• Diario Digital | martes, 28 de junio de 2022
  • Actualizado 08:53

Sucesos - Fiscalía no pudo comprobar la identidad

Absuelven a acusado de extorsión por falta de reconocimiento facial

El sujeto le habría pedido a un motorista de buses que le pagara $50 en concepto de renta y aunque lo capturaron a los 15 minutos del delito fue declarado inocente.

Absuelven a acusado de extorsión por falta de reconocimiento facial

Por un tecnicismo quedó en libertad un sujeto acusado de extorsionar al motorista de un bus, porque la Fiscalía no realizó un reconocimiento facial del imputado y esto le generó dudas al juez del Tribunal Sexto de Sentencia de San Salvador.

El juez explicó que aunque la captura se realizó a los quince minutos del hecho y que el sujeto fue reconocido por el motorista en el monto de la captura, este no llevaba el dinero consigo. Por esta razón, la identificación se debió haber hecho en una rueda de personas para que la víctima reconociera al delincuente.

Además, en la vista pública, tanto el motorista como el jefe, al momento de rendir su declaración, pidieron que imputado saliera de la sala de audiencia; por lo que tampoco pudo hacerse un reconocimiento de rostro en el juicio.

A criterio del juez, esta debilidad de la Fiscalía genera una duda razonable para condenar al delincuente, identificado como Óscar P., de 27 años, por lo que decidió absolverlo del delito de extorsión.

Los hechos ocurrieron el 1 de agosto de 2015, cuando Carlos (nombre ficticio) conducía el bus que desde hace años manejaba y se detuvo en la parada de la colonia Santa Fe, del municipio de San Martín, a subir pasajeros. Un sujeto subió y dijo: “No te vayas a mover, necesito que me des $50 o sino aquí mismo te mato”.

Al principio, Carlos se negó, pero el sujeto insistió. Le explicó que era por el pago de la renta. El calló. “Como perro te vamos a dejar tirado en la calle, si no nos pagás”, le advirtió.

Carlos no quiso arriesgarse más y con las manos temblorosas tomó el dinero y se lo dio. Rápidamente, el delincuente huyó del lugar. En minutos, llamó a su jefe, quien de inmediato le dijo que notificaría a la PNC.

Unos quince minutos después, el jefe le volvió a llamar y le pidió que se moviera hacia la Policía, porque tenían a un sujeto con las características que él denunció. Cuando Carlos llegó, de inmediato, lo reconoció.

Tanto Carlos como su jefe se presentaron como víctimas en la vista pública que se llevó en el Tribunal Sexto de Sentencia. Sin embargo, luego de toda la prueba pericial y testimonial fue encontrado inocente.

Comentarios