• Diario Digital | viernes, 18 de junio de 2021
  • Actualizado 14:13

Sucesos - San Salvador

Conductor de Uber: “Si no hubiese ido escuchando alabanzas cristianas, los pandilleros me habrían robado y golpeado”

El conductor relató a El Salvador Times que unas personas le solicitaron los servicios, pero cuando llegó no las encontró y fue abordado por dos pandilleros.
Uber San Miguel
Imagen de referencia. Archivo EST.
Conductor de Uber: “Si no hubiese ido escuchando alabanzas cristianas, los pandilleros me habrían robado y golpeado”

Al conductor de Uber Oliver G. (nombre cambiado por seguridad) lo salvó de ser víctima de robo y golpeado por pandilleros el hecho ir escuchando alabanzas cristianas en su vehículo.

Según relató a El Salvador Times, él debía ir a recoger a unas personas que le habían solicitado sus servicios en la plataforma en una colonia de Ayutuxtepeque, pero no las encontró y fue abordado por dos pandilleros.

"Eran las 5:00 de la mañana de un domingo cuando debía ir a recoger a unas personas que me estarían esperando, sin embargo no estaban en el lugar", dijo a este medio.

"En lo que yo estaba parqueado, mi gran descuido y error fue tener las ventanas abiertas. Un bicho (pandillero) me agarró el timón y el otro se colocó de lado y me dijeron: Nos vas hacer un viaje ahorita".

Afirma que el no se esperaba que los dos sujetos jóvenes lo abordaran de esa manera.

"A nosotros nos vale. Mirá: te vieron bajar y tenés que subir con nosotros, sino no vas a subir", le aseguraron de manera amenazante.

"Mirá, la onda está asi: No te vamos hacer nada, sólo vamos ir a comprar droga a otra colonia".

"En el trayecto iba escuchando una radio cristiana y ambos me preguntaron si yo era cristiano y les respondí que sí, incluso los invité a que fuéramos a una iglesia", explicó el conductor de Uber.

Le pidieron disculpas

Aseguró que después de invitarlos a congregarse, los dos pandilleros le pidieron disculpas y se excusaron diciéndole que debían comprar droga. 

"Llégamos a un billar y ellos se bajaron y fueron a comprar la droga, hasta me trajeron una gaseosa y nos fuimos".

Al llegar cerca de la colonia donde lo abordaron, los dos jóvenes le cuestionaron ¿por qué no viajaba hasta abajo de colonia? por lo que les respondió que hasta ahí los podía dejar y así fue.

"Si no hubiese ido escuchando alabanzas y una predica cristiana, después me habrían robado y golpeado", aseguró Oliver.

Comentarios