• Diario Digital | martes, 16 de julio de 2024
  • Actualizado 00:00

Sucesos - Sin pistas

Familia de estudiante de la Universidad Don Bosco que tiene ocho meses desaparecida planea abandonar el país para proteger a su otra hija

La familia de la joven consideró que las instituciones que han tratado el caso denotan un Estado fallido y reclaman a los policías no tener vocación para ayudar a la población.

Joven de Universidad Don Bosco
Foto de  Mirella Astrid Orellana Durán, de 21 años, estudiante de la Universidad Don Bosco, desaparecida hace ocho meses.
Familia de estudiante de la Universidad Don Bosco que tiene ocho meses desaparecida planea abandonar el país para proteger a su otra hija

Ante la frustración de sobrepasar los ocho meses sin saber nada de la estudiante de la Universidad Don Bosco, la familia ha comenzado a tener como opción principal abandonar el país para proteger a su otra hija de lo que califican como un Estado fallido.

El padre de Mirella Astrid Orellana Durán, de 21 años, aseguró que no es fácil vivir sin tener noticias de su hija quien fue privada de libertad luego de salir con rumbo al centro comercial Plaza Mundo de Soyapango para supuestamente verse con su novio.

El hombre mantiene muy presente la humildad de su hija a quien además describe como alguien muy estudiosa y que no tenía problemas con nadie.

Al mismo tiempo, la desconfianza de su entorno ha comenzado a estar más presente en la familia Orellana quien también piensan en su otra hija que actualmente cursa el primer año de bachillerato. 

"Ha pasado por mi mente irme a otro país, ya que acá cada día es peor y no se ve por donde se puede ir mejorando. Por seguridad y para proteger a mi hija me iría con ella y la madre", aseguró el afectado.

La hermana de la universitaria ha confesado a sus progenitores que siente miedo por lo sucedido con Mirella, al mismo tiempo cuestiona la poca información que se tiene del caso.

"Estamos frente a un Estado Fallido​"

Hasta la fecha, la hipótesis no definida que tienen los fiscales a cargo del caso apunta a pandilleros que habrían privado de libertad a la adolescente. 

La hermana de la joven señaló que cuando ambas se quedaban solas en casa Mirella hablaba por horas con una persona de la cual no se tienen pistas.

Sin embargo, el progenitor no acepta la teoría de los pandilleros ya que sostiene que ellos nunca han tenido relación con personas de estas estructuras criminales.

Al externar su inconformidad sobre la investigación realizada por la fiscal del caso, la representante del ministerio público le señaló al hombre que como alternativa tenía el cambio de fiscal.

"Estamos frente a un Estado Fallido, A los policías no les nace por vocación ayudar a a la gente a investigar los casos, ven su trabajo como una fuente de empleo para sobrevivir en el país", acusó.

Mantienen la fe

Pese al tiempo transcurrido, la familia Orellana mantiene su fe intacta especialmente la madre de la joven quien frecuentemente insiste en tener un presentimiento muy latente que su hija está con vida.

Incluso, la progenitora ha detallado varios sueños que ha tenido en los que ve a su hija regresar a la casa y quedársele viendo fijamente. 

La angustiada mujer se hizo presente hace dos semanas a la Unidad Especializada en Delitos contra La Mujer de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) para solicitar que se le diera seguimiento al caso. 

Comentarios