• Diario Digital | Martes, 30 de Mayo de 2017
  • Actualizado 05:09

Sucesos - PIDE INDEMNIZACIÓN

Médico acusado de cambiar bebés: Trapearon con mi imagen por algo que no hice

El profesional exige al exfiscal Luis Martínez lo indemnice con $75,000 por daños a la moral ya que, a su juicio, la detención ordenada por el exfuncionario fue ilegal.

El médico cuando era trasladado al centro judicial y expuesto ante los medios de comunicación.
El médico cuando era trasladado al centro judicial y expuesto ante los medios de comunicación.
Médico acusado de cambiar bebés: Trapearon con mi imagen por algo que no hice

El doctor Alejandro Guidos, quien fuera apresado por órdenes de la fiscalía durante el periodo de Luis Martínez, acusado de ser el responsable del intercambio de dos bebés en 2015, exigió hoy una indemnización por $75,000 por daños causados a su moral.

El médico acusa a Martínez y a una auxiliar de la Unidad de Delitos contra el Menor, de la FGR, de haber manipulado la justicia para acusarlo falsamente en un caso mediático.

Guidos fue expuesto a los medios de comunicación por la FGR por un delito que no cometió, tal como quedó establecido por los tribunales que llevaron el caso y lo declararon inocente.

“Trapearon con mi imagen por algo que yo no hice”, lamentó el profesional que luego de quedar en libertad retomó su trabajo en el centro hospitalario.

El afectado dijo esta mañana afuera de las oficinas de la Fiscalía: "yo quiero saber que pasó, y que se investigue quien cambió a los bebés para que se restablezca mi honor e imagen", pidió.

Según el galeno "nadie da cuentas" de todo lo que tuvo que vivir tras ser detenido por una orden administrativa girada por el exfiscal Martínez, que según su abogada Bertha Deleón no cumplió con los requisitos mínimos para que fuera ejecutada.

"Me detuvieron de manera arbitraria y dañaron mi imagen, la de mi familia y la del gremio que represento", manifestó.

El hecho ocurrió en 2015 cuando Mercedes Casanellas, una mujer que dio a luz en el hospital privado, solicitó una investigación a la Fiscalía por tener sospechas de que el bebé que le entregaron no era su hijo.

La Fiscalía retomó el caso y determinó que efectivamente el bebé no era su hijo y que había sido intercambiado con otro que había nacido el mismo día en ese hospital.

En la búsqueda de deducir responsabilidades, la Fiscalía enfocó sus esfuerzos en acusar al galeno y ordenó una detención administrativa “pese a que no se cumplían los requisitos para ejecutarla”, insistió Deleón.

Tras su captura, el especialista paso tres días en prisión y los medios de comunicación dieron una amplia cobertura al caso e incluso la historia fue retomada por medios internacionales y el galeno fue expuesto como el responsable del caso de negligencia.

Hoy el galeno busca una compensación económica para cubrir los gastos de abogados y para costear un tratamiento sicológico que aún está vigente, así como por daños a la moral.

 

Comentarios