• Diario Digital | lunes, 23 de noviembre de 2020
  • Actualizado 13:11

¿Extraterrestres? ¡Por favor, quiero creer!

¿Extraterrestres? ¡Por favor, quiero creer!

La ensalada de conspiración es rica en opciones. La secta terraplanista, los ignorantes antivacunas y después surgen el grupo selecto de creyentes en extraterrestres.

Si existe un fenómeno que desprestigia a todos los avances positivos del ser humano a través de la historia, es el mito formado en relación a la existencia de extraterrestres que según algunos han visitado la tierra.

Mientras en el planeta viven millones de seres humanos como verdaderos extraterrestres sin derecho a alimentación, vivienda, salud, educación, trabajo digno, ninguna oportunidad de salir de un círculo de pobreza y subdesarrollo y se le suma ahora el COVID-19 , este grupo busca dar soluciones desde la ciencia ficción . Existen los flagelos de las guerras, hambrunas, odios tribales, genocidios, racismo y abandono de parte de las potencias mundiales que han caído el caos creado por la pandemia y perder el tiempo en la “solución ovni” es hundirse más en la ignorancia.

Cuál es la importancia real de que existan visitas de “pequeños grises” con mensajes dirigidos a autoproclamados “escogidos” u otros que de ver tantos programas de televisión clavan en su subconsciente realidades a la hora de decir que fueron secuestrados por naves, las cuales los llevaron a viajes más allá del sistema solar. Ninguna. No hay ninguna importancia para este grupo de fanáticos que viven de mentiras creadas por pseudociencias.

Todo este tema tiene una relación de manipulación para las masas, quienes han perdido la fe en las religiones y con desesperación buscan respuestas a hechos históricos comprobables por la ciencia. Una falacia recurrente se da por la construcción de pirámides en Egipto, mayas, aztecas o Machu Picchu por mencionar. Se dicen: “No fue la raza humana, fueron extraterrestres” menospreciando toda la obra de evolución de estas culturas, dándole el crédito a seres de otros planetas, que vinieron a guiarlos para edificar estas obras. La mayoría de científicos verdaderos han descubierto evidencia real sobre las herramientas y formas de construcción de las grandes construcciones de estas culturas, lo cual está expuesto y descrito en revistas de ciencias y universidades por arqueólogos e historiadores.  

De ahí llegan al punto, en el marco teológico, de expresar que los ángeles son también seres superiores que descendían en naves espaciales. Una suposición sobre otro tema no comprobable en este ámbito. Dicen que Jesús, Da Vinci, Nostradamus, también son de otro mundo. Cualquiera es un ser de otro planeta si deja una huella en la historia para este tipo de conspiranoicos.

Cuando se toca el tema más famoso de los ovnis, inmediatamente se recuerda lo sucedido en la zona de Roswell, Nuevo México, Estado Unidos, con el presunto accidente de una nave. Lo interesante es que ganaron un punto de atracción turística para esa zona convertida en sitio de culto por seguidores de estos fenómenos y la gran cantidad de dólares de ingreso, es paralelo a un período muy oscuro como fue la Guerra Fría, donde comenzaba a gestarse la cacería de brujas hacia los supuestos grupos comunistas, esto guiado por el Senador Joseph Raymond McCarthy sumado al temor de una nueva guerra con la Unión Soviética. Nada más práctico es dejar que una historia falsa se convierta en punto de atención para desviar la opinión pública de políticas nada democráticas en esa etapa. 

Aquí hay que dejar claro un punto, la existencia de vida en otros planetas no es un planteamiento irracional, Stephen Hawking mencionó en una serie de documentales sus hipótesis al respecto aceptando la inmensa posibilidad de formas de vida en el universo, acentuando que estas podrían ser completamente distintas a lo que la racionalización humana podría imaginarse y sobre su misma capacidad de desarrollo evolutivo. El mito de los extraterrestres que hay en estas sociedades los describe con la misma fisonomía humana: piernas, brazos y cabeza, son una imitación de los visto en las series como “Viaje a la Estrellas”, lo cual nos puede llevar a deducir la formación de una imagen representativa basada en la fantasía producto de los medios de comunicación.

No existe ninguna prueba real de la visita o contacto con un visitante estelar, se suma a los mismos mitos de Pie Grande, el Yeti, el Monstruo del Lago Ness, las hadas, brujas en escoba; este tema se ha convertido en una forma de desviar la atención de los verdaderos problemas sociales, políticos y económicos mundiales del pasado, presente y, seguramente, del futuro. Un paganismo post-moderno para gente en busca de una guía donde embaucadores puedan vender libros o realizar conferencias con una cantidad de videos de Youtube  y fotos manipuladas por la tecnología actual.

¿Importaría si visitaran extraterrestres la tierra? No lo creo, ya que no hay ninguna prueba real de la existencia o contacto de ellos con otros humanos, solo con algunos que por salir en algún programa de televisión o entrevista inventan cualquier fantasía. Si estos extraterrestres visitan la tierra, cuál es la razón de que no se presenten y den a conocer sus intenciones, ya que se supone que son seres más evolucionados que nosotros, no puede ser temor, puesto que son más avanzados según sus seguidores. Y si están esperando que la raza humana evolucioné pues estará difícil que venga a entrar en contacto con nosotros.

Este planeta necesita, en este momento, seres humanos que tenga la mirada en lo que sucede con otras personas en sus desoladas vidas, y no de aquellos que espíen los cielos esperando la fama al hablar con un extraterrestre producto de su imaginación y sus quince minutos de fama. Ahora, tienen algunas personas el derecho a creer en el producto de su imaginación y no en la realidad verdadera que sacude los sentidos en el mundo actual que va en picada para las mayorías sociales, por ejemplo, ahí está el gran problema de la desviación de las prioridades de la realidad de este mundo real.

Dejemos de perder el tiempo con conspiranoicos de los extraterrestres y sus teorías sacadas de videos de Youtubers y blogueros sin el menor estudio científico y enfoquémonos en solucionar los problemas con los pies en la tierra y no esperar que venga un ovni con las soluciones sacadas de un frasco de medicamentos para esquizofrénicos.