• Diario Digital | domingo, 25 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:00

¿Cuál es la ruta?... (CARTA URGENTE de NAVIDAD)

Cuando se tortura, las causas justas se desfiguran, y los otrora justicieros se tornan en sátrapas y tiranos. Este axioma básico define la actual dictadura en Nicaragua…

¿Cuál es la ruta?... (CARTA URGENTE de NAVIDAD)

The Road Not Taken

Two roads diverged in a yellow wood,

And sorry I could not travel both

And be one traveler, long I stood

And looked down one as far as I could

To where it bent in the undergrowth;

Then took the other, as just as fair,

And having perhaps the better claim,

Because it was grassy and wanted wear;

Though as for that the passing there

Had worn them really about the same,

And both that morning equally lay

In leaves no step had trodden black.

Oh, I kept the first for another day!

Yet knowing how way leads on to way,

I doubted if I should ever come back.

I shall be telling this with a sigh

Somewhere ages and ages hence:

Two roads diverged in a wood, and I—

I took the one less traveled by,

And that has made all the difference.

(Robert Frost)

***

(Hugh Everett, Teoría de la funcion de onda universal)

Excelentísimo presidente de la República, Sr. Nayib Bukele.

Cc: sus excelencias: Ernesto Castro, presidente de la Asamblea Legislativa; Suecy Callejas, vicepresidenta de la Asamblea Legislativa; Christian Guevara, jefe de fracción de Nuevas Ideas.

Cc. sus Excelencias:

Ms. Karolina Guay (Canadá), Lina Eugenia Ajoy Rojas (Costa Rica), Ricardo Cantú Garza (México), María Cristina Figueroa (Uruguay), Rubén Javier Ruffi (Argentina), Carlos de la Morena Casado (España), Andreu Bassols (Unión Europea), Monseñor Santo Rocco Gangemi (nuncio apostólico), Brendan O’Brien (Estados Unidos), François Bonet (Francia), Peter Woeste (Alemania), David Quesne, jefe de sisión CICR en El Salvador.

Inicio estas líneas expresando mis condolencias a los familiares y seres queridos del capitán de fragata Gerardo Antonio Merino Marroquín, el capitán Carlos Escobar Grimaldi y el teniente de fragata Santos Serrano Minero, así como mis mejores deseos de Navidad para cada una de las personas a quienes me dirijo en esta misiva, así como a todas las personas a quienes aquí menciono y todos sus seres queridos.

Escribo esta carta con grave consternación.

Recientemente participé en la manifestación ciudadana en la que diversos sectores de la ciudadanía salvadoreña nos manifestamos contra el gobierno. Marché —tomando en cuenta que el índice de positividad según datos oficiales era de 7 %, que he recibido 3 vacunas protectoras contra la COVID19 y que he cumplido y que cumplo las debidas medidas de protección recomendadas científicamente— en protesta contra acciones brutales y antidemocráticas por parte del gobierno del señor Nayib Bukele contra prisioneros del FMLN y Arena, cuyas detenciones y procesos han adquirido una desfiguración del espíritu y contenidos de nuestra constitución política en cuanto a los derechos humanos. Me refiero específicamente a rumores e informes de tortura física y psicológica contra los prisioneros de los partidos Arena y FMLN, acusados de corrupción y otros delitos; en particular los maltratos atroces e inhumanos contra el exalcalde capitalino, Sr. Ernesto Muyshondt García-Prieto, maltratos que, según reportes, incluyen torturas físicas y psicológicas. Otros abusos del gobierno que preside el señor Nayin Bukele y que reproducen muchos diputados del partido Nuevas Ideas y sus cuadros estratégicos en las redes sociales digitalizadas son el acoso y persecución contra periodistas, opositores y críticos del nuevo orden, como el caso de las señoras Jeannette Aguilar y Bertha Deleón, cuyas vidas corren peligro debido al ambiente de vapuleo cibernético grupal que los vencedores han generado, y que es acompañado en formas de terror veladas y no tan discretas de parte del Estado salvadoreño. Dichos atropellos nos remiten a las tropelías de la dictadura militar derrotada con los Acuerdos de Paz de Chapultepec, firmados el 16 de enero de 1992.

