• Diario Digital | Lunes, 05 de Diciembre de 2016
  • Actualizado 10:37

Sucesos - FUE CONDENADA A OCHO AÑOS DE CÁRCEL

Dueña de bar en el centro capitalino obligó a joven de 15 años a prostituirse por $8 diarios

La víctima aseguró que le ofrecieron el puesto de mesera y limpieza del local, pero a los pocos días le cambiaron el nombre y la obligaron a sostener relaciones sexuales con sujetos desconocidos.

Dueña de bar en el centro capitalino obligó a joven de 15 años a prostituirse por $8 diarios

Una mujer que obligó a una menor de edad a prostituirse por $8 diarios en el bar "La Chinita", ubicado en el centro de San Salvador fue enviada a prisión por el tribunal Quinto de Sentencia.

Rosibel Cerna Segovia, de 49 años, fue encontrada culpable de forzar a una joven de 15 años a prostituirse en el bar ubicado en los alrededores de la plaza Zurita, en pleno centro capitalino, donde la joven llegó en busca de trabajo.

De acuerdo al expediente judicial, en octubre del año 2015 la víctima acudió al lugar en busca de un empleo para ayudar a sus bisabuelos con quienes vivía. Durante la vista pública, la adolescente aseguró que le ofrecieron el puesto de mesera y limpieza del local por el que -inicialmente- prometieron pagarle $5 díarios. Sin embargo, esta situación cambió a los pocos días, cuando le cambiaron el nombre a Beatriz y la obligaron a mantener relaciones sexuales con sujetos desconocidos. 

La víctima relató que se opuso a las órdenes de Cerna Segovia tras argumentar que era menor de edad, pero la mujer le dijo que en ese lugar se dedicaban a la prostitución y  con ello "ganaría mucho dinero".

Ante la resistencia de su empleada, la mujer le habría enviado a varios pandilleros para que la amenazaran con hacerle daño a su familia si no accedía a sus pretensiones, por lo que la joven accedió. Pero su situación empeoró al cabo de unos días, ya que Cerna Segovia la obligó a mantener relaciones sexuales con varios sujetos durante todo el día. Además le negó la salida del lugar.

La víctima aseguró que meses después sostuvo una fuerte discusión con Cerna Segovia, en la que terminaron dándose a golpes debido a que la mujer quería obligarla a tener relaciones con demasiados sujetos. Tras la pelea, la joven relató que logró abandonar el lugar y denunciar a la mujer ante la Policía Nacional Civil (PNC), quien la capturó ese mismo día.

"La denuncié porque no quiero que otras niñas pasen por lo que yo pasé. Tengo una enfermedad de transmisión sexual y es algo difícil", dijo la menor en su declaración, la cual tuvo que realizar con las manos esposadas debido a que intentó fugarse del Centro Judicial Isidro Menéndez. Ella se encuentra recluida en un centro de detención para menores, donde fue enviada por robo a una agente policial. 

Cerna Segovia aceptó haber contratado a la joven en el bar, pero dijo desconocer que se prostituía y que se trataba de una menor de edad. "Mi error fue no haberle exigido el DUI desde el inicio", afirmó. También negó conocer que se quedaba en el local por las noches.

Asimismo aseguró que la joven ha mentido y que su negocio no es un prostíbulo sino una abarrotería y que una empleada le comentó, en una ocasión, que la joven salía del local con clientes que llegaban a consumir alcohol.

De igual forma negó que que la pelea con la adolescente haya sido porque la quería obligar a mantener relaciones sexuales, sino porque la había despedido porque nunca le presentó su documento de identidad.

"Nos pidió $1,000 para retirar la denuncia", alegó por su parte una de las hijas de la imputada que declaró ante el juzgado, quien asegura que habían acordado la entrega de $400 a cambio de "decir la verdad" en la audiencia inicial realizada en diciembre de 2015, pero que esta incumplió su palabra y "siguió mintiendo" a lo largo de todo el proceso.

La jueza señaló que existían suficientes elementos que comprobaban la responsabilidad de Cerna Segovia  en el delito de determinación a la prostitución, por lo que la condenó a ocho años de prisión.

 

Comentarios