• Diario Digital | Sábado, 20 de Enero de 2018
  • Actualizado 12:48

Internacional - CONMOCIÓN

Salvadoreña que mató a su familia y se suicidó en Texas padecía depresión crónica y había comprado el arma homicida pocos días antes

El esposo y el hijo mayor murieron de inmediato tras los disparos, pero la mujer y su hijo menor fueron llevados a un hospital, donde murieron al llegar, según reportes policiales.

La pareja tenía 12 años de casados. Foto: FB
La pareja tenía 12 años de casados. Foto: FB
Salvadoreña que mató a su familia y se suicidó en Texas padecía depresión crónica y había comprado el arma homicida pocos días antes

Amigos de Flor Pineda, de 37 años, la mujer salvadoreña que la madrugada del lunes mató a sus dos hijos y su esposo, y luego se dio un tiro, aseguran que la mujer sufría una severa depresión desde hacía varios años, consigna el periódico británico Daily Mail.

La publicación consigna que los amigos y vecinos de Flor Pineda en Baytown -lugar donde vivía la familia- la describieron como una madre trabajadora y cariñosa con sus hijos, además de ser una devota cristiana. Sin embargo, aquellos que la conocían particularmente bien sabían que la mujer había estado luchando contra la depresión durante mucho tiempo.

Leonia Olivares, que dirige un ministerio en la iglesia de Baytown, la Iglesia Chriso Viene, le dijo a el noticiero texano KHOU11 que su amiga Flor discutiría abiertamente sus luchas con sus compañeros feligreses.

"Sé que estaba bajo una depresión grave", dijo Leonila Olivares. "Discutiría esto con otros miembros de la iglesia y sé que estaba pasando por algo que era realmente malo", dijo Olivares a ese medio.

Otro medio texano, Chron.com, habló con Pedro Echegoyén, un amigo de infancia de Pineda quien también asiste a la misma iglesia que la familia asesinada, y reveló que vio por última vez a la pareja y sus hijos durante un servicio dominical, menos de 24 antes del asesinato y el suicidio.

El amigo de infancia asegura que no notó ninguna señal de que estuviera enojada o infeliz, y ciertamente nada que presagiara lo que ocurriría pocas horas después.

Echegoyen estuvo pendiente de Pineda porque sabía de su larga batalla contra las enfermedades mentales que incluso llevaron a que Pineda fuera ingresada en un hospital psiquiátrico hace aproximadamente un año.

"Nos dijo: 'Voy a ir porque no quiero lastimar a nadie y no quiero lastimarme'", dijo Echegoyen.

Según el amigo, después de su tratamiento, Flor parecía estar mejorando, pero notó que en las últimas semanas parecía más retraída de lo habitual.

Fue en esa época, reveló, que la madre de dos niños salió y compró la pistola de 9 mm con la que la madrugada del jueves mataría a sus dos hijos, a su esposo y luego se daría un tiro para quitarse la vida.

La noche del crimen y el homicidio

Pese a eso, Echegoyén no tuvo ni notó signos de alarma esa última vez que los vio.  Ella asistía regularmente a la iglesia, vigilaba atentamente a sus dos hijos y mantenía su trabajo en una empresa de transporte por carretera.

flor pineda

Esa última vez que se despidieron nada parecía ir mal cuando las dos familias. "Vas a la iglesia y piensas que todo está bien", dijo Echegoyen. "Ojalá lo hubiera sabido (iban a ir a Galveston). Tal vez hubiéramos salido con ellos", lamentó.

Así Pineda partió junto a su esposo Mauricio Cañas, de 40 años, quien también era salvadoreño y sus dos hijos Mauricio Jr., de 10 años, y Daniel de 5 hacia el San Luis Resort, Spa and Conference Center de cuatro estrellas.

El capitán de la policía de Galveston, Josh Schirard, dijo a los medios locales que los disparos se produjeron alrededor de las 4.30 de la madrugada del lunes. Según Schirard, los invitados informaron haber escuchado disparos desde una habitación cercana en el octavo piso y llamaron a la policía.

Los oficiales oyeron débiles gemidos y se abrieron paso a la fuerza en la habitación cerrada con llave, reveló Schirard en una conferencia de prensa.

Dentro, encontraron a Cañas y sus dos hijos sangrando hasta la muerte por heridas de bala.

Su esposa fue encontrada mortalmente herida en el piso de la habitación.

Schirard dijo que el esposo y el hijo menor fueron declarados muertos en el lugar, pero que la esposa y el hijo mayor todavía estaban vivos y fueron trasladados a la sucursal médica de la Universidad de Texas, donde ambos sucumbieron a sus heridas.

Eran una familia unida

Los amigos de las víctimas contaron que Pineda y Cañas habían estado casados ​​por 12 años y vivían en un desarrollo residencial en Baytown, donde compraron una casa en 2008.

La mujer estaba empleada en la compañía de transportes de su cuñado y su esposo trabajaba como supervisor de almacén.

Su hijo mayor, Mauricio Jr., asistió al quinto grado y su hermano menor, Daniel, estaba en el jardín de infantes en el Distrito Escolar Independiente de Goose Creek.

Comentarios