• Diario Digital | lunes, 04 de marzo de 2024
  • Actualizado 00:48

Sucesos - En lugar de ir a prisión

Cajera de Sersaprosa pagará con trabajo de utilidad el robo de más de $24,000

El juez consideró que la mujer podría conseguir un empleo para -poco a poco- ir saldando la deuda con Sersaprosa; aunque dejó abierta la posibilidad a un juicio ejecutivo.

Cajera de banco
Cajera de Sersaprosa pagará con trabajo de utilidad el robo de más de $24,000

Una empleada de la compañía Servicio Salvadoreño de Protección S.A. de C.V. (Sersaprosa) deberá pagar con tres años de trabajo de utilidad el robo que realizó a la institución valiéndose de sus funciones en dicha empresa de seguridad.

El juez del tribunal Cuarto de Sentencia estableció la culpabilidad de Wendy Carolina Escoto Alvarado quien se apropió de más de $24,000 de diferentes clientes, a quienes la compañía daba servicio de custodia del efectivo.

Durante su fallo el juzgador consideró que la excajera tendría que estar en libertad ya que esto le permitiría obtener un trabajo para poder retribuir a Sersaprosa la cantidad de dinero que le fue defraudada.

En julio de 2015, Escoto Alvarado fue nombrada como coordinadora de la sección de cuadratura y liquidaciones de la compañía, un cargo de confianza en el que sería la responsable de manejar el efectivo de la empresa.

La función principal de la empleada era girar remesas a las empresas a su cargo, luego de que los encargados de la bodega le entregaran el dinero en efectivo y un informe en el que se detallaba las cantidades a depositar a través de cuentas bancarias.

Desde que asumió el puesto, la mujer comenzó a tomar dinero efectivo para su uso personal, creyendo que por tratarse de varias cuentas nadie lo iba a notar. Durante 10 meses la empleada logró evitar que sus clientes presentaran quejas debido a cuando estos le preguntaban por la liquidación pendiente, inmediatamente abonaba dinero de la cuenta de otra empresa para que la situación no fuera percibida. Pero el faltante de caja poco a poco iba creciendo.

Ante los ojos de sus jefes, Escoto Alvarado seguía siendo la empleada ejemplar que con esfuerzo había llegado a ese puesto, hasta que uno de los clientes de Sersaprosa se quejó de la tardanza que tenían en esta empresa para entregarle su dinero.

Esta queja advirtió al departamento de auditoría interna de la empresa que ordenó realizar un arqueo a la caja que manejaba la empleada, encontrando un faltante de dos dólares. Sin embargo, lo que realmente preocupó al departamento de auditoría fue el hecho que no se tenían recibos de las remesas realizadas desde que Escoto Alvarado asumió el cargo.

Al contrastar los informes de la bodega se estableció un faltante de $20,890, pero este solo fue un informe correspondiente al servicio brindado a 12 empresas durante el mes de marzo de 2016. En ese momento se decidió denunciarla ante la justicia por el delito de robo.

Posterior a la acusación se realizó un peritaje para determinar el faltante real que se tenía en la empresa producto del mal manejo que la empleada dio al dinero que se le confiaba, reflejando la cantidad de $24,229.01.

El peritaje señala que Escoto Alvarado sacó a diario durante 10 meses pequeñas cantidades de dinero que -en promedio- serían cerca de $80, los cuales eran desviados cada día de jornada laboral.

El juez a cargo del caso dejó abierta la posibilidad a la empresa ofendida para que inicie un juicio ejecutivo y se defina la forma en la que la mujer tendrá que retribuir lo robado.

Comentarios