• Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 11:46

Sucesos - Enfrenta un nuevo caso

Tony Saca, el mediático expresidente que ahora evade a la prensa

Tras nueve meses recluido, a Tony Saca se le vio más delgado pero con buena salud. Eso sí, el que fuera un presidente cercano a la prensa, ahora se mantiene alejado de ella.

Tony Saca, el mediático expresidente que ahora evade a la prensa

Entre 2004 y 2009, Elías Antonio Saca González fue un presidente cercano a la prensa, quizá más que ningún otro mandatario en El Salvador. Entre los periodistas era conocido porque incluso los saludaba por su nombre durante las conferencias de prensa.

Ahora, la situación ha cambiado. Saca se encuentra procesado en un caso de presunta corrupción y otro por supuestos sobornos. Ahora, Saca prefiere estar lejos de la prensa que busca insistentemente una toma o una palabra para conocer cualquier detalle de su situación actual.

Ayer, el exmandatario se presentó al Juzgado Noveno de Paz de San Salvador para la audiencia inicial por una acusación de cohecho activo (pago de sobornos a funcionarios) que habrían cometido a su nombre personas allegadas para obtener información privilegiada.

La audiencia comenzó solo con la presencia de los otros 16 implicados cuando la atención se centró en una puerta lateral de la sala por donde entró Saca. En ese momento, la jueza estaba interviniendo y no hubo tiempo más que para ver de reojo su ingreso.

Llegó escoltado por cuatro policías y sin esposas en las manos; el empresario radial lucía un aspecto más delgado pero saludable.

Contrario a lo que es usual con los reos, no vestía totalmente de blanco. Lucía una camiseta de ese color, pantalones negros de lona y zapatos negros, un atuendo lejos de lo que se puede estar acostumbrado de un político. 

En silencio, se sentó en el espacio reservado para los imputados, solo, y desde ahí se mantuvo con un semblante pensativo, con un vaso de cartón entre las manos y apenas gesticulando. De las sonrisas que en su gestión eran habituales no hubo nada.

En la fila en la que se sentó estuvo solo, únicamente en cortos lapsos lo acompañó su abogado, Mario Machado, quien lo representa en este caso. En la sala no había más personas cercanas a Saca, nadie de su familia ni otros abogados.

Una migraña lo excusó de la audiencia

Antonio Saca en el juzgado

Saca, el expresivo presentador deportivo y comunicativo presidente de El Salvador, apenas estuvo en a sala a penas una hora y media.

El exfuncionario hizo una primer intervención cuando la jueza le preguntó quien lo representaría y él nombró a Machado.

Posteriormente habló cuando se acercó a la juzgadora para exponer un problema de salud. En ese momento hubo tiempo para que los medios tomaran algunas imágenes de un Saca silencioso, pensativo.

Cuando recibió la autorización, se levantó junto a Machado y salieron por la misma puerta lateral rumbo a Medicina Legal, donde se le practicó un chequeo médico que determinó que el exfuncionario padece migraña, por lo que ya en horas de la tarde la jueza lo autorizó para ausentarse de la audiencia y que regresara al sector Nueve del penal de Mariona, donde está desde el 17 de enero pasado, justo hace siete meses.

El camino desde una fiesta hasta Mariona

Saca González fue capturado a el último fin de semana de octubre de 2016 mientras estaba en la fiesta de bodas de uno de sus hijos. El excandidato presidencial lucía un elegante atuendo acorde a la ocasión; físicamente, lucía una figura con algunas libras de más pero nada que lo hiciera ver diferente a como se le vio en su gestión presidencial.

Desde entonces estuvo recluido en las bartolinas de la División de Antinarcóticos de la Policía Nacional Civil (PNC) hasta que una madrugada de mediados de enero fue trasladado a un sector especial del penal de Mariona. Desde ese momento, el exmandatario apenas ha sido captado por las cámaras de los medios de comunicación en contadas ocasiones que ha acudido a los tribunales.

Es evidente que el expresidente ha bajado de peso desde la última vez que fue visto en público, pero su rostro no luce demacrado o con señales de cansancio; se podría decir que luce saludable.

Los abogados defensores han reiterado en diferentes ocasiones que Saca sufre algunos padecimientos de salud, aunque no han detallado cuales.

De momento, Saca, el que fuera el presidente que más se expuso a las cámaras en la historia reciente del país, volvió a su celda sin dar oportunidad a los periodistas de captar su salida y menos de obtener alguna declaración. Ahí completará el tratamiento ambulatorio contra la migraña que le recetaron los médicos de Medicina Legal, que además le prescribieron algunos somníferos y reposo absoluto.

Comentarios