• Diario Digital | viernes, 30 de septiembre de 2022
  • Actualizado 12:44

Sucesos - Ante Fiscalía

Médico denuncia por $50,000 a Clínicas Candray por mala praxis en una cirugía de cataratas

Mario Alfredo Hernández Gavidia señaló que durante una operación que le practicaron en el año 2015 le dejaron una lesión que le ha causado la pérdida paulatina de la vista.

Doctor iml
Médico denuncia por $50,000 a Clínicas Candray por mala praxis en una cirugía de cataratas

El exdirector del Instituto de Medicina Legal, Mario Alfredo Hernández Gavidia, denunció ante la Fiscalía General de la República (FGR) a Clínicas Candray por mala praxis, esto debido a una lesión que tiene en los ojos a consecuencia de una cirugía que le practicaron en el lugar.

La denuncia es contra la sociedad médica y no contra el representante de la misma. 

Según Hernández, el director de la sociedad en mención le diagnosticó cataratas en ambos ojos y por ello le recomendó que se realizara una ocultación, esto es una cirugía para remover la parte afectada.

“Él fue mi compañero (el doctor Alcides Napoleón Candray) y me convenció para que me operara, eso fue hace dos años. Yo desde que salí de la operación ya sabía que me habían lesionado el ojo; así como un abogado no puede engañar a otro abogado, un médico no puede engañar a otro médico”, dijo el denunciante.

De acuerdo al ofendido después de esa operación presentó problemas en el ojo izquierdo debido a que ha presentado desgarres y la pérdida de la vista de manera paulatina. También padeció fuertes dolores, lo que llevaron a Hernández a consultar lo que ocurría en cuatro ocasiones y fue así como un retinólogo -especialista en la retina- le advirtió que tenía una lesión en el ojo.

Un mes después de la intervención, el especialista en retinas le dijo que tenía tres lesiones en el ojo izquierdo y que necesitaba una nueva operación de urgencia, pero para ese entonces ya tenía una lesión irreversible, según el denunciante.

Ambas operaciones fueron hechas en la misma clínica y a pesar de ello, Hernández resiente que ni el director de la clínica ni su hijo le hicieran alguna llamada telefónica para saber como había evolucionado.

Para el ofendido lo que ocurrió es una negligencia y una imprudencia que le ha costado su vista, es por ello que pide $50,000 para resarcir los daños.

Aclaración

Comentarios