• Diario Digital | viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 14:50

La guerra de Vladimir Putin

"Quienquiera que intente detenernos y crear más amenazas para nuestro país debe saber que la respuesta será inmediata y tendrá unas consecuencias que nunca han enfrentado en su historia" Vladimir Putin
La guerra de Vladimir Putin

EL pacto Ribbentrop-Mólotov selló la alianza entre la dictadura Nazi y el régimen comunista de la Unión Soviética en Moscú el 23 de agosto de 1939 en cual se juraban no agredirse y además invadir Polonia . El 1 de septiembre los nazis invadieron Polonia y los rusos el 17 de septiembre del mismo año 16 días de la invasión de su aliado Hitler.  Este pacto duró 22 meses entre ambos amigos de sangre : Stalin y Hitler.

La consecuencia de ese pacto fue la invasión  a Polonia por los nazis donde la URSS no solo rechazó condenar el ataque alemán, sino que lanzó una invasión contra Polonia . Tampoco Alemania condenó ese hecho ni tampoco expresó ninguna condena contra el ataque a Finlandia por parte de los comunistas. Así mismo, en 1940, la Unión Soviética se anexionó Estonia, Lituania y Letonia después de la victoria nazi en la batalla de Francia.

Cuando se lee más de historia de la Segunda Guerra Mundial queda en evidencia que la URSS fue un aliado de  más peso que Italia del régimen nazi y se aprovechó de ese pacto para aniquilar la libertad de otras naciones. En esos 22 meses de luna de miel entre Hitler y Stalin , Europa fue casi destruida y comenzó el Holocausto judío hasta que llegó el divorcio con la operación Barbarroja. Los comunistas rusos no fueron los héroes de la Segunda Guerra Mundial fueron los secuaces del nazismo hasta que fueron invadidos. Dentro de esta herencia comunista histórica creció y se educó  Vladímir Vladímirovich Putin.

El agente de la KGB :

Putin nació el 7 de octubre de 1952 en Leningrado, ciudad con el nombre del primer dictador comunista de la URSS, hijo de un exoficial de la marina soviética  y de una obrera de una fábrica. Su niñez está llena de mitos creada por la propaganda de su régimen así que es difícil saber si fue un súper chico o tan solo un niño que creció bajo el adoctrinamiento  en un régimen comunista. Lo más claro de su vida es ser miembro de la temida KGB . En el año 1975 comenzó a trabajar para el servicio secreto, concretamente en la Stasi de Alemania Oriental como represor de grupos anti-comunistas.

Putin vio cómo caía el Muro de Berlín y el régimen que sirvió por décadas y del cual estaba convencido que era el mejor. Ver caer el comunismo soviético en mil pedazos dejó un hueco en sus concepción de una realidad que le habían posicionado por décadas. “Era el fin de una era. Dentro del edificio, Putin y sus compañeros pasaron la noche quemando documentos: sobre todo contactos de informadores que habían reclutado. Eran tantas hojas que el horno se rompió. No podían dejar nada atrás. Pero algo quedó: un carnet de la Stasi a nombre de Putin, como recordatorio de aquella aventura alemana del presidente ruso.” Cuando Putin fue 'espía' para la Stasi en Alemania (https://www.elmundo.es/cronica/2018/12/19/5c16383721efa0d7648b4727.html)

El puño de hierro del Putin

El gen comunista y de la KGB sobrevive en Putin y lo acomodó para atornillarse en el poder hasta el 2036. Usando a su títere Medvédev    y  reformas constitucionales para lograr extender los periodos presidenciales. Y así tenemos a Putin, el dictador que puede llegar a gobernar más que Stalin. Al fin de cuenta Rusia ha vivido siempre bajo  regímenes opresores de diferente nivel:  la monarquía zarista, el régimen comunista soviético y ahora la autocracia de Vladímir Putin y es claro que el puño de hierro de Putin es muy doloroso cuando ve algún peligro para su régimen. Él es ejemplo a seguir para cualquier dictador del siglo XXI.

El caso de las Pussy Riot: Putin comenzó a crear alianzas con los sectores más conservadores de la sociedad rusa como es la Iglesia Ortodoxa Rusa. Siempre la iglesia había sido un aliado del régimen zarista hasta que los comunistas los sustituyeron por el todopoderoso Partido Comunista . Putin vio que la iglesia era un perfecto asociado  para sus objetivos. El rol de control sobre las masas por medio del opio para los pueblos lo puso en práctica y de ahí los que salieron perjudicados fueron la comunidad gay y los sectores feministas y acá estaban las Pussy Riot, un grupo punk no de mucha calidad musical, pero con una discurso de protestas bien definido contra Putin.

