• Diario Digital | martes, 06 de diciembre de 2022
  • Actualizado 00:00

Internacionales - En Indonesia

Perdió un brazo en un combate cuerpo a cuerpo con una pitón gigante, pero la derrotó

Robert Nababan, un guardia de 37 años, casi muere en su intento de quitar a la enorme serpiente de más de siete metros un camino en Indonesia.

python
Perdió un brazo en un combate cuerpo a cuerpo con una pitón gigante, pero la derrotó

Trabaja como empleado de seguridad en una plantación de aceite de palma. Al concluir su jornada laboral, este martes por la tarde, se subió a su motoneta y emprendió el viaje de regreso a casa, en Indragiri Hulu, provincia de Riau.

Robert Nababan, de 37 años, se detuvo al ver a dos peatones imposibilitados de atravesar una calle. Cuando se bajó, descubrió qué les impedía avanzar: una gigantesca pitón de al menos siete metros de largo bloqueaba completamente el paso.​

"Traté de atraparla, pero me mordió el brazo. Estuvimos luchando un rato largo". Eso es lo que alcanzó a contar Nababan desde la cama del hospital al que lo trasladaron después del combate.

Los médicos y los familiares les pidieron a los periodistas que se retiraran, así que el relato quedó incompleto. Según reconstruyeron a partir de testigos, el guardia logró matar a la serpiente, aunque no está claro cómo.

Pic shows: Robert Nababan in a hospital bed.

A man is recovering in hospital after winning a fight to the death with a 23-foot python.

Brave Robert Nababan says he came across the huge reptile on a road on his way home from work in the Indragiri Hulu Regency of Riau Province in north-western Indonesia.

The 37-year-old was riding his moped home from his job as a security guard on a palm oil plantation when he saw two pedestrians blocked from crossing the road by the giant snake.

From his hospital bed, he related the story of how he had tried to get hold of the snake to move it.

He was quoted as saying:

Comentarios