• Diario Digital | domingo, 25 de febrero de 2024
  • Actualizado 16:58

Sucesos - Crimen ocurrió en agosto de 2015

Pandilleros matan a un deportado y son condenados a 15 años

La víctima tenía poco tiempo de haber sido deportado de Estados Unidos, cuando dos sujetos sin mediar palabra le dispararon cuando salió a comprar a la tienda de la zona donde vivía.

condenado
Imagen referencia
Pandilleros matan a un deportado y son condenados a 15 años

A Paris Alejandro Samper Soriano, 24 años, lo mataron al medio día del 11 de agosto de 2015, cuando salió a comprar a la tienda de la zona donde vivía.

Sin mediar palabra, dos sujetos identificados como Zelín Abraham Urquilla Peralta y Gerson Vladimir Castellanos Ortega, ambos de 20 años de edad, se acercaron y le dispararon. El primero de ellos le asestó cinco balazos, el segundo otros cinco más.

El cuerpo de Samper quedó tirado frente a la tienda Gabriel, sobre la avenida Cuba y la calle Campos, de San Jacinto, en esta capital.

Para esta investigación, la Fiscalía General de la República (FGR) se ayudó de la versión del testigo con régimen de protección quien presenció todos los hechos, a quien se le impuso la clave “Saturno”.

Él cuenta que se disponía a abordar el bus cuando frente a la parada de buses de la ruta A, la 11 y la 22 vio como dos sujetos le dispararon a un hombre.

Luego, los vio huir de la escena y cuando se percató que la Policía patrullaba la zona, se acercó para contarles sobre lo que había visto. Minutos más tarde, lograron dar con los sujetos en los condominios Panamá de San Jacinto.

Los sujetos, se presume, son miembros de la Mara Salvatrucha y aunque la Fiscalía no pudo determinar el móvil del hecho, se sabe que Samper había sido deportado un tiempo atrás de su muerte.

Asimismo, se sabe que había sido procesado por robo agravado, pues se le acusaba de haber asaltado a un hombre que se conducía en su vehículo en la zona del Rancho Navarra.

Además, su excompañera de vida lo había acusado también por expresiones de violencia contra la mujer.

Su familia no quiso cooperar con el esclarecimiento de crimen. Sin embargo, se sabe que dejó al menos un hijo que le sobrevive.

El caso fue ventilado en el Tribunal Tercero de Sentencia de San Salvador, quien encontró culpables a los dos sujetos por el delito de homicidio simple. El juez, finalmente, les impuso una condena de 15 años de prisión a cada uno.

Comentarios