Tres integrantes de ese grupo musical femenino fueron acusadas formalmente de “vandalismo basado en el odio religioso” por interpretar una canción protesta en una catedral ortodoxa de Moscú. Fueron condenadas a dos años de prisión, demostrando la intolerancia hacia la libertad de expresión ¿ pero puede haber libertad de expresión en una dictadura? El caso de la Rusia de Putin demostró que las dictaduras ahora pueden disfrazarse de democracias solo con hacer elecciones las cuales pueden ser legítimas pero no son competitivas para otros grupos políticos, quienes no tiene todo el aparataje estatal para enfrentar la maquinaria de propaganda de  este tipo de caudillos populistas. Por eso el error de grupos como  Amnistía Internacional al pensar que los códigos democráticos son iguales en Rusia como lo serían en Finlandia, EEUU o Nueva Zelanda.

Putin y su odio a los homosexuales:

El presidente ruso puede tener una visión privada sobre el tema de los matrimonios gays en Rusia , no obstante su forma de definir sus posiciones en su discurso populista alimentan la homofobia a nivel global. Putin es citado siempre como un presidente defensor de las familias tradicionales, un protector contra la perversión homosexual. Eso lo ha vuelto un peso pesado para los tanques de pensamiento de la extrema derecha fanática religiosa.  

La homosexualidad dejó de ser un delito en  Rusia en 1993, pero Putin promulgó una ley contra la propaganda gay -incluidas las marchas de orgullo gay-, con el argumento de que puede representar un daño psicológico y moral para los menores de edad. Esto sin ningún estudio que lo apoye para realizar esas aseveraciones.

Putin, por su experiencia como ex agente de la  KGB, conoce muy bien las tácticas de manipulación de la realidad. Ocupa la homofobia para unificar al pueblo ruso tras su liderazgo fuerte, expresado en sus constantes apariciones como un hombre viril que monta caballos con el dorso desnudo, una imagen que fue criticada por considerarla muy gay por grupos radicales los cuales ahora se alimentan con sus opiniones homofóbicas. 

Si se te opone, envénenalo:

Las formas de las relaciones de la política en la URRS  son llevabas a cabo al buen estilo de la KGB de Putin. Uno de los casos más recordados de aquellos que vivimos la Guerra Fría fue  el  sonado atentado en el que se vio implicado el KGB . Se produjo en 1980 en Londres, cuando de un pinchazo de un paraguas fue envenenado el disidente búlgaro Gueorgui Markov.  

“Según Riley, Markov le repitió pacientemente su historia, afirmando que tres meses atrás ya le habían advertido que estaba en la mira de los servicios secretos.

"Nunca se me va a olvidar. Me dijo: 'Me envenenó la KGB y no hay nada que usted pueda hacer'", contó el médico.

Markov murió el 11 de septiembre de 1978. "Su corazón dejó de latir frente a nuestros propios ojos sin que pudiéramos hacer nada", recuerda el Dr. Riley.

"La forma en la que me miró y como actuaba me hizo pensar: voy a tomarlo en serio y examinarlo a ver qué encuentro", le dijo Riley aWitness.” Georgi Markov, el periodista de la BBC que fue asesinado con un paraguas envenenado (https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-37438580)

El envenenamiento de Alekséi Navalni , fuerte figura de la oposición rusa y activista anticorrupción, se dio el 20 de agosto de 2020. El político ruso fue envenenado mediante un agente nervioso. Fue hospitalizado en estado grave. La sospecha inicial de que uno de sus objetos personales había sido envenenado antes de su vuelo de Tomsk a Moscú  fue confirmada cuando una investigación reveló que el veneno se había aplicado en la ropa interior.

La canciller alemana subrayó que en este caso hay "graves preguntas que sólo el Gobierno ruso puede y debe contestar". Merkel agregó que "esperamos que el Gobierno ruso lo aclare. El mundo espera respuesta".

El mundo sigue esperando. Navalni regresó a Rusia y fue inmediatamente arrestado. Cumple una condena de cárcel por acusaciones de fraude según las cortes judiciales y el sistema judicial controlado por Putin. La condena se debía  a que Navalny faltó  a sus citas de libertad condicional cuando estaba en coma en un hospital en Alemania recuperándose de un intento de asesinato por envenenamiento con el agente nervioso novichok ,presuntamente ordenado por el régimen ruso.

