• Diario Digital | domingo, 05 de febrero de 2023
  • Actualizado 12:40

Sucesos - Pese a amenazas de Donald Trump

"Coyote": Ninguna muralla va evitar que los salvadoreños entren ilegales a Estados Unidos en 2017

No existe muralla que detenga a los salvadoreños en su intento por entrar a Estados Unidos en busca de nuevas oportunidades, opina un coyote que accedió hablar con El Salvador TIMES.

mojados
"Coyote": Ninguna muralla va evitar que los salvadoreños entren ilegales a Estados Unidos en 2017

Los anuncios realizados por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, no han surgido efecto en los salvadoreños, así lo estima un “coyote” quien asegura que la muralla anunciada no podrá detener la migración de compatriotas en busca de nuevas oportunidades.

“El chacal” es el alias con el que se identifica este traficante de personas quien el fin de semana salió con un grupo de 30 personas rumbo a Estados Unidos, destino al que asegura llegará en no más de 30 días.

“Lo de Trump es una nueva paja para evitar que la gente se arriesgue a irse mojada; como ya vieron que a los centroamericanos y mexicanos nos valen las campañas de conciencia ahora optan por meter miedo”, aseguró este hombre quien se gana la vida pasando centroamericanos hacia la tierra del “Tío Sam”.

De los casi 50 años que tiene de vida “El chacal” ha dedicado 25 a viajar llevando gente de manera ilegal, que en la actualidad le pagan $10,000 para hacer realidad “su sueño americano”.

“Trabajo de este tipo siempre va a haber, la gente a la que uno lleva es la misma que lo vuelve a buscar para que sus familiares también logren llegar allá”, remarca con seguridad este hombre quien dice estar sentenciado por las autoridades estadounidenses. “La próxima vez que me agarren me van a condenar hasta por 30 años”, dice resignado.

“La situación que se vive en el país desde que terminó la guerra, ha provocado que los salvadoreños nos mentalicemos que en Estados Unidos hay una mejor vida, aunque no siempre es así”, agregó.

Respecto a la seguridad que hay en el viaje “El chacal” aceptó que se corren riesgos, pero con una sonrisa irónica, manifestó “el salvadoreño del siglo 21 nace con el gen para irse mojado a Estados Unidos, parte de su forma de vivir es esa”, catalogó.

Este guía de ilegales también recuerda que ha conocido casos de “mojados” que se han regresado de territorio estadounidense al no encontrar oportunidades y extrañar a sus familiares.

“Hay gente que opta por regresarse al país porque no encuentra la forma de ganarse la vida por allá, porque aquí uno aunque sea para comer huevos con frijoles tiene, pero allá si no trabaja –y como burro- no come”, señaló.

La travesía con “El chacal”

A diario cientos de salvadoreños alistan sus maletas para viajar de forma ilegal a los Estados Unidos. El punto de partida es la Terminal de Occidente, de la que salen como turistas que planean pasear o visitar familiares en Guatemala.

El paso para Guatemala se realiza mediante el Documento Único de Identidad (DUI), o el pasaporte si son menores de edad, la comodidad para los viajeros llega hasta la zona de Guatemala conocida como Tecún Umán.

El río Suchiate es el primer punto a burlar por los migrantes, quienes pese al paso libre que se tiene en la zona tienen que burlar a los militares guatemaltecos y mexicanos para continuar con su travesía.

Estando en México los camiones llevan al grupo de personas hasta Ciudad del Carmen en Campeche, Yucatán, para tomar un vuelo que hace escala en México DF para llegar hasta el estado de Monterrey. Todo esto se hace con los “mojados” vestidos de gala para despistar a las autoridades.

En tierras regiomontanas el viaje comienza a hacerse por tramos en pequeños microbuses y a pie, esto con la orientación de oficiales de migración comprados que llevan a los ilegales hasta el Río Bravo.

Cruzada la frontera natural entre México y Estados Unidos se debe de caminar un aproximado de tres horas hasta llegar a Brownsville, ciudad en la que un camión espera a los grupos para trasladarlos a Houston, Texas, revela.

Es en Houston donde los migrantes son recibidos por un grupo de personas contratadas por los “coyotes” para que proporcionen ropa limpia a los viajeros, quienes a cambio entregan la vestimenta que portan.

Estando en Texas se coordina la entrega con los familiares de cada una de las personas que en ese momento deben la mitad del viaje y que no serán entregadas si no se completa la tarifa pactada en el país.

El gobierno estadounidense hace esfuerzos constantes para que los centroamericanos no vean como su principal opción de vida emigrar hacia este país, pero los esfuerzos siguen siendo en vano ya que a diario son cientos las personas de esta región que deciden cruzar la frontera.

Comentarios