• Diario Digital | sábado, 24 de agosto de 2019
  • Actualizado 13:57

Sucesos - ATAQUES A POLICÍAS

José Romero, un policía agresivo con los delincuentes que cuando se trataba de "topar" no retrocedía

"Era un compañero disciplinado, polivalente ―se llevaba bien con todos y su cualidad era que no andaba hablando de sus compañeros (...) — me decía que media vez haya trabajo, hay que darle jefe", sostuvo un subinspector.

El agente Romero Arias siempre estaba dispuesto a servir a la sociedad. Foto cortesía de la PNC.
El agente Romero Arias siempre estaba dispuesto a servir a la sociedad. Foto cortesía de la PNC.
José Romero, un policía agresivo con los delincuentes que cuando se trataba de "topar" no retrocedía

José Dolores Romero Arias, de 45 años de edad, era un policía agresivo con los delincuentes porque le gustaba trabajar, además era decidido y cuando se trataba de "topar" lo hacía y no retrocedía.

Esas palabras son de su exjefe, bajo cuyo cargo estuvo los seis meses que permaneció destacado en San Sebastián Salitrillo, Santa Ana.

Romero Arias sirvió a la PNC por 23 años y estaba casado, tenía cuatro hijos y durante algún tiempo fue cristiano.

El agente estuvo destacado en Metapán y después fue enviado a San Sebastián Salitrilo.

“Era un compañero disciplinado, polivalente, se llevaba bien con todos y su cualidad era de que no andaba hablando de sus compañeros (...)  tenía un espíritu de servicio; me decía que ‘media vez haya trabajo, hay que darle jefe’”, sostuvo un subinspector policial.

Narró que en ocasiones, cuando él salía del puesto policial dejaba Romero Arias como encargado y se desempeñaba bien. “Cuando necesite algo, aunque esté cansado estoy a su orden. No me gusta andar rumorando”, le decía el agente Romero.

El jefe policial comenta que no sabía mucho de su vida personal y no se entrometía, pero que en alguna oportunidad le expresó que dejaría de trabajar allí hasta que se jubilara.

El día que lo mataron

Romero recibió una llamada de emergencia el domingo 9 de junio en el puesto policial y junto con otro agente fueron en un carropatrulla a verificarla en el cantón El Cuje, en Chalchuapa, Santa Ana. Al llegar al lugar fueron emboscados a balazos por grupos delincuenciales.

El vehículo en que se conducían iba en marcha cuando fueron atacados con armas largas. El agente Romero falleció en el lugar y su otro compañero fue llevado gravemente a un hospital donde se encuentra grave.

La patrulla tenía 18 balazos de fusil AK-47. Después del ataque se realizó un operativo en donde se detuvo a nueve sospechosos, además, se incautaron dos vehículos.

La Policía cree que el ataque fue planificado y que quienes lo ejecutaron son personas que conocen de técnicas y tácticas de intervención.

El subinspector hizo un llamado al Presidente de la República, Nayib Bukele, para que asigne más personal en los puestos policiales, porque son pocos los que están destacados actualmente.

Comentarios