• Diario Digital | domingo, 05 de febrero de 2023
  • Actualizado 16:59

Servicios - Servicios

El triste declive de la Avenida Independencia de San Salvador

En 2011 la alcaldía de San Salvador invirtió $105 mil dólares para remodelar la Avenida Independencia, la cual ahora está en su peor momento.

inde dos
El triste declive de la Avenida Independencia de San Salvador

Antaño, la Avenida Independencia fue un paseo de lujo, con el imponente cine Avenida y sus paseos que daban la bienvenida a los salvadoreños y extranjeros que venían del oriente del país.

Esa historia ahora es otra, la famosa Avenida Independencia ahora está llena de chatarra y ruidos que enloquecen a cualquiera.

Las chatarreras se han instalado en las amplias aceras de la zona, por lo que a diario se inunda el ambiente de martillazos de los empleados que destrozan viejas refrigeradoras, lavadoras de ropa y un sinfín de electrodomésticos en busca de cobre, hierro y aluminio.

El problema en sí no son esos negocios, sino que la alcaldía capitalina no regula su funcionamiento y mantiene la zona en desorden, suciedad y ruidos estrepitosos.

Basta caminar por las aceras para ver que el paso de los transeúntes se dificulta, hay láminas viejas y diversos objetos metálicos tirados por doquier. Los empleados se esmeran por destrozar los diversos objetos para sacarles los metales, que luego son llevados a fundidoras para ser vendidos.

Los camiones que llevan esos aparatos se estacionan en la orilla de la vía y otros hasta en las aceras para descargar los artículos desvencijados. Otros camiones llegan a cargar los metales para su traslado a las fundidoras.

En esa misma zona, las antiguas instalaciones del Cine Avenida son ocupadas por los vendedores ambulantes para guardar su mercadería, ya que el proyecto de antiguas administraciones municipales de convertirlo en un centro comercial de lujo terminó engavetado.

Los vendedores de frutas y verduras también ocupan parte de las aceras para instalar sus puestos y ofrecer su mercadería.

Otro problema en el sector es que varios furgones con sus rastras se estacionan en las aceras de la Avenida Independencia mientras hacen fila para ingresar a una empresa distribuidora de bebidas. 

Esto hace que el tráfico se incremente en el sector, sobre todo en horas pico.

En administraciones pasadas la municipalidad plantó palmeras tipo Miami y se instalaron 60 luminarias LED, las cuales algunas aún están en funcionamiento.

También fueron colocadas flores y palmeras en los arriates centrales. Incluso las fachadas de las casas de toda la Avenida Independencia fueron pintadas de un mismo tono para dar armonía a la zona.

La comuna mandó a construir rampas para la fácil movilidad de las personas que sufren de alguna discapacidad, sin embargo, el acceso se ha hecho difícil por los objetos inservibles tirados por toda esa zona.

Reloj de Flores inservible

Al final de la Avenida Independencia, en la Avenida Peralta, está el famoso Reloj de Flores, un aparato que fue construido a mediados de 1971. Fue el presidente Fidel Sánchez Hernández quien lo mandó a construir para reemplazar la estatua del indio Atlacatl y una fuente luminosa.

Historiadores indican que durante el conflicto armado, entre 1979 y 1992, el Reloj de Flores poco a poco quedó en desuso y terminó destruido.

Hoy está sin funcionar, vandalizado y descuidado desde hace años. No tiene agujas y son pocas las flores que lo adornan.

Varias administraciones de la comuna capitalina han intentado ponerlo de nuevo a funcionar. Los alcaldes Héctor Silva y Norman Quijano lo hicieron funcionar nuevamente, pero poco a poco volvió a dañarse.

Actualmente, su mecanismo, que fue importado desde Francia, está arruinado, sin que haya intenciones de ponerlo de nuevo a dar la hora.

Comentarios