Alexei Navalny llevaba más de una década criticando las políticas de Vladímir Putin y realizando una campaña contra la corrupción.  El abogado Navalny es de las principales figuras de la oposición al presidente ruso, Vladímir Putin. Adquirió importancia pública en 2008, al denunciar en su redes sociales y blogs  malas prácticas en la esfera política rusa y  de principales empresas estatales. Sus revelaciones llevaron  a renuncias de funcionarios, algo singular en Rusia.

El opositor insiste en que el partido Rusia Unida de Putin está lleno de "criminales y ladrones" y culpa al presidente de "chuparle la sangre a Rusia" a través de un casi "estado feudal" que concentra el poder en el Kremlin. En este momento, es un preso político como los que están en Nicaragua, Cuba, China, Corea del Norte , Venezuela y otras dictaduras de izquierda que toman el libro de accionar político de Vladímir Putin.

¿La nueva URSS?

El derrumbe la Unión Soviética junto a todo su bloque en Europa Oriental fue el mayor trauma histórico para la izquierda. Todos sus sueños de la dictadura proletaria quedaron entre los pedazos del muro de Berlín y se convirtieron en el hazmerreír de los sectores intelectuales y de los grupos alineados con el capitalismo. El gran ganador fue Ronald Reagan y Gorbachov se convirtió en un traidor.

Putin quedó sin sustento ideológico y como buen analista se adaptó a la nueva realidad capitalista que llegó a Rusia. Supo aprovechar la debilidad de Boris Yeltsin y después logró subir al poder con una visión moralista y ultranacionalista. Putin es ese nuevo tipo de político demagogo que hizo uso de la propaganda para ganar una  imagen de hombre duro y macho frente a sus contrincantes como  Barack Obama, la cual tomo fuerza en las redes sociales donde es seguido como símbolo de virilidad donde monta osos, práctica artes marciales y habla contra los homosexuales y el terrorismo.

“El vulgo se deja seducir siempre por la apariencia y el éxito.” Maquiavelo . Una total creación fantástica de un líder que apoya a países con nexos con el terrorismo como Irán y dictaduras de izquierda como la cubana, venezolana y nicaragüense las cuales solo tiene como punto de referencia su odio a EEUU e Israel. No hay otra cosa que los puede conectar con un líder racista, conservador, ultranacionalista y religioso. Solo los une ser dictadores y opresores sobre otros seres humanos. Es el gran nexo de amistad de las dictaduras de izquierda y su seguidores  que legitiman y defiende  a este dictador de doble moral y total desprecio hacia otras seres humanos.

Líder de una potencia nuclear capaz de comenzar una guerra global que podría destruir el mundo, Putin se trazó como meta revivir la imagen de potencia mundial en una nueva realidad global donde los conflictos mundiales fueron tomando otra cauce con los atentados terroristas del 11 de septiembre. Después de consolidarse  en el poder político se ha propuesto recuperar lo que antes fueron la fronteras de la ex URSS, su amada Unión Soviética.  

“La desaparición de la Unión Soviética fue la mayor catástrofe geopolítica del siglo”. Vladimir Putin.

“Ucrania es un país hermano. Escribió todo un ensayo… esencialmente hilando una especie de cuento pseudohistórico sobre por qué Ucrania no debería estar separada de la madre Rusia”, dijo Susan Glasser a la cadena CNN.

La escritora manifestó que Vladímir Putin construyó un ensayo de unas 5.000 palabras, publicado en 2021, en el que argumenta que ucranianos como rusos son una misma nación, donde la Ucrania independiente era una división artificial de dos pueblos.

Antes de la invasión rusa en territorio ucraniano, Putin dijo que no permitiría que Ucrania siga siendo utilizada por terceros para generar amenazas contra Rusia y que no iba a permitir eso, basándose en que la actual Ucrania fue creada “en su totalidad por la Rusia comunista”.El anhelo de Putin: Rusia y Ucrania, ¿una nueva Unión Soviética? (https://www.semana.com/mundo/articulo/el-anhelo-de-putin-rusia-y-ucrania-una-nueva-union-sovietica/202212/)

Toda la retórica que usa Putin para  legitimar su invasión a Ucrania la sustenta en ese nacionalismo parecido al de Hitler relacionado a rusos viviendo en Ucrania como alemanes habían en Polonia , siendo Putin  más peligroso que Hitler, pues su arsenal nuclear no es un invento  de la propaganda. Eso es lo que frenado a la OTAN y EEUU en un momento clave de este conflicto armado.

