• Diario Digital | Martes, 12 de Diciembre de 2017
  • Actualizado 21:29

Sucesos - PROCESADO POR CORRUPCIÓN

Tony Saca: El año en que el expresidente pasó de la gloria al infierno

Elías Antonio Saca cumple un año tras las rejas mientras se desarrolla un caso judicial por presuntos actos de corrupción cometidos en su gestión, en los años 2004-2009.

Tony Saca: El año en que el expresidente pasó de la gloria al infierno

La vida de Elías Antonio Saca González, Tony Saca para sus allegados, dio un giro espectacular en el último año. El expresidente de El Salvador (2004-2009) y empresario radial vio como en la noche del 29 de octubre de 2016 su imagen cambiaría de un momento a otro.

El dos veces candidato presidencial, expresidente omnipresente de ARENA y prodigioso empresario volvía a ser noticia. Esta vez, sin embargo, era noticia en las páginas judiciales y no políticas. 

Desde aquella noche, ha pasado un año en el que Saca ha enfrentado un proceso judicial, la cárcel y el escarnio público.

La captura

La noche entre el 29 y 30 de octubre de 2016 no fue un momento cualquiera. La historia de El Salvador era marcada con un acontecimiento que sorprendió a muchos. La captura de un expresidente del país que gobernó bajo la bandera del partido de derecha, ARENA, Elías Antonio Saca.

El sábado 29 de octubre Gerardo Saca, el mayor de los hijos del expresidente, contrajo matrimonio con Carolina Castillo, por lo que decidieron celebrar la boda en un reconocido salón de fiestas ubicado en Antiguo Cuscatlán, La Libertad.

La boda se desarrolló con mucha normalidad. El exmandatario portaba un elegante smoking mientras que su esposa, Ana Ligia Mixco, lucía un elegante vestido rojo. Ambos bailaron y disfrutaron el festejo por las nupcias de su hijo.

A medida fueron pasando las horas, la alegría y el entusiasmo con la que habían iniciado la celebración se desvaneció cuando diversas patrullas policiales –entre ellas algunas de la División Élite Contra el Crimen Organizado (DECO)- rodearon todas las salidas de la casa de eventos.

Los agentes policiales, quienes cubrían sus rostros con pasamontañas, no pudieron ingresar al lugar por ser propiedad privada, por lo que notificaron a Saca que sería arrestado. El expresidente colaboró con sus captores para no terminar de estropear la fiesta. Minutos después, Saca fue sacado del festejo para ser llevado a bartolinas de la División Antinarcotráfico (DAN).

Junto al exlocutor deportivo fueron detenidos dos de sus máximos colaboradores durante su gestión, César Funes, quien fue su secretario de la Juventud y presidente de ANDA, y Julio Rank, su secretario de Comunicaciones. Ambos eran parte de los invitados.

De acuerdo con la información brindada por la Fiscalía General de la República (FGR) en aquel momento, los tres fueron detenidos por estar relacionados a la investigación que las autoridades iniciaron en contra de Élmer Charláix, el exsecretario privado de Saca, por el delito de enriquecimiento ilícito.

El arresto tuvo lugar después de que el magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Sidney Blanco, revelara en una entrevista televisiva que, de la cuenta bancaria del exmandatario se trasladaron 15 millones de dólares a la de Charlaix.

El proceso civil en contra de Saca se originó debido a que él y su esposa no pudieron comprobar el origen de un incremento de más de $2.7 millones en su patrimonio. Además, Saca enfrenta junto a los exfuncionarios de su Gobierno un proceso penal por el desvío de millonarios fondos de las cuentas del Tesoro hacia cuentas bancarias privadas.

Tony Saca

Los otros imputados

A medida salieron a la luz el conteo de los supuestos delitos cometidos por Saca y sus funcionarios, como lavado de dinero, agrupaciones ilícitas y peculado -apropiarse de dinero del Estado- también resultaron más capturas por el caso.

El contador de Casa Presidencial, Pablo Gómez; el jefe de la unidad financiera de Casa Presidencial, Francisco Rodríguez, y el tesorero de la casa de gobierno, Jorge Alberto Herrera, fueron otros de los detenidos.

Además, cuando estaba a punto de ser capturada en un centro médico privado de Santa Tecla, Ana Ligia de Saca presentó la constancia de pago de una fianza de 250 mil dólares con lo que logró evitar ir a la cárcel. Ella también está siendo procesada en libertad tras cancelar la fianza.

En febrero de este año, la FGR confirmó otras 10 detenciones en torno al caso: Gerardo Funes, quien es hermano de César Funes; Oscar Mixco Sol, el hermano de la exprimera dama de la República; José Antonio Lemus Zelaya, directivo de una agencia de publicidad.

El director de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Cotto, también informó en su momento que fueron capturados Sonia Guadalupe Morales de Reyes, Ángel José Montoya González, Hernán Antonio Leiva Alemán, Nilton Romeo Avilés Ortiz, María Enma Suazo Canjura y Oswaldo Octavio Orantes Marenco. Algunos de ellos son empleados de agencias de publicidad vinculadas a las familias Lemus Simún y Funes, que a su vez tuvieron relaciones comerciales con Casa Presidencial en la época de Saca.

Imputados en caso Saca a la espera de la lectura de resolución

¿Por qué lo procesan?

De acuerdo a una serie de investigaciones hechas por la Fiscalía, el expresidente Saca se le encontró que no justificó 3 millones 970,013 dólares, mientras que a su esposa fueron 589,808 dólares, por lo que suman entre ambos 4 millones 559,821 dólares.

Ante esto, la FGR logró que el Juzgado Séptimo de Paz de San Salvador decretara la inmovilización de 55 bienes inmuebles y 44 cuentas bancarias relacionados a los imputados en la segunda fase del caso de corrupción que implica al expresidente y sus exfuncionarios de Gobierno. Entre las cuentas congeladas están las de las empresas familiares, lo que en algún momento hizo especular que los empleados de la cadena radial se quedarían sin su salario, algo que no ocurrió pues es el juez habilitó unos fondos destinados exclusivamente al pago de empleados y acreedores.

Entre las propiedades congeladas se encuentran casas, apartamentos, locales comerciales, ranchos de playa, casas de campo, terrenos y lotes.

En algún momento incluso se especuló que De Saca movió al menos un millón de dólares en cuentas personales en Dubái.

El proceso judicial

Este proceso ejecutado en contra del exmandatario, su esposa y exfuncionarios se encuentra en la fase de instrucción. Mientras tanto, Saca, Funes, Rank y Charlaix cumplen este 30 de octubre un año de estar bajo prisión.

En un primer momento, ellos se mantenían en las bartolinas de la DAN, pero luego fueron trasladados al sector nueve del centro penal La Esperanza, conocido como Mariona. Ahí, se han sumado a la vida de los reos comunes, al grado que uno de los exdirectores de Centros Penales ha dicho que oportunamente se sumarán a trabajos como panadería, carpintería y otros.

Comentarios