• Diario Digital | miércoles, 01 de febrero de 2023
  • Actualizado 10:39

Sucesos - Una vez en Guatemala y otra en México

Coyote dejó varada dos veces a una mujer en ruta a EE.UU.

El juez condenó al coyote y su cómplice a tres años de prisión. 

hombre-arrestado
Además tuvo que darle una indemnización a la víctima por $6,500.
Coyote dejó varada dos veces a una mujer en ruta a EE.UU.

Un coyote y su esposa fueron condenados a tres años de cárcel luego de haber dejado a una mujer a la deriva, dos veces, en el trayecto desde El Salvador hacia la frontera con Estados Unidos.

Debido a que los acusados confesaron su delito, el juez del Tribunal Cuarto de Sentencia les sustituyó la pena de prisión por horas de trabajo público.

En el proceso judicial, se reveló que los hechos ocurrieron en el junio de 2013, cuando la mamá de la víctima, Bertha Q. contactó por teléfono al coyote, Martín F., un ingeniero de 44 años de edad, quien desde hacía varios años se dedicaba al tráfico ilegal de personas.

Ana, la hija de Bertha Q., recientemente se había quedado sin trabajo y sin esposo, por lo que ambas decidieron que el mejor camino era irse para Estados Unidos. Contactaron a Martín F., quien ya había llevado a un familiar cercano hacía el país del norte.

Según la víctima, pactaron pagarle $7,700 en dos partes aunque el demandado aseguró que solo fueron $6,500 y acordaron que la transacción se haría a la cuenta de la esposa de él, Yesenia G., una profesora de educación especial.

El primer depósito lo hicieron por $3,000 para emprender el viaje el 26 de junio de 2013 desde San Salvador. 

Martín F. llevó a Ana hacia Santa Ana y posteriormente a Guatemala; sin embargo, según dijo la madre de la víctima, el coyote dejó varada a su hija en el vecino país y se enteró de ello porque Ana le llamó llorando y asegurando tener tres días de estar sola en ese lugar.

Posteriormente, Martín F. le pidió a la madre de Ana más dinero para continuar con el viaje, por lo que le enviaron $1,200 y retomaron el camino hacia México. Ahí, logró llevarla hasta Monterrey, Nuevo León, donde volvió a abandonarla.

La mamá de Ana refiere que su hija volvió a llamarle para contarle que Martín F. había desparecido y el coyote que iba a trasladarla por la frontera hasta llegar a Estados Unidos había dicho que no había recibido dinero para terminar el viaje.

Martín F. argumentó que el acuerdo consistía en llevarla hasta Monterrey, pues es hasta donde él conocía. Posteriormente, Ana tendría que pasar la frontera con otro coyote con el que ella ya tenía un enlace.

Sin embargo, Ana no pudo pasar la frontera como se había pactado. Su madre explica que a su hija una familia de la zona le dio posada por dos meses en los que se dedicó a vender tacos para poder sobrevivir en Monterrey o al menos mientras la familia recogía el dinero para poderla enviar a Estados Unidos.

Bertha Q. estima que en total gastaron alrededor de $16,000 por todos los gastos extras en los que tuvieron que incursionar. Sin embargo, dijo estar satisfecha con que al menos le regresaran los $6,500 que mandó a la esposa de Martín F.

Finalmente, el juez debido a que la pareja confesó sus delitos y a que la madre de Ana fue la que contactó a estas personas para que les diera el servicio les dio a la pareja tres años de cárcel por el delito de tráfico ilegal de personas. No obstante, les sustituyó la pena por horas de trabajo a la comunidad.

Comentarios