La guerra es un buen negocio cuando deja ganancias para los grandes corporaciones de las potencias económicas , no obstante , una guerra nuclear  es mal negocio. La duda de los líderes Occidentales es si Putin sería capaz de usar su arsenal en caso que OTAN tomará partido en el conflicto armado directamente.

La realidad es que Putin desea a Ucrania y seguramente derroque el gobierno de Volodímir Zelenski  y ponga un gobierno pro-ruso. No hay forma, desde un  enfoque militar que las fuerzas armadas ganen una guerra convencional a Rusia.

La pregunta es ¿Putin de detendrá en Ucrania? Si su sueño es la Unión Soviética y sus viejas  fronteras su siguiente objetivo será Letonia, Lituania y Estonia. Las repúblicas Bálticas anexadas por Stalin gracias a su pacto con Hitler. ¿ Que hará la OTAN y Joe Biden cuando el ejército ruso toque las fronteras de Polonia? En ese país comenzó la Segunda Guerra Mundial y podría comenzar una tercera.

Vladimir Putin es un peligro para la poca paz mundial que existe. Un líder sin ningún tipo de valores éticos sociales que solo le interesa su propio yo, el dinero  y su visión de mesías ruso apoyado por ultranacionalistas rusos y una iglesia ortodoxa reaccionaria. Un dictador que comenzó una conflicto que puede llegar a una guerra mayor en medio todavía de una pandemia de Covid-19 que ha dejado al mundo entero en un caos mental y con problemas económicos que no se podrán curar en poco tiempo. En medio de esta situación, Putin hace su jugada, sabiendo la debilidad mundial que existe.

Los hijos de Putin:

Este conflicto entre Rusia y Ucrania ha mostrado una extraña alianza, la cual demuestra como los extremismos ideológicos de terminan uniendo en algunas ocasiones. El caso es que existe una defensa hacia Vladímir Putin por los grupos de la extrema derecha antivacunas. Esta derecha que tiene como máximo referente al primer fans del dictador ruso. El derrotado Donald Trump.  “Oh, eso es maravilloso”, dijo Trump durante una entrevista para un podcast. “Entonces, Putin ahora dice: ‘Es independiente’, una gran parte de Ucrania. Yo dije: ‘Qué inteligente es eso’. Y va a entrar y ser un pacificador.  

Esto dijo Trump cuando Putin reconoció como independientes las regiones que controlan separatistas prorrusos en el este de Ucrania. Esta fue la primera acción para legitimar la invasión de Ucrania.

Trump es un reflejo de Putin. Un líder de la extrema derecha más inculta ligada a sectores de conspiraciones y nacionalismos racistas e intolerantes. Después de su derrota frente a Joe Biden , Trump busca deslegitimar, de cualquier forma, la administración demócrata para cimentar su regreso al poder. Biden, quien ha demostrado debilidad en temas internacionales como el caso de Afganistán, hoy  con Ucrania ha mostrado su lado demócrata. Una característica que se compara con Bill Clinton en la guerra de los Balcanes, en el genocidio en Ruanda y con Obama en Siria donde su poco compromiso bélico dejó crecer a ISIS.

Los grupos de trolles de extrema derecha o simples simpatizantes de Trump han estado tratando de decir que si él gobernará esto no hubiera pasado. Dicha campaña es la otra cara de la guerra en las redes sociales. Repitiendo el discurso en los  medios donde asegura que bajo su gobierno , Putin no hubiera atacado Ucrania. El expresidente de EEUU es un simpatizante del dictador ruso. Algo en que no pudo convertirse al fomentar una revuelta en la toma del Capitolio. Ahora sus red de trolls usan esta guerra para subir puntos a su candidato antivacunas y negacionista, quien da una profecía sobre que China podría atacar Taiwan siguiendo el ejemplo de Rusia. Obviamente Trump sabe muy bien cuales son los planes de los enemigos de EEUU y de las democracias Occidentales. El enemigo interno de EEUU está activo.