Si bien, en un marco de confusión política y una grave precariedad política a la que se suma una oposición en debacle, esta marcha fue parte de una incipiente resistencia que continuará creciendo en condiciones adversas, y aún más derrotas, contra un nuevo orden que aceleradamente se configura como un tipo inédito de dictadura neobonapartista, la cual acumula hegemonía a través de las ansiedades no atendidas de la juventud de la cuarta revolución industrial. En estos momentos no me cabe duda de que —ya sea por la vía constitucional o por la vía anticonstitucional—, Nuevas Ideas acumulará aún más hegemonía, conquistando, una vez más, el próximo gobierno. Nuevas Ideas conquistaría una vez más el poder ejecutivo como el poder legislativo. Esto sería así debido al ímpetu del nuevo orden como al desprestigio y la debacle del viejo, pero sobre todo debido a la incapacidad del FMLN y Arena de lograr articular programas históricos que tengan resonancia con las personas entre 15 y 45 años.

Sin embargo, la acumulación hegemónica ni el sentido de la historia victorioso constituyen en sí mismos avances históricos revolucionarios. Existen episodios históricos erráticos —la gestión revolucionaria abortada y corrompida del FMLN en sus dos gobiernos, etc.—, y también regresivos. Si el régimen que hoy se constituye repite las taras y vicios de Arena y el FMLN, esta tercera revolución burguesa constituirá un nuevo evento histórico errático y regresivo, y más temprano que tarde propiciará una nueva insurgencia.

El error de Arena fue pensar que en el contexto de una democracia burguesa el pueblo siempre acompañaría su agenda oligárquica velada, que su agenda profunda nunca sería descubierta. El error del FMLN fue pensar que la Historia se remitía exclusivamente a su pasado revolucionario y heroico, los Acuerdos de Chapultepec y sus triunfos electorales. Ambos partidos ignoraron —¿lo ignoran aún?— que la Historia es dinámica y carente de sentimientos, a pesar de la suma de nuestras subjetividades y el inconsciente colectivo de diferentes momentos. Y si bien la Historia no es sentimentalista, esta nunca olvida y cada tanto reclama nuestras taras y nuestros olvidos.

Es indudable que muchas cosas que ha hecho su gobierno han sido acertadas, y hasta excepcionales (el adecuado control de la pandemia, su sentido del momento histórico, la campaña de vacunación, etc.), amén de una deuda cósmica que terminarían pagando los robots descendientes de nuestros tataranietos… Así, es indudable que otras acciones han sido erráticas: una desastrosa ley de bitcóin; y hasta retrógradas: la reproducción del viejo orden derrotado y hecho añicos mediante la manipulación del poder judicial de manera tiránica, no para la instauración de un nuevo Estado justo, sino un régimen vengativo y un nuevo paraestado. Es como si las bondades que produce un brazo fuesen ensombrecidas por las atrocidades que produce el otro. Por ello, haciendo uso de los derechos ciudadanos que la Constitución vigente me confiere, pero sobre todo, mi consciencia, le expreso al presidente Bukele y la bancada de Nuevas Ideas en la Asamblea Legislativa las siguientes exigencias navideñas:

  1. Ordene al director de centros penales, señor Osiris Luna, un trato digno a todas y todos los prisioneros políticos y reos comunes, incluyendo los más recientes detenidos a quienes se les imputa otros delitos, el Camarada Mauricio Ramírez Landaverde, el general Munguía Payés, y los activistas del agua Jorge Zúñiga, David Escalante, y Rosa Cinco, estos tres últimos, víctimas de los esfuerzos corporativos de Fénix S-A. de C.V. con la aparente venia de la Fiscalía General de la República. Esta corporación es responsable por la destrucción del sitio arqueológico Tacuscalco, parte del tesoro histórico-cultural de la nación salvadoreña.

