Después se recuperó y ya tiene días de estar aquí (área de recuperación)”, cuenta de manera angustiada.

Si pudiera, vendiera hasta los tuncos y las gallinas

Junto a la vicentina se encuentra María Murcia de Leiva, quien muy pacientemente espera que la salud de su hijo mejores. El muchacho, de 26 años, permanece hospitalizado por problemas renales y complicaciones que le producen las convulsiones.

“Cuando le dan convulsiones cae”, dice al recordar esos episodios de ataque que atraviesa su hijo.

Son familia humilde, trabajadores de la tierra en su natal Aguilares, municipio situado al norte de San Salvador.

A ella le sorprende que su hijo tenga la salud tan quebrantada.

“Está muy joven para tanta enfermedad y los insumos que dan son demasiado fuerte y a veces uno no tiene dinero suficiente para comprarlos”, expresó.

Por esa misma falta de recursos, esta mujer pensó en algún momento hasta vender animalitos como cuches y gallinas para suplir cualquier necesidad de fármacos.

“A veces uno debe sacar de donde no tiene, por ejemplo, si usted tiene maíz lo vende para comprar el medicamento o si tiene tuncos y gallinas uno tiene que vender para comprar”, manifiesta.

Familiares de pacientes duermen sobre cajas de cartón.Con la mirada puesta en el Rosales

Las quejas por la falta de medicinas no son extrañas para las autoridades de Salud, quienes el jueves pasado llevaron al Rosales un considerable lote de medicamentos para pacientes con cáncer, hipertensos, enfermos del corazón y personas con problemas de convulsiones (por mencionar algunas enfermedades crónicas).

El donativo también incluía antibióticos, anticonvulsionantes, antihipertensivos, según explicaron fuentes sanitarias.

“Vamos a trabajar duro para que sea efectiva esta donación y que los medicamentos lleguen a los salvadoreños lo más pronto posible”, dio a conocer la Ministra de Salud, Ana Orellana Bendek quien al cierre de esta semana visitó otros hospitales para entregar más donativos

Las autoridades sanitarias detallaron que las donaciones serán distribuidas en centros de atención públicos donde se tenga conocimiento de faltantes.  

El pasado viernes, el presidente Nayib Bukele, reveló que en total suman $52 millones en concepto de fármacos e insumos médicos que han sido donados por diferentes fundaciones.

Comentarios