Por otro lado , la extrema izquierda ha tomado una posición de legitimar el ataque justificando que EEUU y la OTAN hacen guerras. La idea del empate. Según la izquierda y sus más añejos  simpatizantes, Putin es un amigo basado en la idea del enemigo de tu enemigo es tu amigo. Emocionados al escuchar de nuevo el nombre de la Unión Soviética, su visión de un nuevo renacer del comunismo en el mundo, un nuevo imperio rojo donde la hoz y el martillo nazcan nuevamente de las cenizas, los emocionan y han tomado las redes sociales en especial Twitter para formar tendencias en busca de posicionar esas mentiras y favorecer la invasión a Ucrania o cualquier otro país que decida Putin atacar o amenazar.

El viejo odio hacia Occidente y al capitalismo neoliberal no los deja ver que Putin usa a la izquierda pues conoce su ignorancia ideológica. En estos grupos de izquierda que lo defiende se encuentran no solo seguidores de la URSS, sino feministas radicales y hasta miembros de la comunidad LGTBI conectados a grupos de extrema izquierda a nivel Latinoamericano. Estos acusan de que Ucrania es la culpable por venderse a la OTAN y ser un aliado del imperialismo de EEUU. El cuento de siempre de la extrema izquierda.

Las guerras que hacen EEUU y sus aliados por ejemplo en Irak fue con un interés de trasfondo económico y no de ocupación territorial negando la existencia de Ucrania y de su pueblo. Putin también va por los recursos ucranianos:

* Ocupa el séptimo lugar en el mundo en reservas recuperables de minerales de uranio y el primer lugar en Europa, de acuerdo con datos de 2020 (Statista.com)

* Segundo lugar en Europa y 10º lugar en el mundo en reservas de mineral de titanio. Según información de 2021, Noruega era el único país europeo con más reservas de mineral de titanio. (Fuente: Servicio Geológico de EE.UU.).

* Segundas reservas de mineral de hierro más grandes del mundo (30,000 millones de toneladas). Datos publicados en 2010 por USGS mostraron que Ucrania solo fue superada por China en esta categoría.

* Tercer lugar en Europa (y 13° lugar en el mundo) en reservas de shale gas, según Reuters.

* Primero en Europa en superficie de tierra cultivable. Según el World Factbook de la CIA, el 56,1% de la tierra de Ucrania es cultivable.

Ucrania es el primer exportador mundial de semillas de girasol y aceite de girasol (Reuters).

* Primer lugar en el mundo en exportaciones de girasol y aceite de girasol, según datos de 2019 del Observatorio de la Complejidad Económica (OEC).

* Cuarto lugar en el mundo en materia de producción de cebada y en materia de exportaciones del mismo cultivo. Según números de la USDA actualizados hasta 2021.

* Quinto productor y cuarto exportador de maíz del mundo. Según datos de 2019-2020 de Investopedia y worldstopexports.com

* Tercer productor mundial de papas, según datos del Centro de Inversiones de la FAO actualizados a 2019.

* Cuarto productor mundial de centeno, según números actualizados a la temporada de cultivo 2019-2020. Fuente: Statista.com

* Quinto lugar en el mundo en producción de abejas (75 mil toneladas), según datos del sitio web NationMaster.com

De ahí tenemos a las dictaduras de Venezuela, Nicolás Maduro, y  Nicaragua, Daniel Ortega, que se han quedado en silencio mientras sus simpatizantes acusan de neonazi al presidente de Ucrania, quien es judío. En la mente colectiva fanática de la izquierda y antisemita, un judío puede ser nazi, pero no para Israel y el Centro Simon Wiesenthal, quienes ya hubieron criticado cualquier sospecha de ser un simpatizante neonazi. Y se cae nuevamente  la mentira de la extrema izquierda.

Mientras que Cuba ya dio todo el apoyo al régimen de Putin mostrando su sumisión a su aliado y patrocinador ultraconservador. “La historia exigirá responsabilidad al Gobierno de los Estados Unidos por las consecuencias de una doctrina militar crecientemente ofensiva fuera de las fronteras de la OTAN, que amenaza la paz, la seguridad y la estabilidad internacionales” señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores de la dictadura de Cuba.

Esta es la izquierda extremista que culpa a los que no están invadiendo ningún país ni bombardeando ciudades, ni obligando a salir de su país a miles de ucranianos con destinos como Polonia y Hungría. Un posición total de vasallaje  de la dictadura cubana que solo le sirve para darle aires de los buenos de la película a los comunistas y sus derivados ideológicos que apoyan al régimen ruso. Usando el discurso de la victimización eterna tan obvio en esta ideología que en algún momento de la historia fueron los aliados de los nazis.

