• Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 12:43

Sucesos - Audiencia programada para 10 días

Se instala audiencia en Caso Tregua, donde se espera la declaración de Mons. Fabio Colindres y Munguía Payés

Durante la audiencia desfilarán 22 testigos de cargo que presentará la Fiscalía y tres de descargo, entre los que están el general David Munguía Payés y el capellán de la Fuerza Armada, Fabio Colindres, entre otros.

Audiencia en Caso Tregua
Luego del cambio de sala, se instaló la audiencia la mañana de este lunes.
Se instala audiencia en Caso Tregua, donde se espera la declaración de Mons. Fabio Colindres y Munguía Payés

El Juzgado Especializado de Sentencia “A” inició este lunes el juicio en contra del ex director de Centros Penales (DGCP), Nelson Rauda Portillo, el mediador entre pandillas Raúl Mijango y otras 16 personas más por el caso conocido como “Tregua”, que se estima dure al menos 10 días por la abundante prueba que desfilará.

La Fiscalía presentará 22 testigos de cargo, mientras que la defensa iba a contar con cuatro testigos, entre los que estaban el ex alcalde de Ilopango, Salvador Ruano, quien falleció hace menos de diez días.

Entre los más destacados testigos de cargo están el ministro de Defensa, general David Munguía Payés; el capellán de la Fuerza Armada, Fabio Colindres, y el exdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), Francisco Salinas. Esto luego de que prescindieron de los testimonios del expresidente, Mauricio Funes y del vicepresidente Óscar Ortiz.

Por otro lado, el principal testigo de la Fiscalía General de la República (FGR) es Carlos Eduardo Burgos Nuila, mejor conocido con su alias “Nalo de Las Palmas”, uno de los cabecillas de la pandilla 18 del ala Revolucionarios, quien ha sido criteriado y a cambio de su colaboración tendrá beneficios en su condena.

Para la Fiscalía, este testigo es clave en la acusación que ha presentado en contra de 18 personas, que se presume fueron los ejecutores de la tregua entre las principales pandillas del país de 2012 a 2013,

Durante la época de la tregua, Burgos Nuila era uno de los cabecillas de la 18-R fuera de las cárceles. Presuntamente, era el líder que dominaba parte de la colonia Zacamil, en el sector de los 400, donde residía antes de ser encarcelado.

Debido a ese liderazgo desde las calles, fue uno de los operadores de la tregua que se encontraba en libertad e incluso portaba un carné que lo identificaba como “mediador del proceso de pacificación”.

Los implicados

A los acusados se les señalan los delitos de agrupaciones ilícitas, introducción de objetos prohibidos, incumplimiento de deberes, falsedad ideológica y actos arbitrarios.

Entre los imputados figuran Nelson Rauda, exdirector de la DGPC; Raúl Mijango, quien fungió como mediador entre los criminales; Sara Encarnación Hernández Orellana, Clara Maribel Linares de Escobar y Maricruz del Carmen Hernández de Pacheco, todas ellas miembros del consejo criminológico y Anilber Rodríguez Villeda, inspector general de penales.

Asimismo, se encuentran varios exdirectores de algunos centros penitenciarios como: Miguel Ángel Hernández, exdirector de Ciudad Barrios; Rigoberto Palacios Carrillo, exdirector de Quezaltepeque; Juan José Zepeda Mejía, exdirector de Cojutepeque y José Adrián Abarca Molina, exdirector de Izalco.

También se encuentran varios miembros del equipo técnico del Penal de Máxima Seguridad de Zacatecoluca, mejor conocido como “Zacatraz” y algunos elementos policiales.

El caso surgió luego que se conociera que en marzo de 2012 los cabecillas de la Mara Salvatrucha y Barrio 18 pactaron con es auspicio y anuencia del Gobierno pactaron reducir el número de asesinatos cometidos en el país a cambio de obtener beneficios carcelarios como ir a penales de menor seguridad y poder tener aparatos electrónicos para comunicarse entre ellos y con otros que están en libertad.

La relevancia de este caso radica en que los beneficios que supuestamente recibieron los pandilleros en la cárcel provocó que los cabecillas de más alto rango retomarán el control de las clicas que operan en libertad y con ello aumentaron los delitos.

Aclaración

Comentarios