• Diario Digital | lunes, 23 de mayo de 2022
  • Actualizado 21:29

Sucesos - Condenadas a 7 años de prisión

“Jamás me hubiera imaginado que mi hermana me iba a llevar a recoger una extorsión”

Dos hermanas fueron condenadas por el delito de extorsión. Una de ella debía recoger la remesa, la otra solo la acompañó, pero ambas fueron capturadas.

Mujeres arrestadas
Foto referencia
“Jamás me hubiera imaginado que mi hermana me iba a llevar a recoger una extorsión”

Dos hermanas llegaron a Metrocentro la tarde del 19 de enero 2016. La mayor, Cindy Quijano, le había pedido a su hermana Diana López que la acompañara a ver a una abogada que le entregaría algo.

Al llegar, Cindy recibió un paquete y de inmediato unos policías se acercaron y las arrestaron por el delito de extorsión.

Diana, quien llevaba a su hijo de 10 meses en brazos, no entendía qué estaba pasando. Las llevaron a un carro patrulla, donde estuvieron por varias horas en lo que se hacían las diligencias.

A su hermana, la estaban acusando de haber recibido el dinero de una extorsión, pues su expareja estaba extorsionando a una comerciante con $3,000 y las mujeres debían recogerlos. El sujeto es miembro activo de pandillas y desde el Centro Penal de Gotera le había exigido a Cindy que fuera por el dinero. Ella, en un primer momento no quiso, pero la amenazó, dijo.

Cindy y el pandillero habían sido pareja mucho tiempo atrás, pero una vez Sergio Calderón fue condenado a 35 años por dos homicidios, la relación se deterioró. Con el tiempo, Cindy se buscó otra pareja con la que incluso procreó hijos y Sergio quedó en el olvido.

Sin embargo, la ex pareja nunca la dejó en paz. Le exigía que lo visitara en el penal, que le contestara las llamadas, que aún quería tener una relación y aunque ella asegura que ya no quería más nada con él, ese día decidió hacerle caso.

Diana manifestó que desconocía toda esta historia y mientras esperaba en el carro patrulla con su hijo en brazos, solo se imaginaba lo peor. Tenía más preguntas que respuestas. “Jamás hubiera imaginado que mi hermana me iba a llevar a recoger una extorsión”, lamentó.

La palabra de una policía terminó condenándolas

La mañana de ese 19 de enero, Diana había asistido a la primera reunión del año escolar de su hijo mayor en el Centro Escolar Urbanización Las Margaritas. Luego de eso, debía ir a Plaza Mundo a pagar el recibo de la luz y a recoger un fotocalendario que había mandado a hacer de su hijo recién nacido.

Luego de hacer todas las diligencias, su hermana le pidió un favor: que la acompañara a Metrocentro. Ella aceptó. Se fueron en taxi hacia el lugar y estando ya en la zona su hermana recibió el paquete, en el que se supone venían $3,000 sin imaginar que todo había sido una entrega controlada de la policía.

“Haberla acompañado fue un error, pero es mi hermana, no iba a desconfiar de ella”, confesó Diana en medio del juicio que se llevó a cabo en contra de ambas.

Sin embargo, fue la palabra de la agente de la Policía que entregó el dinero, la que terminó de hundir a las hermanas. “A mí, me dijeron por teléfono que venían dos jainas a traer el dinero”, dijo en la vista pública, término con el que se le cataloga a las mujeres de los pandilleros.

Además, fue la misma Diana la que –según la agente- le exigió de manera violenta el dinero y que una llamada de Sergio a su excuñada terminó confirmando, a criterio del juez, su participación en ilícito.

Eso bastó para botar toda la confesión de las acusadas por lo que el Tribunal Sexto de Sentencia de San Salvador las encontró culpables del delito de extorsión y las condenó fue a siete años de prisión.

ENTÉRESE DE OTRAS NOTICIAS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

Comentarios