Ucrania tiene todo la libertad de estar en la OTAN si desea. Es un país independiente.  Rusia es una nación poderosa rodeada de  miembros de la OTAN y esto no es una crisis militar que puede afectar su seguridad nacional. Es solo una invención de Putin para legitimar su imperialismo territorial apoyado con mayor fuerza por la izquierda ciega que continúa con ese discurso contra EEUU y que ve más como enemigo a un presidente liberal como Biden que a un dictador machista, ultraconservador, homofóbico y altamente peligroso para lo poco de paz mundial que queda.

Reflexión:

1. El día que Putin  lanzó la invasión sobre Ucrania. En conferencia de prensa amenazó a todo país que se le cruce en sus misión de expandir a Rusia: "Quienquiera que intente detenernos y crear más amenazas para nuestro país debe saber que la respuesta será inmediata y tendrá unas consecuencias que nunca han enfrentado en su historia".

Ese es Putin, el aliado de Nicolás Maduro, de la dictadura cubana, de Corea del Norte y amigo del régimen comunista de China. La izquierda militante, que odia a EEUU y ve a Putin como un nuevo líder de una nueva URSS, guarda silencio o justifican al dictador mientras Putin bombardea a civiles en Kiev y crea una ola migratoria de refugiados.

Este conflicto dejará claro quién defiende el razonamiento frente a la brutalidad, barbarie y prepotencia del heredero de Stalin y Hitler: Putin.

2. Putin es el nuevo héroe de la izquierda extremista, antidemocrática y violenta. Esa que justifica el ataque a Ucrania y cualquier acción violenta de Putin contra cualquier país. Aquellos añejos comunista que sueñan con una nueva URSS. Putin lleva años financiado a las dictadura cubana y venezolana. Ahora esos regímenes y sus militantes —simpatizantes que defienden las acciones de Putin contra Occidente—. Y por el otro lado, la extrema derecha pro-Trump trata de sacar provecho atacando al presidente Biden con el argumento que Trump mantenía la paz mundial. La mantenía pues era socio con Putin por favores económicos y por la visión totalitaria de ambos. Ambos sectores solo buscan sacar provecho para sus posturas ideológicas particulares y no por la verdad que se basa en la paz como fin último de la política entre naciones civilizadas.

Putin quiere volver al tiempo de las entre guerras donde por medio de la invasión se podía expandir territorio para lograr beneficios económicos de las países ocupados o con gobiernos títeres.

Una solución con el conflicto creado por la guerra de Putin es la guerra, pues este Stalin no acepta la diplomacia en forma de diálogo de ningún tipo. Ve en ella una señal de debilidad de los países de la OTAN.

Putin fue formado en la KGB donde lo primero que buscaban era sacar toda compasión, humanismo, empatía y sentimientos solidarios de quienes la integraban. Escuela de maníacos, represores, torturadores y asesinos. La segunda solución es que su mismo pueblo lo derroque y se sacude a este dictador sin escrúpulos que lleva décadas sembrando el odio racista, homofóbico, xenófobo, criminal y prepotente en el mundo entero.

3. Cualquier posición crítica sobre la invasión a Ucrania no es hacia la gente de Rusia, sino contra su gobernante bravucón de Vladimir Putin. Un sujeto así demuestra lo podrido de la política de liderazgos actuales y ,junto a su esbirro Trump, son una vergüenza para la humanidad.

Gente así, sin valores empáticos a otros, son los culpables de esta epidemia de gente realmente mala que abunda en todos los lugares del mundo.

El ser humano tiende hacia la maldad y cuando ve que sus líderes son como Putin algunos piensan que esa es la fórmula para ser un ganador.

Ese es el problema de fondo en esta guerra. Pues el humano sigue a líderes aunque estos sean solo inflados por las redes sociales, la propaganda y una cultura minimalista de la cero crítica y autocrítica del líder.

Un minimalismo que va calando más en el mismo lenguaje, en las emociones y razonamientos donde la formas de interacciones son resumidas en monosílabos y emoticones. Algo es claro si existe alguien este momento de querer pasar a la historia para bien o para mal , desde su misma mentalidad enferma, es Vladímir Putin y tiene la capacidad de hacerlo con solo soltar todas las bombas del arsenal nuclear: "Quienquiera que intente detenernos y crear más amenazas para nuestro país debe saber que la respuesta será inmediata y tendrá unas consecuencias que nunca han enfrentado en su historia".