• Diario Digital | martes, 07 de julio de 2020
  • Actualizado 16:21

Ahora no escribo de política

Ahora no escribo de política

¿Quién soy? Esta pregunta llega a mi mente como que me recuerda algo bonancible, pero inesperado. ¿Quién soy? Para contestarme no siempre tengo el tacto real al cual referirme, pero podría ser, mis ideas son innegables, ser alguien que es de izquierda, como persona me veo así. Una vez tuve el honor de participar en el FMLN con mucha devoción, pero en el tema particular –no en grupo- y este me llevó a casi perder la vida.

Cuando estaba en un retén del frente, cerca de San Miguel, sentí cabal 4 balas que venían hacia mí, suerte para mí que las balas pasaron sobre mi cabeza y no me afectaron en lo físico, pero en lo inmaterial me vi en pena de morir, bueno, casi morir. A saber dónde dieron las balas. Solamente las puedo decir que todos los compas que estábamos allí se tiraron al suelo. Fui el único que no me di cuenta. Cosas veredes amigo Sancho.

Esa es una de las pocas cosas que más recuerdo del frente y de los susceptibles sueños durante un tiempo muy largo, en donde recuerdo que los sueños  se volvieron pesadillas, ya en Suecia pasé todo un tiempo tomando hasta casi morir. Me acerqué por ultimo a un grupo de Alcohólicos Anónimos (AA).

Tener un ser superior es parte de la cuestión en AA; logrado eso se puede aferrar a la vida en sobriedad. Como ya lo he hecho antes expongo como es mi modo de ver a Dios: una belleza nórdica, rubia y exuberante, quien a su vez es lesbiana que de ninguna manera exige algo. Solo creer en ella.

A medida que van pasando los años esa forma de pensar va cambiando, pero los años en AA y no confío en mí mismo en torno al alcohol y mi dicha llegará el día que me muera. Así de sencillo es lo que creo.

Pero creo fielmente en el cambio real que en mí ha dado la sobriedad: 20 años el próximo 5 de septiembre y que los sueños del ayer eran pesadillas, me explico: en el frente con un fusil en la mano soñaba con fusiles, pero no era nada raro pues estaba en el frente, pero ese mismo sueño se volvió pesadilla en Suecia.

Ahora deseo un espacio en mi pueblo, pues el ERP-PRS era solo una pesadilla y acá en Suecia esa pesadilla no existe, pero las notas periodísticas las leen mis amables lectores ¿O no?

Para ir cerrando: me siento bien y no tengo más pesadillas, estoy por hacer un libro y me siento de maravillas, la diosa hace efectos secundarios pues sueño con una mujer desnuda y preciosa, ¿será la diosa nórdica?

Muchas gracias a mis rivales y leales amigos, esta vez los puse a dudar pero en la próxima entrega será con mi usual desengaño.

20 y 61 años, no son muchos.