• Diario Digital | Martes, 25 de Junio de 2019
  • Actualizado 13:25

España, el saqueo y genocidio de un continente

España, el saqueo y genocidio de un continente

Mientras leo que el presidente de México, Manuel López Obrador, ha enviado cartas al rey Felipe VI y al papa Francisco  solicitando que pidan perdón por la conquista de México, recordé una experiencia con un grupo de españoles en La Paz en el año 2001. Resulta que había viajado a Bolivia después de vivir en Cuzco, Perú.

Me interesé en visitar el lago Titicaca y la capital boliviana. En dicha ciudad, conocí a un grupo de españoles. Estos me preguntaron de dónde era y les respondí que chileno. Inmediatamente me acusaron de ser parte del robo del mar boliviano y toda una cantidad de imputaciones sin mayor profundidad histórica.

Pensé: “Que solidarios este grupo de izquierdistas peninsulares”. En lo personal , en ese tiempo , ya había perdido la tolerancia con la estupidez de los clichés de la extrema izquierda y les respondí que era una lástima lo de la Guerra del Pacífico, no obstante nunca se compara con el robo realizado “ por los españoles en el periodo de la conquista y la colonia” les aseveré y sumé a mi comentario: “ Si tanto son la ganas de buscar la justicia histórica, pues deberían ir a pedir que su gobierno regrese lo saqueado a Perú , Bolivia  y México”. Los chicos solidarios de la onda “hippie sintético” se quedaron callados entre murmullos.

Las disculpas que pide López Obrador se quedan cortas, debería exigir justicia; es decir, demandar en un organismo de justicia internacional  que el estado español pague una compensación por genocidio y saqueo durante la ocupación. La Corona Española no solo exterminó a indígenas, sino impulsó una política de robo de los recursos naturales de la región por medio de la esclavitud  de millones de indígenas.  Oro y  plata fueron saqueados a  fuerza de la servidumbre de indios y negros en las diversas minas como fueron en el Potosí (Perú) y  Zacatecas (México) por mencionar algunas que llenaron de riquezas a los españoles durante la conquista y el  posterior periodo colonial.

Darcy Ribeiro, antropólogo brasileño, comentó que cuando arribaron los conquistadores a América existían 70 millones de indígenas, un siglo después quedaban tres millones y medio.  Hay que tomar en cuenta que parte del genocidio fue debido a la propagación de enfermedades como la viruela, sarampión, varicela, fiebre amarilla y malaria son algunas.

Otros datos suponen que en América había 80 millones de habitantes hacia el año 1492. Las tercera cuartas partes  (65 millones) estaban en territorio que fue ocupado por los españoles. Los puntos con mayor población fueron el imperio Inca con 30 millones y el Mexica con unos 20. Hacia  1700  este total era de  cinco millones. Esto representa la muerte de 60 millones de indígenas, unos 400 mil cada año.

La ocupación  del imperio español dejó a su paso muerte y el saqueo de recursos y riquezas naturales. Los pueblos originarios fueron, torturados,  esclavizados, despojados de su tierra, de su cultura y evangelizados por la vía violenta. El sistema de desarrollo económico de la colonia por medio de la encomienda permitió que los españoles  sacaran provecho del trabajo indígena. Esta consistía en la entrega de un grupo de indios a un español para que este los “protegiera”, “educara” y “evangelizara”, otra forma de esclavismo con el aval de la iglesia.

Para comprender más los conceptos de genocidio y crimines de lesa humanidad, hay que describirlos. Genocidio es matar o lesionar gravemente con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo étnico,  racial o religioso, y un crimen de lesa humanidad es un ataque generalizado contra una población civil. Algunos de esos actos son: asesinato, exterminio, esclavitud, encarcelación u otra privación grave de la libertad física.

Desde esta definición de conceptos, podemos decir que lo sucedido en América durante la ocupación española fue una invasión genocida donde no solo se exterminó sistemáticamente a millones de pobladores,  sino que también se montó una empresa de secuestro, tortura, deportación, mercantilización y esclavitud de millones de habitantes indígenas  y también del continente africano.

Faltarían muchas páginas para exponer todas las violaciones de derechos humanos realizadas por los españoles en la región durante la conquista y colonia. Y, al final,  la triste herencia dejada por España fue una matriz de desarrollo social, político y económico basada en el racismo, clasismo, corrupción e ineptitud la cual todavía es parte de los problemas estructurales que no dejan salir del abismo a los países que tuvieron la mala suerte de ser ocupados por el imperio español.