• Diario Digital | jueves, 26 de enero de 2023
  • Actualizado 16:37

Internacionales - Texas, Estados Unidos

Una pareja castigaba a sus hijos obligándolos a comer y cepillarse los dientes con heces de gato

El padre embarró las heces del animal en al menos dos de sus hijos y forzó a la niña de 5 años a comérsela y a cepillarse los dientes con tanta fuerza que sangró.

Pareja de Texas
Fotos de Cheyanne y Howard, madrasta y padre de los niños abusados.
Una pareja castigaba a sus hijos obligándolos a comer y cepillarse los dientes con heces de gato

Una pareja en el estado de Texas, Estados Unidos, fue detenida por abusar de sus tres hijos, a los que castigaba obligándolos a comer y cepillarse los dientes con heces de gato, además, uno de los niños contó que el padre les colocaba un collar eléctrico para perros y los azotaban con ramas de árbol.

La policía en el condado Bexar dijo el martes que James Howard Chalkley, de 32 años, fue acusado de lesiones a un menor, mientras que su esposa Cheyanne Chalkley, de 22 años, fue acusada de dos cargos de lesiones a un menor.

Howard es el padre un niño de 3 años y de dos niñas de 5 y 10 años. Cheyanne es la madrastra.

Información policial revelada por la agencia AP detalla que una maestra vio los moretones en la niña de 5 años en septiembre. Posteriormente, los responsables de asistencia social interrogaron a cada uno de los hermanos y se percataron de la gravedad del asunto.

Tras la inspección, los menores fueron trasladados de su casa, ubicada en la ciudad de Converse, a un lugar de acogida.

Los niños le comentaron en su momento a su tutora temporal que una vez su padre se molestó porque creyó que ellos no limpiaron a propósito las heces de gato que encontró en un armario. Como castigo, el padre embarró las heces del animal en al menos dos de sus hijos y forzó a la niña de cinco años a comérsela y a cepillarse los dientes con ella.

Además, una de las niñas dijo a las autoridades que su padre le colocaba un collar eléctrico para perros, lo que en una ocasión le dejó marcas verdes en la piel.

Los castigos físicos incluían golpes con cinturones y ramas de un árbol de limón, que en algunas ocasiones tenían espinas.

Comentarios