• Diario Digital | domingo, 03 de julio de 2022
  • Actualizado 08:55

Sucesos - Espiral de violencia

La muerte truncó los sueños de tres estudiantes en menos de 24 horas en diferentes puntos de San Salvador

Tres jóvenes fueron asesinados en diferentes circunstancias en una la ola de criminalidad que azota al país desde hace varios años.

Tiendas o chalets escolares comida chatarra
Imagen de estudiantes
La muerte truncó los sueños de tres estudiantes en menos de 24 horas en diferentes puntos de San Salvador

Una espiral de violencia se ha instalado en la comunidad estudiantil ya que en menos de 24 horas fueron asesinados tres estudiantes en diferentes lugares del departamento de San Salvador, situación que ha alarmado a la población.

Los sueños de tres jóvenes por criminales que siguen gozando de libertad. Las autoridades tienen pocas pistas sobre los móviles y autores materiales de los hechos que contrastan con lo que el gobierno presumió a finales de 2018, año en el que, según ellos, ningún estudiante fue asesinado.

David E., de 17 años de edad, fue la primer víctima de esta racha. El estudiante de noveno grado del Centro Escolar Francisco Campos recibió disparos en la cabeza y tórax a pocos metros de su lugar de estudio en la 16 avenida Norte y cuarta calle Oriente en San Salvador.

Informes de la Policía Nacional Civil (PNC) señalan que el ataque armado ocurrió a las 11:55 de la mañana del martes 26 de marzo, por dos sujetos que se conducían en una motocicleta. El joven murió en la patrulla que lo trasladaba a un centro asistencial.

Al finalizar su jornada académica, David ayudaba a su madre a repartir las tortillas entre sus clientes en una zona limítrofe en donde delinquen miembros de pandillas contrarias, algo que le valió para ser señalado de espía del otro bando.

Estudiante de la Francisco Campos

Estudiante del colegio Bradford

No habían pasado ni dos horas, 1:32 de la tarde, cuando las autoridades reportaron un doble asesinato en la fase 1 de Ciudad Futura de Cuscatancingo en donde una de las víctimas era una joven de 17 años.

Al interior de una ladrillera, Georgina P., estudiante del colegio Bradford, fue encontrada sin vida junto a Jorge Alberto Crespín de 27. La menor portaba un uniforme del colegio ubicado en  Mejicanos; además de un bolso rosado.

Ambas víctimas intentaron correrse al momento en que iban a ser asesinados por sus verdugos les dieron alcance y los acribillaron con disparos en la cabeza, brazos y piernas, según las fuentes policiales.

La estudiante vivía en una residencial ubicada al norte de San Salvador y Crespín en una colonia del municipio de Mejicanos. No se sabe qué tipo de relación era la que tenían las dos víctimas.

Doble en Ciudad Futura

Ciudad Delgado

A  las 11:00 de la mañana del miércoles 27 de marzo, vecinos de la colonia Rivera, ubicada en el kilómetro 11 de la carretera Troncal del Norte, informaron sobre el hallazgo de un cadáver de una niña uniformada.

Boca abajo y vestida con una blusa blanca, falda y calcetas azules el cuerpo de la menor, que por falta de documentos no fue identificada, fue arrojada desde un pick up en marcha.

La inspección ocular señaló que la niña habría sido estrangulada y cuando fue lanzada a la calle polvosa, que conduce a Apopa, no tenía zapatos y su falda estaba un poco subida de sus piernas.

La noticia generó confusión, ya que se creía que la menor era la estudiante del Centro Escolar Juana López que se ha reportado como desaparecida desde el pasado jueves.

Incluso, familiares de la desaparecida llegaron al lugar, pero al ver que la menor no era su ser querido se retiraron. La joven fue retirada de la zona por las autoridades sin ser identificada.

El crimen envuelve un misterio y hay una sarta de preguntas en el aire. Hasta las 6:30 de la tarde del miércoles, la identidad de la menor asesinada no había sido revelada y no se conocía a que centro educativo pertenecía.

Estudiante Delgado

Comentarios