• Diario Digital | Sábado, 10 de Diciembre de 2016
  • Actualizado 06:41

Sucesos - VIVE EN VIRGINIA, EEUU

Se reencontrará con su familia después de 36 años

Cuando era niño fue llevado a un orfanato en San Salvador donde fue adoptado por una pareja norteamericana. Ahora se prepara para reencontrarse con su familia biológica en El Salvador.

Fotografía de Washington Hispanic
Fotografía de Washington Hispanic
Se reencontrará con su familia después de 36 años

Oscar Aldana quedó huérfano en 1980 cuando su madre fue asesinada frente a él y sus cuatro hermanitos que pudieron esconderse y sobrevivir. Oscar, de 6 años, era el mayor y pudo ver por la rendija de la puerta cómo un grupo de hombres armados dispararon varias veces a su madre dejándola sin vida.

Los niños quedaron a cargo de familiares que no los pudieron mantener y que decidieron llevarlos a un orfanato en la capital donde Oscar fue adoptado a los 10 años por una pareja de norteamericanos que lo llevaron a vivir a Virginia. Así se separó de sus hermanos a quienes no volvió a ver más.

Junto con una hermana que también fue adoptada en ese entonces por otra pareja estadounidense, él está siendo preparado psicológicamente por expertos para viajar dentro de poco a El Salvador para reencontrarse con sus tíos y tías, y en especial con su abuela que ahora tiene 80 años, pero que aún pregunta “por Oscarito”.

En el trajín del tiempo, Oscar ubicó hace unos años a su hermana y a otro hermano por Facebook, que también vivían en Estados Unidos, pero no entablaron relación afectiva porque ellos dudaban de que fueran los verdaderos hermanos, ya que apenas tenían recuerdos y no se lograban ubicar.

“Hace meses me volví a contactar con ellos y me contaron que habían viajado a El Salvador en 2014 y que el gobierno salvadoreño los encontró y ayudó. Entonces yo me pregunté, ¿cómo es que no me han encontrado a mí?”.

Sus hermanos le informaron acerca de la existencia de la Comisión de Búsqueda de Niños Desaparecidos durante el conflicto armado interno (CNB) de El Salvador, quienes hicieron la investigación para localizarlos.

“Había sido muy difícil encontrarme porque soy un conductor de camión… y me tenían en ese entonces viajando por todo el país. Mi página de Facebook no tiene mi nombre real sino el de adopción”, señaló, por lo que se dificultó la comunicación con sus hermanos.

“Me dieron el contacto e hice la conexión. La gente de la comisión me confirmó que tengo familia en El Salvador y que mi abuela me recuerda y que siempre pregunta por mí repitiendo ‘¿dónde está Oscarito?’”, contó, con emoción.

“De alguna manera recuerdo que terminé en un orfanato. Alguien me llevó allá. Es difícil recordar y no quiero dar falsos detalles. Sí puedo decir que encontré un ambiente muy hostil en el orfanato. No era bueno para mí. La persona que me llevó allá pensó que era el mejor lugar para mí en ese momento. Alguien tenía buenas intenciones y al final, nadie sabía que Dios estaba a cargo”, expresó, con los ojos llenos de lágrimas.

La CNB fue creada en 2010 y está encargada de investigar los casos de los menores que fueron separados de sus familias biológicas durante la guerra civil de El Salvador –que duró desde 1979 hasta 1992-, y de tratar de encontrarlos “donde quiera que estén”.

Se estima que unos 2,000 niños fueron entregados en adopción en aquella aciaga época, señalan la investigadora Elsy Lourdes Flores y el psicólogo Héctor Aparicio, miembros del organismo. En este momento investigan 291 casos de niños desaparecidos, de los cuales 71 ya fueron resueltos, habiéndose producido 28 reencuentros. Otros nueve están localizados pero aún no han podido reencontrarse con sus familias. Y en 28 de los casos se determinó que habían fallecido.

En estos días los miembros de la comisión lo están preparando para el reencuentro con su familia en El Salvador. Ahora Oscar tiene 45 años y es ciudadano estadounidense.

Un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Washington, determinó que el estado de El Salvador tiene la responsabilidad de proporcionar lo necesario para que se realicen los reencuentros entre los niños desaparecidos a quienes ubica.

*Con información de Washington Hispanic

Comentarios