 

  1. Que todos las prisioneras y prisioneros políticos reciban la apropiada atención médica y psicológica integral lo antes posible.
  2. Que todos las prisioneras y prisioneros políticos puedan recibir generosas visitas por parte de sus conyugues, hijos, nietos y padres.
  3. Que todos las prisioneras y prisioneros políticos puedan recibir la visita de una delegación de especialistas en derechos humanos y representaciones diplomáticas acreditadas en el país, incluyendo el nuncio apostólico. Asimismo, solicito integrar esta delegación como testigo ciudadano.
  4. La destitución del señor Osiris Luna como director de centros penales en caso de que se compruebe que las prisioneras y prisioneros que aquí menciono han sido sujetos de abusos a los derechos humanos de parte de sus subordinados, o bajo su responsabilidad administrativa.

 

Cien años de soledad es una de las novelas más hermosas e importantes de nuestra región, porque dibuja los misterios históricos y ontológicos de la Colombia profunda, pero también la América Latina profunda. Sin embargo, debemos de desistir de repetirnos y, mejor, asumir la actitud de la Criatura del doctor Víctor Frankenstein, quien prefirió perderse en el desierto helado antes que bestializarse más.

La estrategia de represión brutal contra acusados de corrupción, no solo es antidemocrática y antiética, sino que es políticamente contraproducente, pues convierte a los imputados en perseguidos políticos; y, además, de manera crucial, reproduce el poder oligárquico y el paraestado que produjo el hartazgo del pueblo salvadoreño respecto a Arena, el FMLN, la ANEP y la anterior Corte Suprema de Justicia, configurando una especie de retorno histórico —miserablemente—, no en el sentido nietzschiano, sino en el sentido que Marx articulaba en el primer capítulo de su 18 Brumario. Creo que Hegel, Nietzsche y Marx, tenían los tres, extrañamente, una cuota de razón en sus concepciones sobre la historia (¿alguna especie de tragicomedia trialéctica histórica en situaciones como las que vive hoy América Central?). Creo que Walter Benjamin esbozó una reflexión sobre este trilema —¿cuántico?— en sus Tesis sobre la historia, pero Marx esbozaba ya dicha advertencia en su obra citada.

Señor presidente Bukele, damas y caballeros de Nuevas Ideas en la Asamblea Legislativa y otros órganos del Estado: ustedes representan el reproche furioso contra la hipocresía, corrupción e incapacidad de los líderes y cuadros políticos de mi generación. Ustedes conducen hoy un nuevo proyecto histórico. Eviten repetir los vicios políticos de los mandos de mi generación. De lo contrario, las siguientes generaciones les reclamarán como hoy su generación reclama a la mía. Y en el peor de los casos podrían repetir contra ustedes los excesos del pasado que hoy ustedes repiten. Debemos trascender en la Historia en un sentido hegeliano progresista hacia un estadio de democracia superior y no configurarnos en una regresión ciberpunk neofeudal-neoliberal —aproximándonos al siglo XXII, pero reproduciendo vicios y taras de los siglos XX y XIX en la América bananera. Debemos de traer a Engels y Marx al dominio natural, un imperio que al fin de la Historia se impondrá sobre el Tánatos de nuestras acciones históricas autodestructivas.

Quisiera que esta hubiese sido una carta navideña más optimista y no de dolor. “Erkennen heilt die Wunde, die es selber ist” escribió Hegel en Einleitung in die Philosophie der Religion, 3 (Lecciones sobre filosofía de la religión, 3 —"El conocimiento cura la herida, que es ella misma”). No me extenderé en la dialéctica hegeliana, salvo reiterar que creo que la herida que derivó en nuestra cruenta guerra civil continúa supurando, ahora con nuevas expresiones, también atroces y grotescas.

En todas las historias a las que he aludido arriba —incluso el poema de Robert Frost— está implícita la pregunta existencial que hoy muchos —no la mayoría— claman: “¿Cuál es la ruta?” Y si bien el clamor en torno a esta interrogante no es masivo —¿aún?—, creo que esta es una interrogante que usted también debe ponderar mientras avanza acumulando hegemonía política, señor presidente.

