• Diario Digital | Sábado, 20 de Abril de 2019
  • Actualizado 18:44

Presidente de AVIANCA: Kriete es vanidoso, ególatra, ambicioso y extorsionista

Presidente de AVIANCA: Kriete es vanidoso, ególatra, ambicioso y extorsionista

Hace algunos días nos enteramos por los medios de comunicación que VECA, una empresa ALBA, había cerrado operaciones dejando en desamparo a sus ex empleados, situación que va arreglándose bajo presión en los medios de comunicación. 

La quiebra de VECA en El Salvador se suma a Nicaragua Airways, entre otros fracasos empresariales, y deja al capital de izquierda, como generador de trabajo y riqueza, incompetente.  

La acusación lanzada desde las derechas respecto que las iniciativas empresariales impulsadas por la izquierda están destinadas al fracaso, sobrevuela los negocios ALBA y no sería exagerado aventurarse a afirmar que las izquierdas centroamericanas han abusado de la buena voluntad de los venezolanos despilfarrado su dinero en nombre de una revolución a la que le falta todo para serlo.

II     

Pero la torpeza ALBA no es la única manera de arruinar el clima empresarial e inversión, sino también el fomento de las malas prácticas empresariales, que en nuestro caso devienen como la forma criolla de hacer dinero.

Que la revista FORBES publique el listado de las personas más ricas del área e incluya a Roberto Kriete con operaciones de $3,800 millones de dólares provenientes de aerolíneas TACA, bienes raíces, hotelería, agroindustria y fondos de inversión como la persona más acaudalada de El Salvador, ¿debería sorprendernos? No.

TACA por años mantuvo una posición monopólica en Centroamérica que impuso una política comercial de cielos cerrados que solo pudo ser establecida con la complicidad de Presidentes a quienes antes había financiado campañas políticas o haciendo puerta giratoria en sus fórmulas presidenciales. 

Esta posición abusiva impuesta sobre el espacio aéreo Centroamericano, del que solo se podía entrar y salir por TACA, sacó a la luz de la sociedad otra de las contradicciones del discurso económico liberal de ARENA durante sus 20 años de gobierno: “los monopolios van contra el sistema de libre mercado”, premisa que defiende de manera formal la derecha salvadoreña. 

Luego llegaría la fusión TACA-AVIANCA que aumentaría su capital. 

Ahora la aerolínea colombiana, siguiendo la lógica que uso con TACA, está negociando una expansión con United, además de avanzar a otros mercados importantes como Brasil, México y Argentina, situación que dejaría en una posición poco ventajosa a Kriete.

Vanidoso, ególatra, ambicioso y extorsionista, llama el empresario de origen boliviano y propietario de AVIANCA, Germán Efromovich a Roberto Kriete, ya que según él todo el enojo de éste se debe a que al capitalizar sus acciones en AVIANCA, luego de las fusiones, su participación se diluirá. 

Paradójico ¿no? Salvo algunas variantes, la situación planteada es exactamente de fondo el caso CEL-ENEL. 

Esta inconformidad ha llevado a Kriete a interponer una demanda en Estados Unidos considerando argumentos similares a los usados por el Estado salvadoreño contra la empresa italiana ENEL GREEN POWER, los cuales en su oportunidad fueron duramente criticados por sus colegas empresarios locales, quienes criticaron al GOES-FMLN que tal reclamación contra empresarios extranjeros ahuyentaría las inversiones. 

De manera similar, esta acción Kriete contra AVIANCA ¿estaría enviando a inversionistas internacionales el mensaje de que El Salvador es un país que no se somete de buena gana a las reglas del mercado internacional? 

Y peor aún, que esta actitud de falta de acatamiento de las decisiones corporativas, ¿implica que es riesgoso para una multinacional asociarse con empresarios locales y sea un elemento disuasivo más poderoso que un gobierno de izquierda?

El empresario salvadoreño ha planteado varias veces su deseo de vender sus acciones de AVIANCA y no sería descabellado pensar que adoptar una posición pública contra AVIANCA, llevaría implícita la intención de chantajear a la directiva de la empresa de aviación, con el objeto de recibir una oferta económica atractiva y así salir de la aerolínea colombiana. Eso no sucederá, sentencia Efromovich.

Germán Efromovich, quien sacó de la bancarrota a AVIANCA, sostiene que el empresario salvadoreño hace tiempo dejó de trabajar para AVIANCA y comenzó a hacerlo para él, utilizando estrategias anti éticas.

Los Kriete invirtieron en México con Volaris y esa participación representa un mayor porcentaje de inversión que la que posee en AVIANCA. Volaris ya comenzó a operar en rutas de AVIANCA, saliéndose de las fronteras donde tradicionalmente lo hacía: México-EE.UU. lo que contribuyó a agudizar la disputa interna en AVIANCA.

Kriete posee mayor interés en Volaris que en AVIANCA y no puede, por ética y leyes de las aerolíneas, ser su propia competencia.

Corolario:

Ya los empresarios hondureños han calificado de vende patrias a sus colegas salvadoreños por deshacerse de todas las empresas insignias del país y entregarlas a manos extranjeras. Pero lo ciertos es que chucho no come chucho y si come no come mucho. 

Germán Efromovich en declaraciones brindadas al periodista Julio Sánchez Cristo, la semana pasada, sobre el hombre más rico de El Salvador, comenzó por definir su alianza con Kriete como un mal matrimonio en el cual uno de los cónyuges descubre que el otro le ha sido infiel. Para el caso del socio salvadoreño, traidor. De allí que estén –anuncia- por sacarlo de la junta directiva por pérdida de confianza. 

¿Cómo puede ser un logro la fusión TACA-AVIANCA y no la expansión AVIANCA-UNITED? Eso tendrá que demostrar Kriete en los tribunales estadounidenses.   

Desde luego que si quién se queja es el capital salvadoreño que queda en minoría y fuera de las futuras grandes decisiones, no debería de ser un gran problema ya que es solo una muestra de cómo las reglas del mundo de los grandes negocios operan cuando no hay gobiernos que carguen los dados a favor o en contra.

Es la diferencia entre ser comerciante y empresario. Esto es algo en lo que, también en Centro América, se parecen al parecer el capital de izquierda y de derecha.