• Diario Digital | lunes, 23 de mayo de 2022
  • Actualizado 22:00

Deportes

Suecia e Irlanda se dividen honores en su debut en la Eurocopa

En un partido parejo ambas selecciones se llevan un punto en el grupo que comparten con Bélgica e Italia.

Suecia e Irlanda se dividen honores en su debut en la Eurocopa

Irlanda y Suecia igualaron hoy 1-1 en la apertura del Grupo E de la Eurocopa de fútbol en un partido discreto en el Stade de France de Saint-Denis.

Tras una primera mitad sin vértigo, los irlandeses marcaron a través de Wesley Hoolahan, a los 48 minutos, y los suecos con un gol en contra de Ciaran Clark a los 71, tras un centro de Zlatan Ibrahimovic, de flojo partido.

Irlanda realizó un mejor papel y contó con más ocasiones de riesgo, pero Suecia reaccionó a tiempo para conservar un punto en un grupo muy duro, con Italia y Bélgica que se miden más tarde en Lyon.

En un Stade de France que se pintó de amarillo y verde casi en partes iguales entre los 73.419 espectadores presentes, Ibrahimovic dejó cuentas pendientes y se marchó sin marcar. La figura fue Hoolahan, un veterano volante de 34 años que juega en el modesto Norwich inglés.

Con orden y buena ubicación en el campo, Irlanda mantuvo lejos a Suecia de su arquero Randolph durante buena parte del juego, aunque terminó asediado sobre el final. 

Sin dominar la posesión (54 por ciento a 46 para Suecia) y pese a fallar un 32 por ciento de sus pases, Irlanda fue quien generó las situaciones de mayor riesgo.

Las acciones llegaron por la izquierda -dos remates de Hendrick, uno al travesaño, y un cabezazo de Clark mantuvieron atento a Isaksson en la portería sueca-, pero el gol vino por el otro costado.

A los 48 minutos, el central O'Shea apareció circunstancialmente como lateral, centró y encontró al zurdo Hoolahan suelto en el segundo palo para cruzar el remate con derecha y eyectar a los "Irish" de sus butacas en el Stade de France.

El diminuto volante de 1,68 metros quedó aplastado por una montaña humana formada por los todos los jugadores irlandeses menos el portero.

Suecia despertó del letargo inicial y dos minutos más tarde tuvo su ocasión más clara. Randolph estuvo atento para despejar un mal rechazo de Clark y luego Forsberg lo perdió en el rebote de frente al arco.

La reacción sueca llegó tarde, ya que en la primera parte no se había visto peligro alguno de los escandinavos. De todos modos, obligó a Irlanda a replegarse, con Whelan posicionado casi como tercer central en una línea de cinco.

Esa congestión en el área provocó, de alguna forma, un gol involuntario. A los 71 minutos, tras una jugada colectiva, apareció Ibrahimovic para centrar un balón que Clark no pudo evitar cabecear a puerta propia para el empate.

El impulso llevó a Suecia a buscar la victoria, pero abusó de los centros aéreos y no pudo volver a marcar. 

Ibrahimovic estuvo mayormente aislado, silenciado por el mediocampista "verde" Whelan y jugando de espaldas. Tras el empate, el delantero estuvo más activo, pero de todas formas lejos del nivel que lo llevó a brillar aquí en París con el PSG.

Tras las eliminaciones en la primera fase en la última Eurocopa, tanto Irlanda como Suecia no quieren volver a repetir el fracaso en Francia, pero deberán hacer más méritos para avanzar en un grupo que también tiene a Italia y a Bélgica.

Comentarios