El jardín de los senderos que se bifurcan de Borges es un guiño de sobre los tiempos cuánticos, pero también una reflexión aguda sobre las implicaciones de nuestras acciones concretas. En torno a esto último —y de cara a la historia—, el señor presidente y los dirigentes y cuadros de Nuevas Ideas deben preguntarse también: ¿Acumulación hegemónica para qué?... ¿Para erigir una nueva oligarquía?... ¿Para repetir los vicios que condujeron eventualmente a las debacles de Arena y el FMLN?... ¿Hegemonía política para un nuevo feudo ciberpunk?... ¿Hegemonía política para qué?...

Articularé una metáfora que creo debe de haber tenido alguna resonancia en su infancia y juventud: "aléjense del lado oscuro de la Fuerza y regresen al lado luminoso de los caballeros Jedi... “… Usted podría acercarse al loable ejemplo altivo de Morazán o al miserable ejemplo de Ortega y Murillo… Morazán jamás fue cruel contra sus opositores, los sentimientos más bajos y la tortura están a la orden del día bajo los designios directos de los sátrapas Ortega y Murillo… Libérese de los canallas y retome el Camino Luminoso, aunque este implique riesgos políticos dentro de su campo. Hágalo porque ese es el sendero correcto y porque más temprano que tarde las siguientes generaciones demandarán y andarán esa ruta... Frente al terrorismo de Estado la resistencia no es un acto de terrorismo, sino sustancialmente un acto libertario.

El pueblo salvadoreño es devotamente cristiano. Dentro de una concepción profunda de los evangelios, la cristiandad se opone a la opresión, la injusticia y la tortura. En la doctrina cristiana profunda, la crucifixión de Jesucristo funciona como una advertencia contra la traición y contra la tortura. Quien tortura, administra o condona la tortura, tortura también a Jesucristo. Adicionalmente, la tortura es un tipo de delito mediante el cual las víctimas no solo son los torturados, sino también sus hijos, sus conyugues, familiares y seres queridos más directos. Por esta razón insisto:

Cuando se tortura, las causas justas se desfiguran, y los otrora justicieros se tornan en sátrapas y tiranos. Este axioma básico define la actual dictadura en Nicaragua…

Señor presidente Bukele, damas y caballeros de Nuevas Ideas: aléjense de las infamias y destituyan a los canallas, o la Historia les reclamará mañana lo que hoy reclama a los políticos implicados en hechos ilícitos y de corrupción.

Camarada Mauricio Ramírez Landaverde, Violeta Menjívar; la exviceministra de Ciencia y Tecnología, Erlinda Hándal; el exviceministro de Agricultura, Hugo Flores; el exdiputado Calixto Mejía y el exministro de Hacienda Carlos Cáceres, Pedro Leopoldo Montoya y Ernesto Muysondt García-Prieto.

Dora María Téllez Arguello (Comandante 2 del FSLN histórico), Víctor Hugo Tinoco Fonseca (integrante del Directorio Nacional del FSLN histórico), Jorge Hugo Torres Jiménez (cuadro militar histórico del FSLN), Ana Margarita Vijil Gurdián (activista de derechos humanos y dirigente del Movimiento de Renovación Sandinista —MRS), Suyen Barahona Cuán (activista feminista y ambientalista, y dirigente del partido Unión Democrática Renovadora —UNAMOS), Samantha Jirón (opositora), Cristiana María Chamorro Barrios (opositora histórica), Pedro Joaquín Chamorro Barrios (opositor histórico), Walter Antonio Gómez Silva (opositor), Marcos Antonio Fletes Casco, (opositor), Pedro Salvador Vásquez (opositor), Miguel de los Ángeles Mora Barberena (periodista), Luis Alberto Rivas Anduray (empresario), Arturo José Cruz Sequeira (opositor y empresario), y José Bernard Pallais Arana (abogado y opositor)…