• Diario Digital | jueves, 18 de abril de 2024
  • Actualizado 13:26

Sucesos - heridas tardaron 18 días en sanar

Salvadoreño deportado de Estados Unidos fue brutalmente golpeado por tener tatuajes

Según la denuncia, al menos 20 supuestos pandilleros lo interceptaron y golpearon en las cercanías del Hospital Roma de esta capital.

golpeado por tatuajes
Fotografía de referencia. Tomada de internet
Salvadoreño deportado de Estados Unidos fue brutalmente golpeado por tener tatuajes

Un salvadoreño que fue deportado de Estados Unidos fue amenazado, golpeado y torturado con cigarrillos encendidos cuando acompañó a un amigo a San Salvador.

De acuerdo a la información, al menos cinco supuestos pandilleros fueron capturados por este hecho; sin embargo, dos de éstos dijeron haber sido detenidos injustamente y presentaron constancias laborales.

Francisco -nombre ficticio- vio frustrado el sueño americano al ser deportado al país. Durante los años que vivió en Estados Unidos, decidió tatuar su cuerpo, pero éstos se convirtieron en una cruz en El Salvado donde estuvo a punto de ser asesinado luego de ser interceptado por varios pandilleros en las cercanías de la comunidad Nueva Israel, de San Salvador, hasta donde había llegado, acompañando a un amigo a realizar diligencias personales.

El 13 de febrero de 2014, Francisco y su amigo tomaron un bus del transporte colectivo que los llevó hasta las cercanías del Hospital Roma, donde se bajaron sin imaginar que serían asediados por delincuentes que los tacharían de pertenecer a un grupo criminal contrario.

En el lugar, varios delincuentes los rodearon y golpearon. Uno de ellos, notó que Francisco tenía tatuajes, por lo que unos 20 sujetos lo tomaron de los pies y las manos, le taparon los ojos con la camisa que portaba y lo introdujeron en un pasaje de la comunidad Nueva Israel al tiempo que su amigo fue lanzado de un golpe a un costado de la calle de acuerdo a la Fiscalía General de la República (FGR).

Francisco fue introducido en una vivienda donde fue amarrado de pies y manos y golpeado con puños y piedras, según su denuncia. Además, le quemaban la espalda con cigarrillos, mientras de fondo una música estridente ahogaba los gritos de dolor de la víctima.

La suerte de Francisco pudo haber terminado en tragedia a no ser porque los delincuentes lo dejaron escapar cuando escucharon golpes en puertas aledañas. Los atacantes murmuraron entre si y permitieron que Francisco se pusiera de pie y terminara así su privación de libertad.

El relató fiscal detalla que la víctima se tambaleaba al caminar, cuando algunos policías lo encontraron deambulando. Agrega el expediente oficial que el amigo que escapó dio parte a las autoridades, lo que permitió que Francisco lograra salir de esa situación. 

Luego de ser examinado, el reporte médico indicó que las lesiones tardarían al menos 18 días en sanar.
A raíz de la denuncia, la PNC reportó la detención de al menos cinco supuesto pandilleros que habrían participado en el hecho y quienes fueron acusados del delito de privación de libertad y lesiones ante un juzgado capitalino.

Tres de estos fueron identificado como Juan S., Jorge M., y Manuel G., sin embargo dos de ellos dijeron en su defensa que el día de los hechos se encontraban en la zona trabajando y que su detención fue injusta. De hecho, el Ministerio de Salud (MINSAL) extendió constancias a favor de Jorge M., y Manuel G., en las que informaba que ambos se encontraban apoyando actividades de fumigación en dicha comunidad cuando sucedieron los hecho. La vista pública se realizará el 7 de abril de 2017.

Comentarios