• Diario Digital | lunes, 27 de junio de 2022
  • Actualizado 10:49

Sucesos - Audiencia a realizarse el viernes

Muerte de hombre que recibió brutal paliza por pastores evangélicos quedará impune por falta de prueba de ADN

El hombre murió luego de la golpiza que le propinaron su esposa e hijastro, ambos pastores de una iglesia en San Salvador.

luminol
Muerte de hombre que recibió brutal paliza por pastores evangélicos quedará impune por falta de prueba de ADN

La muerte de Francisco Enrique Orellana Gamero a manos de su esposa e hijastro quedará en la impunidad debido a un mal procedimiento del Instituto de Medicina Legal (IML), que no proporcionó los resultados de un examen de ADN, vital para el juicio a realizarse el próximo viernes.

Una fuente judicial detalló que la muestra de ADN es la principal prueba que se tiene para demostrar que Mario Alfredo Gómez vapuleó a su padrastro luego de encontrarlo discutiendo con Norma Iris Platero de Orellana, su madre, en una casa de la colonia Escalón de San Salvador.

El juez a cargo del caso ordenó realizar el comparativo del ADN de Orellana Gamero con la sangre encontrada en la casa que compartía con Platero, ya que al momento de la denuncia -interpuesta por el médico que atendió a la víctima- no se encontraron rastros de sangre, debido a que la mujer limpió las evidencias de la golpiza que su hijo propinó a su pareja.

Elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) realizaron la prueba de luminol, la cual consiste en derramar líquido en las zonas a inspeccionar para que en la oscuridad se reflejen los rastros de sangre y así poder aclarar lo sucedido. De esta forma fue que se obtuvo una muestra de sangre en una alfombra de la casa y que fue entregada al IML.

Al consultar en Medicina Legal por este caso se explicó que no se tiene certeza de los motivos por los cuales no se ha entregado el resultado de la prueba de ADN, aunque se advirtió que podría ser por el costo que tiene un comparativo de este tipo.

Por limpiar la escena del homicidio Platero de Orellana también es acusada de fraude procesal; actualmente la dirigente de la iglesia se encuentra en libertad condicional a la espera de que se realice la vista pública en el juzgado Cuarto de Sentencia de San Salvador. 

Luego de seis meses de permanecer en estado vegetativo sin poder comer, hablar, caminar, ir al baño o reconocer a sus hijos, Orellana Gamero murió el 26 de mayo del presente año debido a un coágulo sanguíneo en el cerebro que lo mantuvo en estado de coma desde octubre de 2015.

Ante la muerte de Orellana la parte acusadora pidió el cambio de tipificación de delito para que madre e hijo -ambos pastores de una iglesia evangélica- fueran procesados por homicidio agravado, delito por el que podrían pasar hasta 60 años en prisión.

De acuerdo a la fuente que sigue de cerca el caso, al no tener las pruebas completas el ministerio público podría solicitar una reprogramación del juicio, aunque esto queda en incertidumbre ya que el juez también escuchará los alegatos de la defensa y podría optar por realizar el juicio sin la muestra de ADN, algo que provocaría que el caso lo perdiera la Fiscalía y la muerte de Orellana Gamero quedara impune.

Comentarios