• Diario Digital | miércoles, 29 de mayo de 2024
  • Actualizado 15:00

Sucesos - Cifras distintas a lo declarado por de Director PNC

Un 22% de los asesinados en el país son pandilleros declarados. Los demás ¿asesinados por pandilleros?

Desde el sábado 23 hasta el viernes 29 de septiembre, la cifras de personas asesinadas es de 197, de los cuales solo 43 eran pandilleros.

Homicidio en Tepecoyo
Escena de homicidio
Un 22% de los asesinados en el país son pandilleros declarados. Los demás ¿asesinados por pandilleros?

Solo el 22 por ciento de los asesinados en El Salvador en los últimos días son miembros de pandillas, de acuerdo con las cifras de la Policía Nacional Civil que —incluso— llegan a contradecir lo que su director dijo sobre el aumento de la criminalidad.

Como matiz, aunque el número de pandilleros muertos ronde ese bajo porcentaje, muchas de las otras víctimas podrían haber sido asesinadas por miembros de maras, de acuerdo a las mismas versiones preliminares de la Policía.

Esto implicaría que las pandillas están presentes en la gran mayoría de crímenes y aunque no necesariamente eliminando a pandilleros rivales, sí ejecutando a civiles inocentes.

Las estadísticas que brinda diariamente la Policía Nacional Civil (PNC) varían sobre las declaraciones realizadas hace una semana por el director de la institución, Howard Cotto, quien en una conferencia de prensa montada como respuesta ante el alza en homicidios dijo que la mayoría de las víctimas de crímenes son pandilleros y colaboradores.

“A través de inteligencia se ha detectado una fuerte disputa entre los grupos de pandillas. Hay una clara fractura entre la MS-13 y MS 503”, expuso Cotto el sábado 23 de septiembre en el cuartel central de la PNC.

En esa ocasión, dijo que ambas facciones mantiene una “lucha sangrienta” que ha originado que la MS le declare la guerra a la 503, ordenando el asesinato de sus miembros, una orden que se extiende a familiares, colaboradores y, sobre todo, a pandilleros que se encargan de cobrar la extorsión.

Sin embargo, el reporte diario de homicidios que publica en redes sociales la PNC indica otra cosa.

Tomando como referencia las estadísticas de homicidios desde el sábado 23 hasta el viernes 29 de septiembre, la cifras de asesinatos son de 197, de los cuales solo 43 fueron catalogados como pandilleros. Bajo esa lógica, 154 serían civiles o, al menos, personas que no están fichadas como parte de esos grupos criminales.

Según el reporte diario emitido por la PNC, las estadísticas de crímenes en esos días fueron las siguientes:

Sábado 23: 40 homicidios; de ellos, 23 pandilleros.

Domingo 24: 16 homicidios; de ellos, 4 mareros.

Lunes 25: 31 homicidios; de ellos, 5 criminales.

Martes 26; 23 homicidios; de ellos, 4 pandilleros.

Miércoles 27: 34 homicidios; de ellos, 2 mareros.

Jueves 28: 21 homicidios; de ellos, 3 criminales.

Viernes 29: 32 homicidios; de ellos, 2 pandilleros.

Hace una semana, Cotto dijo que muchas de las víctimas son personas mayores, cuyas características no concuerdan con los perfiles de antisociales, y aunque no están fichados, dijo que las investigaciones han comenzado a relacionarlos como parte de alguna estructura criminal.

Uno de los problemas de esta segmentación radica en el hecho que los parámetros para definir si una persona es colaboradora de pandillas pueden ser subjetivos.

Según las investigaciones impacto de la Operación Jaque, y a raíz de la detención de los principales cabecillas y desarticulación de sus estructuras, se produjeron enconadas divisiones en la MS por el liderazgo y fuertes disputas por la manera como se administraban los recursos que este grupo manejaba.

En tal sentido, Cotto justificó que por la lucha de controlar los territorios se ha comenzado ese pleito interno para determinar nuevos liderazgos dentro de la estructura.

Mientras tanto, en siete días, más de 200 salvadoreños fueron asesinados y sus muertes, en muchos casos, no tendrán respuesta.

Comentarios