• Diario Digital | domingo, 25 de febrero de 2024
  • Actualizado 16:58

Internacionales - México

Polémica por prohibición de Cinépolis de vender entradas a personas que vayan al cine con niños menores de tres años

La cadena de cines Cinépolis expresó que la prohibición es en cumplimiento a la normativa que rige la ciudad de Campeche.

Cinépolis
Polémica por prohibición de Cinépolis de vender entradas a personas que vayan al cine con niños menores de tres años

La cadena de cines Cinépolis en México ha generado polémica luego que se viralizara una prohibición para el ingreso a las salas de niños entre cero y tres años. El caso ocurrió en la ciudad de Campeche.

La imagen de prohibición se ha viralizado en las redes sociales de ese país en las cuales se ha generado un extenso debate por la decisión, ya que unos la consideran acertada mientras que otros la califican de un error. Tras la polémica, Cinépolis salió al paso para explicar que se trata del cumplimiento de las leyes del estado.

"Desconocemos si esta norma está aplicada solo en el área VIP y si aplica también en películas infantiles, al menos para su servidor entiendo que hay personas que no tienen con quien dejar al cuidado de sus hijos para ir al cine", señala la publicación de Facebook en la que se expresan las quejas.

En la misma también se hace referencia a las personas que en alguna ocasión fueron fastidiadas por un menor de esa edad quien al no tener interes en la película prefiere comenzar a distraerse generando ruido que no deja escuchar la función.

La imagen se viralizó a tal punto que los usarios comenzaron a crear todo tipo de memes para describir la situación que según la empresa se ha establecido por orden de la municipalidad de Campeche.

Medios locales consultaron a la administración quien alegó que el artículo 67 de la reglamentación de la ciudad señala que "queda estrictamente prohibida la venta de boletos a personas que lleven consigo a niños menores de tres años a funciones teatrales y cinematográficas".

La normativa va más allá y también hace referencia a personas que padezcan alguna enfermedad contagiosa a juicio del expendedor y a las personas que se encuentren en estado de ebriedad o bajo la influencia de drogas enervantes. 

Y además advierte que pese a que la empresa pueda vender el boleto para la función, un delegado municipal está en la obligación de expulsar a los infractores de la sala.

Comentarios