• Diario Digital | miércoles, 10 de agosto de 2022
  • Actualizado 13:54

Sucesos - Está prófugo

Exfiscal creó pruebas para encubrir a su hijo acusado de robar carros

Un exfiscal ideó un plan para despistar a sus colegas que andaban tras los pasos de su hijo, quien es procesado por pertenecer a una banda de robacarros que operaba en diferentes puntos de San Salvador.

Orsini
Orsini Flores durante la vista pública realizada la semana pasada en tribunales de San Salvador (Foto: Departamendo de Prensa, centro Judicial Isidro Menéndez).
Exfiscal creó pruebas para encubrir a su hijo acusado de robar carros

Un exfiscal de la unidad de Medio Ambiente de la Fiscalía General de la República (FGR), es procesado judicialmente por supuestamente haber creado pruebas para librar de culpas a su hijo quien es señalado de pertenecer a una banda de robacarros.

Según el expediente judiciall, en 2013 -y mientras formaba parte del equipo de fiscales- Larry Oviedo Flores trató de despistar a colegas suyos que investigaban a su hijo, Christopher Orsini Flores, señalado como miembro de la banda de robacarros denominada “Los cazadores”.

En un primer momento el exfiscal fue vinculado a dicha estructura criminal, pero al no presentarse pruebas concretas en su contra fue sobreseído por el juez a cargo del proceso abierto por el robo de más de 65 carros de lujo.

Pero su hijo aún era perseguido por la justicia y pesaba una orden de captura que para mediados de 2013 agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), intentaron hacer efectiva.

Según el relato de los agentes a cargo de la operación, para esos días Orsini Flores era miembro del equipo de protocolo del movimiento UNIDAD, que lideraba el expresidente Antonio Saca para buscar regresar a la presidencia.

Este trabajo lo mantenía movilizándose en diferentes sedes de la unión política de derecha, a la que se dice llegaba en un vehículo con reporte activo de robo, marca Honda.

Al percatarse de la presencia policial, Orsini Flores -también excandidato a diputado por GANA- inició una serie de maniobras para tratar de despistar a sus perseguidores durante su recorrido hasta las instalaciones de canal 12, donde trabajaba su pareja sentimental.

Ya junto a su novia y al detectar nuevamente una patrulla detrás de sus pasos, Orsini logró despistar por un momento a los agentes y decidió ir a dejar el carro que conducía en el parqueo del exhotel Princess ubicado en la zona Rosa de San Salvador.

El tiempo de despiste permitió a Orsini y su pareja salir de dicho parqueo y abordar un taxi que los esperaba cerca. Los movimientos del robacarros fueron captados por las cámaras de seguridad en las que también se ve como este retira documentos del vehículo.

Los agentes lograron ubicar el vehículo que circulaba con placas de madera falsas y al revisarlo encontraron documentos a nombre de Orsini Flores y su pareja, con quien aparentemente estaba próximo a contraer matrimonio

El exfiscal Ovidio Flores fue alertado de esta situación por su hijo y comenzó a crear una serie de pruebas para hacer creer a las autoridades que los documentos habían sido robados.

Hasta finales de 2014 la versión de los Flores fue tomada en cuenta por los investigadores quienes, tras obtener una serie de pruebas testimoniales, descubrieron el fraude procesal que el exfiscal había creado, ordenando su detención junto a la de otras 56 personas.

El hijo del exfiscal fue recapturado en abril del presente año para esperar el juicio realizado la semana pasada y del que se conocerá la resolución en los próximos días.

En un primer momento, al representante del ministerio público se le involucró de forma directa con la estructura a la que pertenecía su hijo, pero las investigaciones realizadas determinaron que no existía un vínculo directo con el robo de carros.

Fiscales involucrados en el caso detallaron que Ovidio Flores se valió de “conectes” para conseguir que el juez a cargo del caso le otorgara medidas sustitutivas a la detención y el pago de una fianza de $10,000.

Una vez en libertad, el exfiscal optó por huir del país y su proceso se lleva a cabo como reo ausente en un juzgado especializado de San Salvador.

Comentarios